lunes, 27 de abril de 2015

Tengo un problema... un problema que ni siquiera existe.

¿Cuál es? Los hijos. Sí. Esos que no quiero tener para no tener dolores de cabeza, me los están dando aún sin tenerlos, ¿cómo puede ser? Qué absurdo, ¿verdad...?

Y es que siempre tuve claro que no me apasionaba la maternidad. Aún hace unos años tenía un hilo de esperanza, muy pequeño: "bueno, quizás un hijo, cuando sea bastaaaante mayor, en plan: para cumplir con el fin de la humanidad, el fin de la sociedad, el fin de mi útero...", pero hoy soy más consciente de la tontería que supondría tenerlo si realmente no quiero.

Muchas personas ya me decían en esa época que cambiaría de idea, que "todo se verá", que "¿cómo no vas a ser madre?" y decenas de comentarios más bien despectivos. Pues varios años después, todavía tengo más claro que no quiero. Tengo la puerta completamente cerrada. Sí, es así, he tomado ya la decisión. No quiero tener hijos ahora ni a largo plazo.

Obviamente hablo de mi sentimiento ahora y lo que sé que durante mucho tiempo va a ser así. Nunca digas nunca, por supuesto. Pero, muy a pesar de las personas que me lo comentan, las posibilidades son ridículas. No entra en mi vida. No veo en mi vida un ser que dependa total y absolutamente de mí. No quiero querer a nadie más que a mí ni a mi familia ni a mi pareja (si la tengo). No quiero poner a una persona por delante de todo. Porque esa persona, si tiene que ser alguien, seré yo. 

Tengo muchos sueños, muchos proyectos, mi juventud está en pleno auge, quiero hacer muchas cosas, soy entusiasta, estoy motivada por la vida, deseo exprimirla al 100%. Y sé que, desgraciadamente, teniendo hijos, no va a ser posible.

Además de la enorme responsabilidad... tienes que crear a una persona en todos los ámbitos. Va a ser bebé, niño, adolescente, adulto, humano, ciudadano. Hay que brindarle todo. Hay que educarle. Hay que responsabilizarse. Hay que velar por su felicidad, por encima de la tuya. Esto es así. Y si no lo es, no tengas hijos. Prefiero cultivarme a mí (que ya bastante tengo), que dejarme a medias para dedicarme a otra persona.

Mi madre nos tuvo a mí y a mis hermanos para no hacer nada de lo que digo. Flaco favor. Menos mal que mi padre sí apechuga con sus actos. Pero la falta de una madre se nota, se nota esa ausencia, ausencia de algo que nunca viviste... yo todavía la "disfruté" algunos años (aunque fue pésima) pero mis hermanos crecieron sin ella. ¿Por qué lo hiciste?

Cabe decir que mi hermano no fue deseado, pero mi padre es antiaborto. Es decir, apoya que cada uno haga lo que quiera; pero en su caso prefiere tener al hijo, con todos los pesares. Y que conste que él sólo me quería tener a mí, y acabó con una familia numerosa y monoparental, llevando años y años en el paro ahora mismo.

Me desvío. El caso es que muchas chicas dicen desde jóvenes que no quieren ser madres y todos se le echan encima con que es una locura y que ya cambiará de idea. Ya voy a por los 26 años y mi idea no hace más que reforzarse continuamente.

Veo parejas con hijos, familias, y sinceramente... lo repelo. No me gusta lo que veo. Lo respeto y lo admiro si es lo que ellos realmente querían construir, pero yo no lo quiero para mí. No quiero esa vida, no me gusta. Y veo a mujeres ya entrados en sus 30, sin hijos, sin cargas, solteras en su mayoría, independientes, con su piso, sus proyectos, su diversión... y veo que es lo que quiero. Así quiero estar yo.

Por suerte, existen más hombres que no quieren tener hijos que los que sí. Así que, esas mujeres independientes, no suelen tener problema para tener pareja. Pero, ¿qué es lo que pasa? Que me he ido a juntar con el que quiere una familia numerosa.

Ahora mismo esta cuestión no ronda nuestra mente y estamos en un punto muy bueno de nuestra relación. Yo he acabado de estudiar y estoy inmersa en avanzar profesionalmente (aunque cuesta arrancar, pero lo conseguiré). En 1 ó 2 años seré bastante estable económicamente y tendré mucha libertad, podré hacer muchas cosas. Ya tendré 28 años aproximadamente. Ahí despegará mi vida, al fin. ¿Creéis que puedo tener en mi cabeza tener hijos? Ni de broma.

A lo que iba: estamos genial. Somos jóvenes, no tenemos cargas, no tenemos deudas, no tenemos problemas. Pero ahí está el tema. Hace varios meses sí me lo sacó a la luz, y pasamos por una situación muy crítica. Fue algo así: "eres la mujer de mi vida, te quiero muchísimo, quiero estar contigo, pero quiero tener hijos. Y los quiero contigo, obviamente".

Y yo, ¿qué hago ante eso? Me dan ganas de llorar. No puedo hacer algo que no quiero hacer, algo tan comprometido, por él. Lo siento pero no puedo. Pero no le quiero perder por ello. Es más, me parece absurdo que dos personas que se adoran no puedan estar juntas por alguien que no existe

Para mí la relación de pareja es importantísima. La conexión que tengo con él es brutal. Lo que tenemos es verdaderamente especial, real y de gran valor para mí. No puede ésto joderlo. No. No pero parece que sí.

Supongo que muchos seréis conscientes del deterioro de la relación de pareja cuando se es padre y madre. La relación da un giro espectacular, es inevitable. Ver hasta el punto que han llegado muchas familias me apena demasiado, y sé que yo no quiero ser una desgraciada más, lo tengo clarísimo (porque sé que lo acabaré siendo si hago algo que no quiero). No quiero tener sexo una vez al mes ni ver a mi novio 5 minutos antes de quedarme frita en la cama de cansancio. No. Quiero que nuestra relación sea mágica y nada la entorpezca, quiero ser el 100% para él y él el 100% para mí (obviamente dejo aspectos sociales y profesionales a parte; me refiero a que somos 2, no 3 ni 4).

No quiero tener un "novio mueble" (en plan: está pero no está; así son muchas familias), no quiero llamar a mi novio "papá". Mi concepción de compartir mi vida con una persona no tiene sitio para niños. Quiero a esa persona, no a los hijos que pueda tener con ella. No quiero dividir mi amor. No quiero priorizar otras personas por delante de mí y de él.

Y, ojo, si mi destino es quedarme sin pareja, no tendré absolutamente problema. "No boyfriend, no problem", lo tengo clarísimo. Libertad absoluta. Y no me refiero a ligar ni a acostarme con quien me dé la gana (llevo 7 años con el mismo y encantada, creedme que eso me da muy igual). Me refiero a poder construir mi vida a mi completo antojo sin pensar en nadie más. Pero, por supuesto, quiero a mi chico. Le quiero muchísimo, me importa mucho, me da mucho y somos felices juntos. (Por eso mismo, ¿por qué estropearlo? Pf...)

Él cree que yo cambiaré de idea. Que llegará un momento que me aburriré, me estabilizaré, me dará el instinto maternal o quien sabe qué, y querré. Y yo sé que no. Sé que no tengo ni tendré instinto. Sé que nunca me aburriré. Sé que si me estabilizo, será para hacer lo que yo quiera y tomar decisiones que sólo dependan de mí. Ninguna situación va a ser propicia para que yo crea que tengo que ser madre.

Creo que él no es consciente de la magnitud del problema. Me refiero a que no sabe lo que significa en realidad tener un hijo; todo lo que conlleva. Es más, no le veo en absoluto preparado ni capaz. Sé que puede serlo con el tiempo y con esfuerzo, pero... pero. Pero no mola, es lo que pasa. Renunciar a tus tardes con colegas, a tus salidas de fin de semana, a tus caprichos, a tu coche... jajaja. No tiene ni idea del berenjenal que es tener hijos. 

Luego me dice: "pues Benito y Fulanita están encantados con su niño". Claro, qué remedio les queda. No se van a fustigar por ello, ahora a cargar con el mocho y a renunciar de todo lo que la juventud te puede dar (y es un hecho: a sus amigos que son padres ya no se les ve el pelo). Todos podemos hacerlo, el caso es estar haciéndolo siendo feliz, estando a gusto, sin estrés, con tiempo para ti, con una buena economía...

Yo sé que él no quiere renunciar a muchas cosas y deberá hacerlo. Porque yo no voy a cargar con el mocho. No. Eso de: "bueno, he quedado, ya vendré". No. ¿Quién se queda con el niño? ¿Cómo nos organizamos? ¿Quién lo lleva, quién lo va a buscar? Está enfermo, hay que cuidarlo. Tiene que hacer los deberes. Hay que darle de comer, lavarlo, vestirlo, enseñarle mil cosas. Jajajaja, cariño, no eres capaz, te conozco. Y sé que eso te parecerá una mierda, tal y como me lo parece a mí. Y vivir en una mierda, no es vivir. Puedes aguantar, puedes caminar como un zombie, puedes cerrar los ojos ante la realidad... pero no nos gustará. Y no quiero que seamos infelices.

Igualmente... nada, mi novio está empeñado. Y ahora el tema no sale a la luz, pero quién sabe cuando saldrá. Y me preocupa.

Y ya me pueden decir mil veces que las alegrías que te da un hijo "se pagan", que tanto sufrimiento y esfuerzo merece la pena... porque no. Porque mi felicidad no va a depender de lo feliz que sea mi hijo. Quiero desarrollarme y llenarme como persona, no como madre.


Hace un par de años le pregunté a mi ginecóloga cómo podía saber si era fértil. Me dijo que si pensaba tener hijos ahora; le dije que no. "Entonces, cuando quieras tenerlos, ya lo veremos". No, no quiero eso. ¿Y si no soy fértil? Quiero saberlo ahora, no cuando haya tomado la decisión de ser madre. Quebraderos de cabeza que me ahorro. Tanto para una persona que quiere tener hijos como para una que no, me parece una información útil. Te ahorras el disgusto. Y para una persona como yo: si por cualquier remota circunstancia fuera a ser madre y me encuentro con que no puedo, tendría un impacto afectivo terrible en mí, que nunca he querido tener hijos.

Mi novio me dijo una vez que, en el caso de que no pudiera tener, pues bueno, es lo que hay. Por eso quiero saber si soy fértil, así de sencillo. En fin... Aunque sé que puedo serlo ahora y dentro de unos años no, quién sabe. Pero si no lo soy ahora, pues es una información relevante que podría cambiar bastante muchos aspectos de mi vida (la amorosa especialmente).

Que lo más seguro es que sí lo sea... tengo periodos menstruales totalmente normales y regulares y ningún problema de salud... sin embargo, algo me dice que seré propensa a tener dificultad para concebir... llámalo intuición, llámalo deseo de no ser madre. Pero, bah, lo dudo... he tenido VPH y algún pequeño problemilla debido a ello, pero no he sido un caso grave ni mucho menos.


Estoy asustada por cómo puede acabar este tema... quiero mucho a mi chico, mucho mucho, y de verdad quiero una vida con él, CON ÉL. Y sería tan triste dejar lo nuestro por ésto, queriéndonos tanto, gustándonos tanto, importándonos tanto... me rompería el corazón en mil pedazos. Saber que está aquí, tan cerca de mí, y no poder estar con él. No sé. 

De verdad, no sé qué espera él, pero no piensa. No quiere pensar ni reflexionar. Su decisión no tiene argumentos ni motivos: él quiere dejar descendencia y punto. Y si es niño mejor. Y jugar al fútbol con él. Punto. No necesita comerse la cabeza con nada. No va a cuestionárselo nunca. Él sigue intuitivamente el ciclo de la sociedad (por así decirlo).

Una vez le comenté que qué le parecía que su hermano de 33 años no tuviera a la vista la idea de ser padre (porque la novia tiene bastante claro que hijos, por lo menos ahora, NO, y ella tiene unos 28 años, creo). Y me dijo que se le estaba pasando el arroz. ¿En serio? ¿Se le está pasando el arroz? Dios mío, no me lo puedo creer. También me dijo que no lo quería dejar pasar más de 10 años desde ahora. 

Voy lista. Estoy confiada en que llevamos meses sin tocar el asunto, y yo suelo soltar pullitas de lo angustioso y trabajoso que es tener hijos, pero no reacciona. Además de mi odio profundo a los niños; no los soporto xD una cosa es darles clases y otra ser su progenitor. Es muy distinto. Y aún así, me sacan de mis casillas interiormente (porque no sé de donde saco paciencia para ser amable, cariñosa y divertida, supongo que sé que sólo les tengo que aguantar un rato y que el marrón real lo tienen sus padres y no yo).

Me parece un horror arrebatar a alguien su deseo de paternidad... pero también me parece un horror obligar a alguien a serlo. Todos tenemos derecho a decidir qué es lo queremos y, la verdad, no se me ocurre ninguna solución para nuestro caso. O cede uno, o a la mierda... y no me gusta ninguna de las opciones :(

Él llegó un punto que no me quería escuchar, hasta insinuando que estaba loca por no querer... he tratado de demostrarle que no soy la única con estos sentimientos y que no me puede obligar.


Oh, necesitaba desahogarme. Y ya me pueden decir egoísta. Si querer tu propia felicidad es ser egoísta... ¡creo que todos lo somos!


PD: Todo esto sin tener en cuenta lo que es el embarazo, lo que supone para la mujer, lo que le afecta, etc. Me da un miedo terrible.

viernes, 3 de abril de 2015

Semana #5 y última - Objetivo sano.

Algo que no valoré la semana 4 porque ni siquiera tuve que pensar en ello, fue la ausencia de dolor de estómago. No tuve ninguna molestia. Me sorprende. Ya casi era una costumbre sufrir del estómago por haberme pasado. Y, pf, qué descanso no tener más malestar. Cuánto lo aprecio ahora que no lo tengo. Porque, aunque me pase un día, como el resto de días no me he atracado y mucho menos de alimentos malos, el estómago no se me resiente.

Me alegro tantísimo de que ya los crispis azucarados, el pan bimbo blanco, el colacao normal... no me llamen la atención...! ME ALEGRO TANTOOOOOO... porque, de verdad, qué tortura. Menos mal que lo he conseguido. Porque es horroroso verlos absolutamente TODOS los días y NO PODER RESISTIRTE A ELLOS. Ahora los veo y me dan más o menos igual. No sabéis lo que me ha costado lograr ésto. Hace un mes, caía cada día. Me daba hasta rabia que los compraran. Y, por ejemplo, me comía un paquete de crispis, y al día siguiente había otra vez!! Y me decía a mí misma: joder, ahora me los tengo que comer. En serio, qué tortura. Y qué falta de respeto. Mis hermanos sin poderlos desayunar por la mañana... Y cuántas tardes me habrán preguntado "te has comido el pan bimbo?? Joééé". Qué vergüenza. No son para mí. Punto. Si los quiero, me los compro.

Antes incluso los buscaba a propósito... quería saber si había... y me decía: no, no lo comas... y luego se hacía de madrugada e iba a por ello, a arrasar. Deplorable.

Las chucherías... pienso a veces en ellas, pero tengo que comprarlas expresamente (que me sale por un ojo de la cara cada vez que lo hago jaja) y no las tengo a la vista, así que son más fáciles de evitar.

Vamos por días:
El viernes muy bien, siempre comiendo generosamente, y por la noche a eso de las 12 (cuando me suele dar "la cosa") me hice tazones de leche con colacao sin azúcares, una ensalada bien grande y comí una buena cantidad de pavo y chicles. ¿Momento superado? Aunque me preocupa estar continuamente dándole al colacao (a parte de echar a la leche, siempre le doy cucharadas).

Sábado y domingo los pasé fuera con mi novio, de hotel, y suelo comer mucho mejor porque los picoteos y atracones son imposibles jajaja. La verdad es que comí genial, sin excesos y sano, y por la noche unas copitas bien merecidas ;P. Lo que nunca pude superar fueron los desayunos de buffet; sin embargo, esta vez me comporté como una persona normal. Tomé mucho zumo, café con leche y 4 tonterías (fruta, uvas pasas, mermelada, bastante queso eso sí... jaja acabé llena pero no inmóvil). Otras veces he arrasado con las pastas o me he comido medio kilo de tostadas con de todo xDD. Eso sí, ese día ya por la noche (para variar -.-) en casa me sentí un poco con gula, y comí bastante queso (tenía ya el antojo de por la mañana). Acabé con unos 400 g :/

El lunes, iba bastante bien comiendo puré de patata, arroz, pan integral... leche con cacao... y pretendiendo dejar a un lado tanto queso. Y creí que lo había logrado. Pero últimamente me voy a la cama muy tarde, y a eso de la 1 de la madrugada me dio la cosilla y me comí 400 g de queso otra vez :( qué me pasa con el queso ahora?? Pfff... me siento fatal, porque he pasado de no comerlo apenas a comer grandes cantidades de manera recurrente, y me da miedo que me vaya mal para la piel...

A raíz de esto, el martes me apetecía innovar, cambiar. Para sentirme motivada y no acabar siempre igual. Ya estaba con la mosca detrás de la oreja por el comentario del post anterior sobre rawtill4, bananadiet, veganismo y tal... y, a pesar de que la fruta de ahora no me gusta, me he esforzado un poco y he recordado cuando comía yogur con frutas, mermelada, canela... siempre he sido muy fan del yogur helado (Llao-llao, sabéis?) y recuerdo que hace cosa de un año me ayudé mucho con la fruta y los yogures para controlar la ansiedad. Y es cierto, funciona. Porque es dulce, está rico, es como un capricho del que no te puedes sentir culpable de ninguna manera! Porque no te estás haciendo mal, es sano, nutritivo, aporta vitaminas, energía y azúcar del bueno.

En definitiva, me he animado con la fruta y he comprado plátanos, piña, manzanas, fresas... y las he mezclado con yogur, mermelada, canela, gelatina... wow, qué delicia!! Y qué simple, verdad? Por qué no lo habré hecho antes? Me siento muy motivada y con ganas de ponerme hasta atrás de yogur y fruta constantemente jajajaja sé que me sentiré mucho mejor, que siempre tendré un comodín para los momentos de ansiedad fácil, económico y que me sentará bien. Y quieras que no, comer 400 g de cereales integrales o de queso necesita un tiempo considerable de digestión. De vez en cuando vale, pero para el día a día la fruta es mucho más digestiva, además me ayudará muchísimo para ir bien al baño ^^

Jolín, estoy muy contenta con este empujoncito. La verdad es que me siento/sentía algo desorientada sobre qué comer... sobre cómo gestionar las ingestas extra para no pasarme... (que, de verdad, me quedo inútil y muy llena, creo que por eso lo hago por las noches... así duermo y se me pasa jaja). Y el hecho de tener medidas me ayuda mucho, en plan: 2 yogures mezclados con 2 plátanos y 1 manzana. Fin. En cambio, si tengo un paquete de pan bimbo, por ejemplo, la medida es el paquete entero, y me cuesta la vida dejarlo a medias.

Y así seguí hasta ayer por la noche, que me dio un ataque de ansiedad horrible y de los de verdad, nada de "la cosilla". En serio, qué mal lo pasé. Comí bien, por la tarde fuimos a por un yogur helado al Llaollao, a estrenar el año (yuhuu, qué ganas tenía), después comí fresas y plátanos con yogur, canela, mermelada... y a eso de las 10-11 de la noche me dispuse a hacerme unos bocadillos de pan integral que tenía en el congelador (me viene bien congelar para no arrasar tanto xD). Y cuál fue mi sorpresa, que no estaban (eran 3 barras). Lo había comprado esa misma tarde y ya no había, se lo habían comido. Y, cómo no, el pan bimbo normal ahí, en el armario, muerto de risa porque nadie se lo come. Mira, me entró una rabia......... un mosqueo pillé... que me había comprado esas 3 barras para todo el puente y para írmelas racionando, e iba yo a cenar más a gusto que todo... qué impotencia y qué rabia sentí. Y puede parecer algo absurdo, no pasa nada, pero me cabreó de sobremanera. Sobre todo porque estoy segura de que saben que es mío (que lo he comprado yo con mi dinero, vaya) y el pan bimbo que tanto trato de respetar y evitar estaba ENTERO. Para colmo, me llamaron egoísta. Pillé un berrinche sola y acabé comiéndome el paquete de pan bimbo entero y 2 barras de pan blanco enteras (las normales no las cogen y las integrales sí... hola?).

Después me sentí fatal, tanto esfuerzo por lidiar con ésto... de hecho hacía tiempo que no comía pan bimbo de la casa y reconozco que no tuve que haberlo hecho porque, en teoría, no es mío (aunque sigo perteneciendo a esta casa y es obvio que puedo coger lo que quiera, porque quien paga (mi padre, sin ir más lejos) me lo permite, de eso no hay duda).

Qué disgusto me llevé yo solita... y lo pagué conmigo misma... pero que toquen mis cosas o rompan mis planes me vuelve loca. Más si trato de solucionar algo, y si estoy midiendo al dedillo todo lo que compro y consumo porque sale de mi bolsillo. En fin...

Hoy estoy bien; olvido lo de ayer, ya está, ya pasó. No tiene que sobreponerse a todos los demás días buenos. Compré pan integral de nuevo xD y ya está, ya estoy en paz. Oh, qué mal trago tan absurdo. Además, tengo plátanos, manzanas, naranjas, zumos, yogures, gelatinas, cacao sin azúcares... y los básicos: puré de patata, arroz, todo tipo de pasta, algunas verduras...

Lo cierto es que ya no se me hace tan difícil. Después de un atracón como el de ayer, suelen seguirle 3 días más de atracones. Y hoy no ha pasado. Con todos los alimentos buenos que tengo, estoy servida y encantada ^^ (pero que no me los toquen :@ xD) y espero que así siga, y tengo bastante fe ahora mismo, que era lo que me faltaba.

Además, que ya es primavera!! Qué ganitas!!! Esto siempre me anima. Espero el verano con los brazos abiertos. Y también mis melocotoneees, mis cerecitas...

Cambio de mentalidad total, al fin vuelvo a sentirme algo más contenta y alegre. Y no sólo por el clima, que también hace.


Y con ésto, acaba mi andadura... sé que hay días que son y serán un poco desastre, pero no es ni debe ser la norma. Me siento más en paz y creo que voy superando las "malas adicciones". Lo mejor es que ahora me siento más capaz que antes. Quizá, más adelante, volveré a comer chuches ocasionalmente. OCASIONALMENTE, he dicho, jajaja. 1 vez al mes, por ejemplo (antes era 2-3 veces a la semana, pf, con un gasto de 4-5€ por cada bolsa). Pero todavía no estoy preparada, puede ser peligroso. Aún así, lo conseguiré.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...