viernes, 26 de agosto de 2016

CANSADA.

Me siento muy saturada. Necesito un descanso urgente y no lo tengo. No he tenido ni una semana de descanso en todo Agosto ni la tendré.

Tengo muchas ganas de mandar todo a la mierda, hacer parón y empezar de 0 con todo.

Supongo que así acaban muchas personas al llegar el viernes, hartas y con ganas de descansar el fin de semana. No es tan raro. Pero lo siguen haciendo, lo siguen tolerando. "Así es la vida". Yo no puedo más.

Estoy haciendo malabarismos para tener libres el jueves y el viernes que viene, y así empalmar 4 días sin hacer NADA. Es que no quiero hacer nada, lo juro. Despertarme tardísimo y no tener ni una puta obligación en todo el día. Obviamente no toda mi vida pero sí de vez en cuando.

Aún así hay días que trabajo 3 horas, como hoy, pero me cuestan demasiado. Aunque cuando estoy ahí lo disfruto, me cuesta empezar pero luego me gusta, pero cuando acabo es como: me quiero morir, me quiero teletransportar a mi habitación inmediatamente y desconectar de TODO.

Esto que me sucede me hace súper improductiva, porque los ratos que tengo para estar tranquila los utilizo para leer cosas interesantes, jugar, ver vídeos, comer algo rico... ocio, vaya. No soy capaz de seguir aprendiendo, prepararme algo innovador para el trabajo o empezar a dedicarme a otras cosas profesionalmente... NO. Ni ganas.

Estoy hasta el moño. Estoy negativa. Estoy bloqueada.

lunes, 22 de agosto de 2016

Consecuencias de alimentarme como una mierda.

Sí, ya llegaron.

No estoy bien de salud.

A mis 27 tacos todavía no he aprendido a alimentarme correctamente.

Hace varios meses visité a mi médico porque no me encontraba bien. Pero era distinto a lo que otras veces me ha podido pasar. Esta vez eran pinchazos en el pecho, en la zona del corazón, por lo que me asusté. Nada, no era más que fatiga, aviso ya porque no quiero armar drama jaja. Me hicieron un electro, prueba de esfuerzo y todavía me queda una ecografía pero todo pinta bien, no es del corazón.

Con esto me derivaron a cardiología y les sorprendió que el médico de cabecera no me hubiera mandado hacer análisis de sangre. Fui el otro día a recogerlos, muy segura de que todo estaría perfecto, y nada de eso.

Mi hemograma es un completo desastre. Anemia, hierro bajo y, además, tengo hipotiroidismo.
¿Hola? ¿Por qué? Mi glándula tiroides no segrega la suficiente cantidad de hormonas. Pam, hostiazo en la cara.

¿Me la he jodido yo? Probablemente sea un cúmulo de causas, entre ellas el estrés. Aunque antes de sacar conclusiones me harán una ecografía en el cuello para ver como está, pero inflamada no se ve.

Total, medicación a largo plazo y quizás de por vida. La verdad es que ha sido un chasco muy grande, pero ya tengo explicación a muchas cosas. A todas esas veces que sentí que no podía más y me iba a desplomar. A esas veces que subía a un primer piso y me agotaba. A ese cansancio desmedido sin razón. A esos dolores de cabeza. A esos pinchazos que me decían que parara con urgencia. A esas veces que no lograba que la energía me llegara a las extremidades. A cuando me sentía muy mareada al levantarme del sofá. A esos días sin ganas de nada.

Y es que, a pesar de alimentarme de puro azúcar, carbohidrato, harina, cereal, la energía no era/es eficiente. Hay también que nutrirse. Existen muchas más necesidades que cubrir. A mi médico le comenté que no comía carne ni pescado y me dijo que eso explicaba el hierro bajo.

Me preguntó si tomaba cosas de gimnasio :S cosas a las que ni sé cómo llamar porque no las he probado en mi vida ni tengo ninguna buena referencia.

Por lo visto el hipotiroidismo ralentiza el metabolismo, por eso todo cuesta más... supongo. No sé, a pesar de haber leído no acabo de comprender, y mucho menos por qué me sucede a mí, sin claros antecedentes, sin que sea de nacimiento, sin bocio, siendo aún relativamente joven... Falta de sodio? Sale como una posible causa, pero es raro.

Lo que sí sé es que he tenido una etapa de estrés y de sobreesfuerzo físico y mental que me estaba sobrepasando y veía claramente que me costaba aún más sobrellevarla por la fatiga y las consecuencias físicas. Un círculo. Ahora en verano me he relajado más y he bajado el ritmo pero sigue costándome mucho todo.

Poco a poco mejoraré ya que estoy en medicación. Pero no lo es todo.

He hablado con mi familia y mi novio y tengo que cambiar, tengo que hacer cosas que me den salud, no me la quiten. Voy a volver a comer algo de proteína animal (pavo, no sé si recordaréis que yo comía bastante pavo xD de hecho lo hacía porque sabía que era propensa a padecer anemia. Hace mucho tiempo que no lo tomo) y voy a ir dejando a un lado poco a poco tantos azúcares y tantas harinas procesadas y dar prioridad a legumbres, tubérculos, arroz integral, verduras y frutas. Y ya me está costando una barbaridad... me lo dijeron la semana pasada y no he mejorado apenas, sigo haciéndolo mal, pero entiendo que es un proceso y que los cambios requieren tiempo. Algo sí que he tratado de modificar, pero me siento aún débil emocionalmente y caigo.

Cuando me noto falta de energía, para mí lo más sencillo es la comida chatarra. Por ejemplo, a media tarde, en un ratito que tengo entre trabajo y trabajo, ya noto que me cuesta la vida seguir. Entro a la tienda de chuches y me embuto una bolsa que quita el hipo y así me siento enérgica y segura de poder con todo, cuando realmente es una sensación falsa. O cuando llego a casa de trabajar cansada, es mucho más fácil ir a por los crispis de miel, los curasanes de desayuno, la barra de pan y las guarradas en general. MIERDA, vaya. En fin :(


Los hábitos no se construyen ni se destruyen en un día. El caso es que lo he intentado tantas veces y he fracasado que no creo en mí. Pero ahora tengo motivos reales y debo despertar de este letargo y ACTUAR, esforzarme y poner empeño.

No me siento 100% preparada pero prometo que voy a ir pasito a pasito y voy a dejar todos esos venenos :(


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...