viernes, 16 de septiembre de 2016

La convivencia es la prueba de fuego.

La convivencia es muy difícil.

La convivencia puede hacer que la relación vaya a peor o termine.

La convivencia es la parte mala de las relaciones.

La convivencia...


Me tienen harta todas esas falacias acerca de la convivencia. Sin haber convivido todavía sin ninguna pareja, tenía muy claro que si la convivencia se me hacía dura con alguien, es que ese alguien y yo no conectábamos, por lo tanto el amor puede que no fuera tan grande ni valioso como creíamos.

No voy a negar que puede tener su parte complicada, pues tener que ocuparse de las tareas y las obligaciones no es agradable y menos cuando no hay consenso. Pero, por favor, el consenso se encuentra si con tu pareja las cosas van bien.

Siempre supe que me encantaría vivir con la persona que quiero, porque no puede haber nada mejor para la pareja (aunque tampoco es algo por lo que me muera, yo estoy bien sola, con él, con mi familia... con quien sea mientras sean mis personas importantes). Estás enamorada y por fin vas a tener intimidad y vas a poder organizar todo a tu antojo y tendrás a tu amor más cerca que nunca. ¿Qué hay de malo?

¿Por qué muchas parejas afrontan el paso de ir a vivir juntos con miedo? Cuando es así, lo siento mucho, pero a mí me huele muy mal. Es decir, puedo entender que a alguien no le agrade porque prefiere estar solo, pero no es por su pareja entonces, es simplemente porque le gusta estar solo. Pero no nos engañemos, la mayoría de casos no son así.

Además, vaya, qué casualidad, casi siempre es el hombre el más reticente (en parejas heterosexuales).


Entre las causas estrella tengo:

1) El hombre no ve capaz a su novia de ocuparse de las tareas de casa, no la ve apañá', no sabe cocinar, etc. (machismo).
2) El hombre tiene miedo de perder su libertad, de tener que rendir cuentas de dónde está, de tener que cumplir con un horario para que la novia no se enfade, de dejar de ver a sus amigos o tomar cañas tan a menudo... de sentirse controlado, vaya.
3) Ambos tienen miedo de que por pasar más tiempo juntos tengan más discusiones.

Esta última es el colmo. Me hace mucha gracia cuando la gente dice: "discutimos pero como todas las parejas, es normal", "cada día nos peleamos mil veces pero nuestro amor es más grande que las peleas".

No, perdón, no es normal. Pueden pasar días y semanas que mi pareja y yo no discutimos. No, no discutimos, no hay motivo. ¿Cuál podría ser? ¿Que no ha metido un plato en el lavavajillas? No sé, de verdad, quiero saberlo. Hay mil asuntos que se pueden resolver sin discutir, y si es por la convivencia en si, tenemos que plantearnos seriamente qué es lo que nos enfada... (porque si resulta que uno de los dos es irrespetuoso, imbécil, capullo/a, etc. entonces sí lo entiendo, pero ya no es por la convivencia)

¿Que haya dejado los calzoncillos en el suelo del baño?

¿Que el plato de comida esté en el salón con los restos secos?

¿Que no haya hecho la cama?

¿Que deje el derrape en el retrete?

¿Que no haya tirado la basura?

¿Que no tenga huevos a limpiar/cocinar/tarea X?

... mil ejemplos más.

¿En serio? 

Por quién lo tiene que hacer, por ti o por él? A tomar vientos chicas, si las cosas las deja mal es su culpa y su responsabilidad. Sé que no es agradable encontrarte la casa en condiciones que no te gustan, pero es cosa de los dos. No hay más. Basta de machismo autoimpuesto. Y si habéis llegado a ese punto porque no habéis hablado ni negociado nada, es un problema. Porque si establecéis unos criterios de orden y limpieza no hay más que decir. Y si se lo deja un día no vale decir: "bueno, sólo hoy se lo recojo". No, porque cuando ya lo has hecho muchísimas veces revientas. Y hacerlo tú es motivo para que él siga sin hacerlo.

¿Que la casa está hecha una mierda? Que así se quede si a él le gusta. Tú recoge y limpia lo tuyo, que bastante tienes. Ya se espabilará, y si no lo hace habrá que poner las cartas sobre la mesa y confesarle que no te gustan los tíos guarros como ultimátum.

¿Has probado alguna vez a dejar un tanga sucio tirado en el suelo del baño y esperar a ver qué siente él cuando lo encuentre? Haz la prueba.

Yo soy muy relajada en ese sentido, me da lo mismo cómo deje las cosas, son suyas xD (de hecho me parece una reacción normal) eso sí, podemos negociar el yo preparo hoy los macarrones y tú otro día pagas la cena del restaurante (por poner un ejemplo tonto porque yo cocinar poco, a veces sí pero poco jaja). O tú pones la lasaña en el horno o lo que sea y la vigilas y yo recojo los platos. O yo me encargo de la compra de los dos y tú pagas una parte más. Yo pongo la lavadora y tú tiendes la ropa. Yo limpio ésto y tú lo otro. No sé, pequeñas negociaciones que compensan el trabajo de uno y de otro que son totalmente personales. Y no hay discusiones, lo juro. Y si en algo alguno no está de acuerdo lo dice, lo dialoga, y se llega a un acuerdo. Nosotros ni necesitamos hablarlo porque sale solo: tú haces una cosa, yo otra; hoy por ti, mañana por mí. Se valora todo porque así es como debe de ser: el tiempo y el esfuerzo de cada uno no tiene precio y nadie tiene que salir ganando ni perdiendo.

¿Tan complicado es?

En efecto, llevo varios meses viviendo con mi novio y os aseguro que lo más difícil que me he encontrado son situaciones externas que nos han salpicado sin remedio (temas familiares). De hecho estamos deseando que la gente deje de ser tan tocapelotas para poder disfrutar en paz de vivir los dos solos, a gusto, a nuestro rollo (que ya lo hacemos, pero siempre hay alguien que viene a poner la guinda). Es simplemente ideal.

Claro que llevamos 8 años, y digo yo que será por algo. Pero una amiga me decía: "ya verás cuando viváis juntos, tú es que no has vivido lo que es..."

Jaaaaa, me lo decía ella que era la CHACHA del chaval, sin ánimo de ofender, pero es así. Y encima ella aguantando. Y aún muchos hombres tienen la jeta de quejarse de la convivencia porque tienen menos libertad... manda huevos. Muchos mienten de que tienen que hacer horas extra en el trabajo para poderse escapar un rato con los colegas y no ir a casa a aguantar a la bruja. ¿Hasta qué punto habéis llegado? Es demasiado triste.

En ese sentido, mi novio sale todo lo que le da la gana y sin ningún problema. Yo puedo estar en casa o no. También tengo cosas que hacer fuera (que no son trabajo, aunque últimamente...). Intentamos ponernos de acuerdo de cuando vamos a estar o no para coincidir más o para aprovechar los ratos que el otro tiene cosas que hacer. Y el momento de vernos es sencillamente genial, porque nos encanta encontrarnos y estar en nuestro espacio tranquilos y relajados y dormir juntos, despertarnos y empezar el día con un beso del otro. Y antes de vivir juntos nos llevábamos igual de bien, vaya, que no es nada nuevo. Suelen decir que descubres quién es de verdad esa persona xD yo ya lo conocía, lo que no debéis hacer es ir a vivir de buenas a primeras con alguien prácticamente desconocido porque ni siquiera sabéis si conectáis, ni siquiera os consideráis enamorados de verdad...

Porque no, estar enamorado no es ese primer año en el que estás en las nubes, ahí estás en fase de enamoramiento que puede dar fruto o no, o enchochamiento vulgarmente dicho. Enamorarse viene después. Y yo, después de 8 años, estoy más enamorada que nunca. El amor no se va con el tiempo y se convierte en cariño, no. Si se va, se va. No hay que disfrazarlo. Y sino, es que los conceptos que se tienen son erróneos, porque al principio NO HAY AMOR VERDADERO.

Parezco una enchochada pero esto es así, y mi novio y yo nos conocemos muchísimo y hemos pasado las barreras de la vergüenza, no penséis que somos los modositos del principio. Que no por ver "la otra cara" de esa persona va a haber menos amor. 

Lo que puede que deje de haber es esa chispa de emoción del enchochamiento pero no es nada extraño, ves mucho más a esa persona, te ha demostrado su confianza y el efecto va menguando. Ahora hay otras cosas diferentes y más profundas. Entenderse con una mirada es brutal, más que el sobresalto que me producía un mensaje suyo en el móvil al principio. Obviamente ahora no estoy ansiosa por recibir su mensaje, porque sé que llegará, porque sé que él está ahí, ya no hay incertidumbre (la incertidumbre es un sentimiento muy común al principio de las relaciones pero está maquillado y se confunde con otras sensaciones).

No voy a decir que no hemos tenido alguna mala racha porque sí las ha habido (por cuestiones ajenas a la convivencia), porque no somos fáciles, porque se pueden tener caracteres/pensamientos distintos, porque compartir la vida con una persona (vivas o no con ella) no es algo lineal e inamovible, todos crecemos y cambiamos con el tiempo y lo aceptamos o no. La aceptación es un proceso.


Y me he ido del tema central pero todo era necesario; la cuestión es: la convivencia no se basa en obligaciones ni en hacer nada que uno no quiera hacer... porque cuando uno está con la persona adecuada todo puede ser muy sencillo... :)

viernes, 9 de septiembre de 2016

¿Por qué, hipotiroidismo?

Cuando me dieron la noticia (a mediados de Agosto), me quedé un poco en shock. Poco a poco lo fui asimilando y encontré respuesta a muchas situaciones, pero todavía no lo creía del todo. Me cuesta de creer. Ahora voy leyendo cada vez más y me intereso más por cómo combatirlo, cómo minimizarlo, en definitiva: qué hacer a parte de tomar una pastilla diaria.

Porque a mí eso de medicarme no me gusta ni un pelo. Y tampoco me gusta cómo lo tratan los médicos.

A raíz de informarme más me pregunté desde cuándo puedo estar padeciéndolo. Puedo tenerlo desde hace años o desde hace semanas. No sé. Y empecé a recapitular mi vida en este último año, porque creo que es cuestión del último año, estoy casi segura. Aunque los síntomas los empecé a sentir en los últimos 6-8 meses, pero ya debió estar "cociéndose" algo antes.

Hasta antes de 2016 yo trabajaba de tardes básicamente. Me gustaba que fuera así, podía dormir bastante y bien, tenía ratitos libres por la mañana y no me levantaba acelerada y estresada por ir a ninguna parte. A principios de año me salió trabajo por las mañanas, con lo que podía mantener todas las tardes perfectamente. Era consciente de que trabajaría más horas, no sólo se trataba de "ahora voy a madrugar". Y la idea me agobiaba un poco, porque era renunciar a la vida que me estaba gustando llevar. Pero, oh, es trabajo, ¿cómo lo vas a rechazar? Además, empezaba a las 9, eso no es muy temprano para la mayoría de la población. Y sólo era lunes, miércoles y viernes. Bueno, allá que fui aunque no me gustara la idea.

De todas formas era un trabajo que me gustaba hacer, no se cobraba mal la hora y el sitio era muy bueno. Las primeras semanas me costaron pero creí que sería cuestión de adaptación.

Pues no, acostumbrarme fue terrible y empecé a dormir muy mal. Los días que madrugaba dormía poquísimo, 5 horas y MENOS, y además tenía sueños que me daban mucho malestar, del tipo: estoy yendo en coche al trabajo y voy tarde y yo conduzco, me muevo, pero no llego, tarda todo mucho, estoy paralizada y no voy a llegar y encima me es imposible avisar de que llego tarde. Me creaba unos nudos en la garganta que me moría. Me despertaba cincuenta veces a mirar la hora porque temía enormemente dormirme. Las 5, las 6, las 6:30, las 7:15, las 7:45... horrible. Así eran todas las noches cuando madrugaba.

Cuando al día siguiente no tenía que madrugar, a pesar de estar cansada por haber madrugado ese día, me dormía muy tarde también. No lograba descansar.

La peor parte era que por las tardes también tenía que trabajar. Solía empezar entre las 15 y las 17, dependiendo del día, y acababa a las 20, a las 21 y algunos días a las 22. El día que llegaba a casa a las 22:30 de estar dándolo todo por ahí y tenía que madrugar al día siguiente era mortal, lo juro. Además, a pesar de volver reventadita, no soy capaz de tirarme a la cama y ya. Me ducho, ceno mal y rápido (mierdas, sólo mierdas), me preparo todo para el día siguiente, muchas veces tenía que lavarme ropa a esas horas para tenerla para el día siguiente (ya la había agotado toda)... y estoy con mi novio, porque al tener todas las tardes ocupadas al final lo veía poco, un ratito al mediodía y un ratito por la noche.

Por no hablar de que casi nunca hacía 2 horas seguidas en el mismo sitio, trabajo/trabajaba en un montón de sitios, me paso/pasaba el día entero p'arriba p'abajo con el coche estresadísima, corriendo, buscando aparcamiento... y con un margen de unos 15 minutos (a veces más) entre hora y hora. Notaba que necesitaba mucha gasolina para seguir y en esos mini ratos aprovechaba para comprarme 400-500 g de chuches que me ayudaran y me dieran energía para seguir.

Los días que también trabajaba por la mañana me era imposible echar siesta, nunca he echado siestas y lo odio enormemente. Me cuesta mucho conciliar el sueño de día y si lo logro luego necesito un camión para que me despierte y arrastre de mí para ir a echar más horas de trabajo. Ni de coña.

Ah, por las mañanas no eran chuches, eran latas de olivas xD ya que siempre tuve la tensión baja y al haber dormido poco y ser por la mañana tenía miedo de desplomarme por ahí, así que iba comiendo latas de aceitunas.

Así estuve varios meses, trabajando a full, que aunque no fueran muchísimas horas no las pasaba sentada en una silla ni mucho menos, eran intensas, descansando poco y mal y comiendo mierda pura. Olivas, crispis de todo tipo, chuches, pan bimbo, curasanes de desayuno, dulce de membrillo, colacao a cucharadas, queso en ocasiones, más chuches, zumos azucarados a saco y alguna vez fruta (plátanos, básicamente), alubias y poco más creo... de lo sano poco, vaya.

Al principio me veía capaz a pesar de saber que no estaba descansando suficiente. Con el paso de las semanas y los meses, iba notando alguna consecuencia. Cuando me notaba cansada mi mente rápidamente lo asociaba a la necesidad de azúcar. Máaaas azúcar.

Me he sentido triste, triste y sin ganas. Y pensaba ¿por qué? ¿Por qué se me hace tan difícil a veces? Estoy haciendo algo que me gusta. Entendía que a veces estuviera cansada pero la apatía cada vez era mayor. Llegué a pensar que me estaba engañando a mí misma y que realmente no quería una vida así, aunque en parte era verdad porque yo ya estaba bien sólo trabajando de tardes.

Hasta que llegó el susto. Llegaron los pinchazos en el pecho que me hicieron parar. Que me hicieron estar en medio del trabajo y no seguir. No podía. Tenía que parar o los pinchazos volvían. Me asusté muchísimo porque pensé que me daban arritmias o algo así, y que me podía dar un infarto sin comerlo ni beberlo. Estuve una semana trabajando más relajada, mucho más relajada... la gente con la que trabajo de dio cuenta y eso no me sentaba bien, no estaba haciendo bien mi trabajo ni daba lo que esperaban de mí, pero en esos momentos mi prioridad era que no volvieran los pinchazos, les tenía pavor.

Se lo acabé comentando a mi padre y me dijo que fuera al médico inmediatamente, que no estaba de más.

Me derivaron al cardiólogo, me hicieron pruebas en el corazón, etc. Y han pasado MESES. Los pinchazos cesaron pero ahora sentía otras cosas que yo creía que eran fruto del mismo cansancio. Dolores de cabeza, dolores articulares y musculares sobre todo en piernas y rodillas, más fatiga, más apatía, menos ganas por todo. Creí que al llegar el verano y la disminución de horas mejoraría, pero me seguía costando todo muchísimo, hacer una hora en cualquier sitio me suponía demasiado sacrificio... pero tiraba de mí como podía. Lo atribuí al calor.

Después de una prueba de esfuerzo, electrocardiograma, ecografía del corazón... me hicieron un análisis de sangre. La cardióloga veía que todo era normal y le sorprendió que mi médico de cabecera no hubiera pedido un análisis de sangre antes de derivarme a ella. Era específico, pedía varias cosas concretas entre ellas un estudio tiroideo.

Semanas y semanas hasta que ya acudí al médico a por los resultados hace menos de un mes. Fui bastante confiada, estaba 90% segura de que todo estaría correcto, que estaría 1 minuto y me largaría. Pero ahí estaba, el hipotiroidismo.

Después de mucha reflexión he llegado a la conclusión de que mi cuerpo ha respondido así por la actividad tan exhausta a la que se ha visto sometido. He hecho demasiado, yo lo sé. Lo he puesto al límite, me he agobiado tanto y me he estresado sin dar solución... que él ha dicho: hasta aquí. Voy a bajar el ritmo yo ya que tú no lo haces. De hecho el hipotiroidismo es como si tuvieras el cuerpo envejecido. Esa es la interpretación que hago... no sé si estaré en lo cierto o no. A mí esto no me pasaba. Yo era una tía con energía y que disfrutaba todo. Nunca me he sentido cansada. Soy/era tranquila pero activa.


He hecho envejecer a mi cuerpo, a mi metabolismo, en 1 año. Por no hacer caso a sus señales, por seguir a tope sin pensar en mi salud.

No sé si una cosa es consecuencia de otra (exceso de trabajo -> hipotiroidismo -> cansancio extremo) o al revés (hipotiroidismo -> cansancio extremo -> el trabajo se me hace excesivo) pero estoy en un bucle. Me decanto más por la primera porque no veo razones claras por las que me aparezca hipotiroidismo en mis circunstancias.

Quizás este trabajo no es para mí y ya está, habrá personas que puedan y otras que no... O no, puede que haya sobrepasado los límites de mi esfuerzo. Lo último que yo quería era que mi pasión se acabara convirtiendo en una pesadilla...


Me queda hacerme una ecografía de la tiroides y volver a hablar con mi médico del tema. Seguiré informando y hablaré más detalladamente del hipotiroidismo, qué supone, síntomas, los resultados del análisis, cómo lo voy a afrontar además de tomando pastillas y qué debo hacer a partir de ahora y a largo plazo...

De momento todavía sigo alimentándome bastante mal y la actividad laboral después del verano ¡¡va a subir!! Así que estoy bloqueada, quemada y saturada. Necesito tiempo para reflexionar y tomar decisiones.


Decir que en estas 3 semanas de medicación todavía no he notado mejoría, de hecho tengo más dolores de cabeza, y que además tengo anemia :/ :(

martes, 6 de septiembre de 2016

Tema "rippling" - mamoplastia.

Por lo que veo muchas personas llegan a mi blog buscando información acerca de la mamoplastia y me comentan en aquellas viejas entradas :) ya no hablo de ello porque está prácticamente todo dicho, pero una mujer me preguntó hace poco acerca del rippling que tanto me asustó en su momento.

Rippling son los pliegues que se producen en el pecho a causa de las ondulaciones de la prótesis, y pueden ser más o menos visibles dependiendo del caso. No es ninguna complicación ni nada grave, es un efecto. Suele aparecer cuando la prótesis es demasiado grande, cuando la piel es muy fina, cuando se parte de poca mama/grasa en el pecho para recubrir la prótesis o en una combinación de estas opciones. También es más probable si la prótesis está en el plano subglandular y no en el submuscular.

Ocurre en prácticamente todos los implantes (en los anatómicos quizás no tanto, no sé), pues al caer por la gravedad hacen esas ondulaciones. Por eso depende mucho de la postura en la que te encuentres para que se vean o no.

Ejemplos gráficos:
Resultado de imagen de rippling protesis

Resultado de imagen de rippling protesis


Yo me lo vi a las 2 ó 3 semanas de la operación, pero no tenía nada que ver con estas fotos. Era una simple sombrita y se veía en una postura muy concreta: inclinada hacia adelante y ladeando a la derecha. De hecho me sale sólo en el pecho derecho que es en el que llevo más cc de prótesis porque era más pequeño.

Ahora releo la entrada que escribí y me mondo de la risa. Me siento muy tontita, porque en estos momentos me parece algo insignificante. No le doy ni la más mínima importancia. Y es que nadie se daría cuenta; ni yo me doy cuenta. Llevo ya varios años y no le presto ni le he prestado atención. 

El otro día que leí el comentario de la chica lo recordé y lo volví a examinar. Me costó pero al final encontré la hendidura/sombrita/ondulación. Pero no me preocupa en absoluto, lo juro.

Es algo que puede pasar en mayor o en menor medida. Si fuese rollo escándalo, obviamente es preocupante y no gusta. Pero si se trata de algo mínimo... bah, no pasa nada. Por eso, no os alarméis, yo me volví loca cuando lo vi la primera vez y es que tienes los sentimientos a flor de piel y te angustias a la primera de cambio. Es normal, pero respira hondo, tranquilízate y que sea lo que tenga que ser.


Así es como se ve al natural la zona donde me veo el rippling (es en la parte interior del escote):


Y aquí está el rippling en una postura muy concreta, que incluso tenía que acercar el hombro derecho a la oreja para que se notara:
Parece un culete jajaja es un escote y no se ve nada, además estoy agachada.

Es el mismo pecho en ambas fotos. En el izquierdo no me pasa.

(Cabe decir que cuando voy con sujetador no se nota, pues al haber sujeción las ondulaciones quedan retenidas, por así decirlo).

No es nada, para mí no es ningún drama y me compensa. Entiendo que a muchas les disguste pero con el tiempo se asimila y lo ves de otra forma. Recuerdo que cuando me operé veía muchas chicas muy obsesionadas por las cicatrices. Decían que las tenían horriiiibles, que estaban muy disgustadas... luego veías una foto y las tenían genial. A mí las cicatrices no me preocuparon en exceso y me las veo bien. Sí que les proporcioné unos cuidados y tal, pero de relax. Sin embargo lo del rippling me sentó muy mal, pero tardé poco en restarle importancia (porque no la merecía - habrá casos que sí la merezcan).

No hay que focalizar tanto la atención en pequeños detalles porque es una locura.

¡Eso es todo! Ya llevo... mmm, ostras, ¿cuánto? Tengo que mirar entradas anteriores xD 4 años operada. Me parecía más incluso, porque las siento totalmente mías jaja y ya no existe un pasado de planicie, se me olvidó prácticamente.

viernes, 2 de septiembre de 2016

¡No puedes rechazar esa oportunidad!

Para qué queremos más: más trabajo. No doy crédito. Y muchas personas pensarán: ¡pero qué suerte! ¡No te podrás quejar, que en la época en la que estamos...! Que sí, entiendo perfectamente que el trabajo está muy valorado por muchas personas, sobre todo por aquellas que no lo tienen o no lo consiguen, porque es la única manera en la que pueden sobrevivir. Pero yo he sabido sacarme las castañas del fuego sin tener un empleo como tal y gestionando mis asuntos de maneras distintas a las que veo en la mayoría de gente. 

No me va mal económicamente hablando ahora mismo (en mi situación, claro, para otras personas puede no ser suficiente pero yo me abastezco perfectamente así) y ya estoy bastante a tope de trabajo, pero, por h o por b, por suerte o por destino o por esfuerzo propio (ya puestos, vamos a dar todas las posibilidades) no me paran de salir oportunidades. Y esta última ha sido ya el colofón: darme trabajo de algo que ni sé hacer. Porque que me quieran para lo que hago porque tienen buenas referencias de mí me parece lógico. Pero que confíen en mí para hacer cosas en las que no estoy NADA preparada... es, wow, de agradecer pero sorprendente. Sorprendente ni en el buen sentido ni en el malo; chocante quizás es la palabra. 

Sé que soy plenamente capaz de desarrollar lo que me piden, pero necesito informarme, formarme, prepararme. A corto plazo puedo buscarme la vida, pero a plazo INMEDIATO me pone MUY NERVIOSA. Sólo tengo este fin de semana para ya el lunes ser capaz de hacer cosas que no he hecho jamás. De hecho ya llevo un par de días leyendo muchísimo, tomando apuntes y haciéndome chuletas porque las tendré que usar. Al principio seré una patata pero con el tiempo puedo ser buena, soy consciente de ello (de lo que no estoy tan segura es de si me va a gustar). 

Es que me pilla tan de sopetón que todavía no he asimilado NADA y NOPUEDOCONMIVIDA ES DEMASIADO. He hecho cosas mucho más difíciles en el ciclo o en la carrera y ahora ésto, que es casi una tontería, se me hace un mundo. ¡¡Pero es que tengo muy poco tiempo y tengo que ser 100% autodidacta!!

Otra persona lo aceptaría sin preocuparse porque, oh, es trabajo, y alá, a la aventura. Pero de ahí que haya tantos trabajadores incompetentes, que ya he visto varios con mis propios ojos. A mí me gusta hacer las cosas bien, estar segura de lo que ofrezco, saber que estoy haciendo algo beneficioso para los demás, de la manera correcta y con prácticamente la totalidad de mi capacidad. Desgraciadamente esto me hace no sentirme satisfecha muchas veces de cómo lo he hecho, pero no doy para más. Hoy he estado con la fuerza y el ánimo bajo mínimos y he hecho todo lo posible por dar algo valioso... me joroba no conseguirlo en mi escala de exigencia.


¿Y por qué lo cogí...? No es la primera vez que me ofrecen algo así, aunque no tan a lo bestia, y he dicho que no sin problema (y me cuesta mucho decir que no, pero cuando tengo algo muy claro no hay tutía). Pues porque es una "oportunidad de oro" y "no la puedes rechazar". Me cago en la leche. Esta vez me siento TAN presionada que lo tengo que aceptar por ovarios.

Y yo cada vez más cansada y con unos dolores de cabeza que me hacen el día. Joder.

Puedo, sé que puedo. Pero es mucho esfuerzo, y más esfuerzo que habrá después con más y más horas, porque va a ser duro, lo sé. Voy a acabar exhausta. Creo que ya sé por qué tengo hipotiroidismo (quién diría que tengo el metabolismo ralentizado, vaya) y es que el ritmo de vida/trabajo de estos últimos meses me está consumiendo y mi cuerpo responde bajando marchas. 

A lo mejor me estreso con facilidad, tengo poca tolerancia a la hiperactividad y valoro y necesito en exceso la tranquilidad y la paz interior, yo qué sé. Pero soy así y tengo unas prioridades que me apetecería respetar. 

Ya veremos qué pasa...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...