domingo, 2 de octubre de 2016

Hipocresía feminista.

Últimamente me estoy dando cuenta de que el feminismo está resurgiendo, está en pleno apogeo. Tiene más visibilidad porque muchas mujeres están ya hartas y gracias a las redes sociales pueden alzar la voz. Esto, a su vez, hace que otras mujeres conozcan el feminismo en profundidad y se unan al movimiento. 

A mí me sorprende muchísimo que haya tantas mujeres que ahora se empiecen a informar (informarse... ¿de qué?) y a ser conscientes de lo que sufrimos. De hecho, admiten que tienen algunos comportamientos machistas o que incluso están en una relación de maltrato por parte de un machista y ni siquiera se habían percatado. Partamos de la base de que para que exista machismo o maltrato no es necesario violar, pegar o matar. Esa sería ya la consecuencia fatal de un maltrato previo y creciente. 

No me ha hecho falta leer nada ni conocer testimonios para darme cuenta de lo que está bien y lo que está mal. Porque no existe ninguna razón real, lógica, coherente ni de sentido común para que el hombre ejerza un poder sobre la mujer sólo por el hecho de ser hombre. No, no la hay. Sí, las conductas machistas son aprendidas como lo normal y correcto desde que somos bebés, pero lo aprendido también se puede juzgar desde un ojo crítico. Tus creencias se pueden desmontar en cualquier momento, y no hace falta que venga nadie a hacerlo. De todas formas, entiendo que suceda (sobre todo en nuestras madres, abuelas...). Lo que me extraña es que sea tan frecuente hoy y en personas jóvenes, hasta adolescentes. Que nos hayan educado en el rosa, en la delicadeza, en las princesitas, en jugar a papás y a mamás con bebés y cocinitas... no nos hace sistemáticamente tan cerradas de mente como para no poder cambiar el chip cuando participamos en el patriarcado.

Quizás he tenido la suerte (qué pena que sea una suerte cuando debería ser lo normal, malditos prejuicios) de poder escoger siempre. Iba en chándal y bambas, pero también me disfrazaba de Minnie. Jugaba con Barbies pero también con Power Rangers y coches teledirigidos. Jugaba a ser un BackstreetBoy con mi primo, concretamente era AJ, el más malote. YO lo decidía. Veía a mis amigas, veía los anuncios, veía TODO y ¡elegía lo que me gustaba! En mi clase de 5º de Primaria sólo había una chica que jugaba a fútbol; la avasallaban cada día con que era "la machomen" (tanto niños como niñas) y yo no lo veía justo, todavía me acuerdo de su nombre y su cara. 

Es evidente que nacer y crecer con pocos prejuicios ayuda, soy consciente. Pero con los años también he sido víctima de los roles de género y el machismo, porque no todo está en casa. No hay más que ver mis primeras entradas. Me han criticado a más no poder y me han hecho la vida imposible por mi físico y mi vestimenta, me han llamado puta, guarra, chupapollas y de TODO, de todo, masivamente. Me tuve que cambiar de instituto 3 veces por el abuso y el acoso recibido. Esto se conoce como bullying, ¿no? En mi época era acoso escolar. Hoy por hoy lo veo como machismo, machismo y una mezcla de envidia y maldad (porque también me odiaban por sacar buenas notas o por mis pensamientos e ideas, aunque seguramente si hubiera sido un adefesio y hubiera vestido con un saco de patatas no me habrían avasallado tanto...). Después del instituto también: en las discotecas y/o lugares de relaciones sociales he advertido muy bien cómo me trataban tanto mujeres como hombres, y hoy distingo el lado machista de todo.

Básicamente lo he visto en la relación que han tenido las personas conmigo; al vivirlo en carnes propias he sabido de lo injusto del sistema. Pero muchas mujeres también lo viven y no se dan cuenta, les parece normal e incluso algunas creen que deben sentirse culpables. Son ellas las que lo hacen mal. Son ellas las que causan que las traten así. Es la mujer la que debe vestir sin provocar, no el hombre el que debe respetar (y se aplica en todo: si no quiero que me pegue, no tengo que hacer ésto).

Aunque me gustaría mencionar que, por desgracia, mi abuela es muy machista y he vivido con ella muchos años. Participó en mi crianza y educación, y a partir de los 12 años fue prácticamente como mi madre. Aún así, eso me hizo ver lo atrofiada que era su idea sobre la mujer y la dominación del hombre. Sus constantes "pobre de tu marido, cuando te cases...", "tienes que aprender a guisar, ¿qué comerán tus hijos y tu marido?", "no hables así o no eructes, compórtate como una señorita", "recoge tu plato (sólo a las mujeres de la casa)", "una mujer tiene que ir siempre arreglada, no vayas con esas pintas, tienes que estar atractiva para tu novio siempre", "¿tu novio te deja salir así? ¿y sin él?", "no te maquilles así, pareces una fulana". Barbaridades, completas barbaridades que me han hecho enfadar mucho. ¿A quién no le hace enfadar algo así? Me cuesta de comprender que suceda, que tenga éxito esta manera de educar. Gracias a ella he visto una pequeña parte de lo horrible del machismo.

Lo peor llega cuando se traslada a las relaciones de pareja. Automáticamente las mujeres adoptan el rol de los cuidados, del orden y la limpieza de la casa, de hacer la comida tanto para ella como para él. Les parece normal, seguramente porque su madre y su abuela también lo hacían, les sale solo (sin necesidad incluso de que una abuela como la mía les dijera todo eso). Los hombres encantados, claro. Cuando se habla de los privilegios de los hombres, a ésto se refiere. A dar por hecho actitudes de desigualdad. Porque no haya maltrato ni abuso no deja de ser desigualdad. ¿Tanto cuesta de ver?

A muchas mujeres les debe costar deshacerse de ese rol, de esa manera de ser. Lo llevan intrínseco porque lo aprendieron desde pequeñas. Pero hay que darse cuenta del sacrificio y la falta de libertad que supone. 

Hoy por hoy nosotras también trabajamos, también somos las del dinero (aunque ganemos menos). No podemos ocuparnos de todo. Nuestras abuelas no trabajaban: el hombre trabajaba y la mujer se encargaba de la casa (lo cual no justifica de ninguna manera el abuso ni el maltrato, por supuesto, y así fue porque tanto hombres como mujeres "aceptaban" el sistema de dominación y pertenencia). ¿Qué excusa tienes hoy?


Por otro lado está la tendencia de no depilarse, de dejar de ser esclavas de nuestra imagen, etc. Pero, curiosamente, la mayoría no lo hace. Está bien reclamar la libertad de decisión y el no ser juzgadas por dejarnos pelo o por dejar de ser femeninas, en general. Simplemente LIBERTAD. Y lo que veo es que muchas de las que promueven el poder dejarte pelo en la sobaquera (por ejemplo) llevan esa parte depilada. Vamos a ver. A mí me parece estupendo que decidamos si nos queremos depilar o no y que digan misa, es que así debe ser, no con depilarse solamente, sino con TODO. Pero no predicáis con el ejemplo. Predicad la libertad, simplemente. Pedid respeto, simplemente. Pero no hagáis una oda al pelo en la sobaquera SI NO LO LLEVÁIS. Porque decís que "ah, no, es que yo decido depilarme" cuando realmente SIGUES SIENDO UNA VÍCTIMA. Yo lo soy, lo admito. No voy con pelo en el sobaco y en las piernas poco. No es que no me atreva, es que no me siento nada cómoda. Puede que esté influenciada, no lo sé identificar pero es una posibilidad. Pero de lo que estoy segura es de que no lo hago por nadie ni para que no me juzguen, lo hago para sentirme bien yo. Porque hasta cuando voy sin tirantes me depilo el sobaco. No estoy cómoda y dudo que llegue a estarlo nunca. Así que no voy a ir publicando fotos en mis redes aplaudiendo que una mujer sale con los brazos elevados mostrando sus greñas de 4 cm de color azul en las axilas. No lo veo mal y me congratula que haya una mujer libre y que reivindique su libertad y su derecho a llevar pelo si le da la gana, pero no me identifico. 

Puedo identificarme en muchas otras cosas. Feminismo no es que todas vayamos haciendo lo mismo como forma de revolución. Feminismo es gozar de nuestra libertad individual, no sentirnos presionadas para nada (ni en lo físico, ni en nuestras acciones, ni en nuestras relaciones) y vivir tal cual nos hace felices sin miedo a las críticas (me parece una soberana tontería que nos afecten tanto las críticas y la aceptación social, lo siento), y si nos discriminan/abusan/maltratan por ello injustamente (en un trabajo, en nuestra relación de pareja o en algo de verdadera importancia... los comentarios de gente estúpida nos tienen que resbalar y nos dicen mucho de cómo son) nos quejaremos y nos reivindicaremos.

Desgraciadamente sigo viendo respuestas del tipo: se lo merecía por zorra, era una guarra que se estaba follando a otro (pero si el novio se follaba a otra no pasaba nada), qué pensarán sus padres cuando sepan que es una PUTA... todo porque una mujer goza de su propia libertad. Sólo por eso ya se merece maltrato. Se merece una paliza. Que le partan la cara. Palabras literales. Por favor. Me da igual lo que haya hecho esa chica con su vida personal, me da más miedo cómo tratarán a sus parejas esas personas que comentan...

¿Queréis a las mujeres, o no? Para lo que os interesa...


Me ha quedado un texto algo raro, he ido soltando ideas que tenía en mente. Como veis, no uso palabreríos raros ni tecnicismos innecesarios en los que se pierden muchas feministas. Es como lo siento. Lo justo y lo injusto, es fácil.

A veces me siento tan enfadada. Me ha tocado de cerca algunos casos y estoy que me salgo de mis casillas. Qué morro, de verdad.

2 comentarios:

  1. Yo con este tema me doy de cabezazos contra la pared, ya ni pretendo no ser radical. Tengo amigas que dicen claramente que NO son feministas (sin saber dar una definición de feminismo) o que dicen que el machismo ya no existe. O que se consideran feministas pero luego me hago la tonta en la ITV para ver si cuela. Y hace bien poco tuve que pedirles a mis colegas (treintañeros de izquierdas) que buscaran la definición de feminismo en la RAE porque estaban convencidos de que significaba superioridad de la mujer. Y me decían que hilaba muy fino cuando me reía de que una carrera para chicas se llamara: muddyangels y la versión masculina vikings no sé cuántos.

    Yo creo que también he tenido razonablemente suerte pero no me escapo, y ayer mismo discutía con una amiga aquí en Londres que dice que si las musulmanas y los pañuelos, y yo le hablaba de nuestro burka occidental. Yo defiendo que cada uno haga lo que quiera con su cuerpo pero sin negar la influencia obvia del patriarcado en nuestra depilación, delgadez, maquillaje, ropa, tacones...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Tu post me ha llegado justo en el momento que más lo necesitaba... gracias <3

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...