jueves, 26 de marzo de 2015

Semana #4 - Objetivo sano.

Bueno, ha sido un mes de altibajos total... pero esta última semana ya tenía que ponerme seria de verdad.

He comido bastaaantes chicles y colacao sin azúcares a cucharadas, pero bueno. Por lo demás lo he hecho medianamente bien, y encima he estado con la regla.

Que he querido chuches? Sí... y coger el paquete de pan bimbo y comérmelo con ansia, también... Pero no, estoy intentando controlar esos horrorosos momentos, comprarme yo misma pan integral y comerlo como algo normal cuando a mí me apetece, no cuando me da la locura. Aunque esos momentos de locura han disminuido.

Voy a hacer memoria del día a día. El viernes fue bien, me ayudé con cantidades industriales de verdura por la tarde (sí, meriendas tremendas jajaja pero sanas) y a eso de las 12 de la noche, ya cenada, agarré el colacao sin azúcares un rato.

El sábado también bien, aunque fui al cine y yo siempre me cojo la caja grande de palomitas. Hasta ahí bien, pero mi novio no se comió ni 1/5 de la suya, y me la acabé comiendo yo (grande también). Estuvo mal? No sé... me pasé un poco, no cabe duda... y, aún así, por la noche tenía ganas de inflarme a frutos secos. Pero me aguanté. Ja. Encima que te pones fina de palomitas también quieres frutos secos? Ésto qué es!?

El domingo, la verdad, sin problemas... mucho puré de patata, leche, zumos... no sé, comí bastante y bien y me encontré muy bien.

El lunes también bastante bien, aunque por la noche me dio la cosilla y comí 200 g de queso y bastante leche. Nada alarmante tampoco, no?

El martes, ay... ya tenía algo de ansiedad acumulada o no sé bien bien qué. Comí purés de patata, leche con cacao... y acabé yendo al supermercado a por mi pan de molde integral. Pude haber cogido barras de pan blanco normal, cereales azucarados... pero no, fui y me comí el integral. No hay tampoco demasiada diferencia, pero sé que esto me ayuda a no "contar" siempre con estos alimentos que me encuentro por casa y arrasar con ellos (que luego mis hermanos no tienen pan para el almuerzo y esas cosas xD). Y será mejor que sea integral. En fin, acabé poniéndome como el quico (el paquete tenía 820 g, ojo, y ya había comido otras cosas...).

El miércoles ya tenía la ansiedad "matada" y no me costó demasiado... algún picoteo nocturno de dulce de membrillo, pero nada desmesurado (unos 200 g). Poco a poco esos momentos de tensión se reducen, aunque todavía aparecen. Cuando me pasa, siento que respiro más intensamente, inhalo y exhalo fuerte y rápido, me siento nerviosa y ansiosa. Suele pasarme cuando llevo tiempo sin poder dedicarme a mí exclusivamente. Sí, me he dado cuenta, es uno de los motivos de los atracones.

Necesito tener ratos para mí, para mis cosas y planificar a mi antojo. El martes ya era el cuarto día que pasaba en casa de mi novio (a excepción de pequeños ratos del lunes porque tuve que trabajar y renovar la mochila de ropa), y ahí no tengo la misma libertad de movimiento, por así decirlo. No tengo mis cosas, ni mi espacio, ni mi ambiente, y tampoco tenía mi comida (por eso el queso y otras cosas... no me voy a poner con el colacao delante de nadie). Además, valoro mucho comer tranquila, no me gusta que haya conversación, televisión, y mucho menos cuñados, cuñadas y suegra en un ir y venir constante. Sin contar las continuas preguntas sobre qué estoy comiendo y a qué horas (un puré de patata a las 6 de la tarde no les parece normal, y, joder, es que prefiero comer sola, de verdad, me harta, me dan ganas de esconderme xD).

Hace muchos años que como sola. En mi casa, la hora de comer o de simple reunión significaba acabar discutiendo por una cosa u otra. Cualquier tontería era válida. Y estando mis dos hermanos pequeños y mi abuela... ni te cuento. Mi abuela es muy guerrera, mi padre muy tozudo, mis hermanos unos contestones... Total, acabé independizándome en mi propia casa y mi habitación es mi santuario jajaja. Años y años después, ellos siguen igual. A la hora de la comida se arma la Marimorena en el salón de casa cada día, y yo lo oigo a lo lejos, con la puerta cerrada. Es que paso.

Por eso, cuando se me rompe la tranquilidad me estreso con facilidad y busco esos momentos a solas. Me doy un atracón y vuelve la calma. Qué mierda. Por suerte, sólo sucedió el martes, y no lo hice con lo primero que pillé en la cocina. 

El problema fue cuando eso se convirtió en una costumbre y lo hacía cada día, sin ansiedad, sin motivo, por simple gusto. Unido a otros problemas que me hacían sentir algo hundida... Y es lo que estoy tratando de solucionar... ^^

El jueves tampoco tuve demasiado problema, ya dos días en mi casa, con más tranquilidad, haciendo mis cosas... eso sí, me regalaron un bote de almendras garrapiñadas de 200 g y me lo comí entero jajaja, pero qué son 200 g? Muy poco, de verdad xDD no lo puedo considerar atracón real de los míos.

Bueno, quitando esos pequeños picoteos diarios, mini caprichos, han habido sólo 2 días críticos, el de las palomitas a tope y el de los 820 g de pan integral. Pero estoy contenta, me noto mejor de ánimo y de ansiedad. Ya no me siento tan dominada por alimentos de mierda. He comido menos chicles que la semana anterior. El colacao también ha disminuido. No he comido chuches, ni pan blanco, ni colacao normal, ni cereales azucarados.

Me siento más dueña de mí misma al fin. Voy a hacer una semana más hasta que ya pueda llevar esto con normalidad. Porque a pesar de que he mejorado, los 200 g de queso, 200 g de dulce de membrillo, 200 g de almendras garrapiñadas... uf, cada día es algo, y he sentido en ocasiones que lo hacía por matar la ansiedad. La gente normal se pone dos lonchas de queso en un bocata, no se come todo el paquete porque sí.

Pongamos 5/7 bien, y mañana empieza la definitiva.

jueves, 19 de marzo de 2015

Semana #3 - Objetivo sano.

Obviamente algo no va bien cuando necesitas darte atracones. A mí, me evaden por completo. Me hacen no tener que pensar en otras cosas. Es como un momento de gloria, en el que no existe nada más. Y necesito esos momentos frecuentemente.

Si fumara, estoy segura de que necesitaría tabaco constantemente. Sería una ruina.

También, esos lapsos de ansiedad, deben tener alguna explicación. Preocupación, nervios...

Así que, juntando la ansiedad con el bienestar momentáneo del atracón, tenemos el combo perfecto. Pero, efectivamente, es poco duradero. No se soluciona el problema de raíz.

Y es que no sé realmente por qué me pasa. No me privo de nada, como mucho y bien (quiero decir que no como una ensaladita con una pechuga de pollo... porque entonces no sería ansiedad, sería hambre, y no me extraña que así surjan atracones en personas con dietas estrictas). He podido comer como una cerda, y me quiero dar el atracón igual. Incluso pensando: pf, es que no tengo ni hambre y me voy a llenar muchísimo, pero me quiero comer un paquete de lo que sea. Me da calma y paz hasta que me lo acabo.

Por eso los chicles me ayudan bastante, y no puedo dejarlos. Al menos no estoy comiendo 3 paquetes diarios como hace unas semanas. Que ni éstos me ayudaban a parar los atracones.

Los atracones van a seguir existiendo, pero tengo que procurar que sea con buenos alimentos, sólo es eso. Nada de comida que es puramente azúcar, que no es ni comida. Alimentos que nutran. Y poco a poco ir reduciéndolos.

Es verdad que estoy pasando por una época de problemas y pueden ser los detonantes, pero, joder, no es motivo. No. Aunque, visto de otra manera, mucha gente bebe alcohol, toma medicamentos, fuma marihuana... ¿Por qué se desahogan así? Ahí encuentro un poco de conexión.

¿Castigo o recompensa efímera? Yo qué sé.


Efectivamente, acabé comiendo leche en polvo el mismo viernes. Un bote de 600 g que estaba más o menos por la mitad... unos 300-400 g, y como se acabó, no volvió a suceder (menos mal...).

Pero digamos que se me "abrieron" las ganas de atracón, y eso pasó ANTES de la hora de comer... después de la leche en polvo comí bastante queso, 5 ó 6 plátanos y puré de patata, de esos sobres que se supone que son 4 raciones... me quedé súper llena y con miedo de tener dolor de estómago. Por la noche, sorpresa! Tenía ganas de atracarme de nuevo, joder... pero intenté ser fuerte (ya lo había hecho por la mañana, jolín....) y me comí 2 paquetes de chicles para calmarme. Tuve los intestinos un poco revueltos después.

El sábado no estaba muy allá para hacerlo bien. Intenté calmarme comiendo fruta, yogures... y no lo pude evitar. Cayó un paquete entero de pan bimbo blanco por la tarde (no tenía del integral ni nada... error) y, como no tuve suficiente, 2 barras enteras de pan blanco con queso de untar. Sí, 2, enteras, bien grandes :/ madre mía... digno de dolor de estómago durante la noche. Por suerte tuve alguna molestia pero no fue a más.

El domingo ya me notaba contenta y decidida a coger carrerilla. Porque cuando lo haces un día bien, ya tienes el impulso suficiente para seguir. Comí muy bien, bastante cantidad pero bien, y de cara a la tarde me dio un ataque raro y me puse a buscar por armarios, cajones, nevera... algo que llevarme a la boca, como una loca (idiota de mí por no tener mis alimentos comodín). Me acabé comiendo un paquete entero de tostadas y 1 barra de pan blanco, otra vez. Y aún así no estaba satisfecha y me lié con el colacao azucarado y la nocilla a cucharadas. Cantidades nada despreciables.

Bajón terrible...

Es que no aprendo. NO APRENDO. No veo que me hago mal. No veo lo pésimamente que lo he pasado y me arriesgo a volver a estar así. Y encima soy tan estúpida de quedarme sin existencias para el fin de semana, pensando en que no me pasará, que podré comer normal y punto. Y no. Y yo trato de evitar los atracones, me hago puré de patata, como fruta, bebo zumo, como chicles... y acabo cayendo igual. No hay manera, no lo entiendo.

Por eso creo que es importante contar con buenos sustitutos de los alimentos que suelo ansiar. Cereales integrales, pan integral, colacao sin azúcares... Al empezar me valía con cualquier cosa, hasta con fruta y verdura. Pero estos días no. No sé qué me pasa. Paso de ponerme a cocinar, es más fácil coger el pan. Y la fruta de esta temporada no me atrae para nada...

El lunes ya sí que no estaba nada positiva, quise empezar bien pero estaba con un runrun constante, y por la tarde me compré 4€ de chucherías, me las comí sin ilusión, sin alegría, sin nada, cuando para mí las chucherías son sinónimo de felicidad, de que me lo estoy pasando bien y compartiendo momentos con alguien, no sola y con amargura. Para colmo, por la noche, me comí 3 tazones enormes de frutos secos variados y quedé a punto de explotar.

Viernes, sábado, domingo y lunes MAL.

En mi favor puedo decir que me vino la regla el martes... estoy casi segura de que no tiene nada que ver, porque esto me pasa cualquier día, pero quién sabe...

El martes, al fin, me puse las pilas. Hice una compra decente y no tuve problema. Tan difícil era?? Pero es que me quedo tan desganada que yo misma me dejo caer... Comí 400 g de cereales integrales en un momento crítico, pero no lo considero mal. Chicles también. Así que, por fin, tuve un día bueno. Y el miércoles me costó mucho menos y genial, aunque 2 paquetes de chicles y colacao sin azúcares a cucharadas.

Hoy, jueves, también muy bien. Pero con el colacao sin azúcares... lo tengo aquí a mi lado. Todavía no he abierto ningún paquete de chicles y espero no hacerlo... a ver si aguanto hasta mañana.

No puede volver a suceder eso de no tener nada. Pan integral, cereales integrales, puré de patata, colacao sin azúcares, alguna que otra verdura, zumos... con eso me vale.

Y con los chicles tengo que intentar no pasar de un paquete diario.


3/7 días bien...

Centrarme en: COMPRAR, TENER SIEMPRE MIS COSAS. Aunque gaste más dinero del que debería. Que nunca me falte comida buena. Porque si no tengo nada, acabo cogiendo cereales azucarados, pan bimbo normal, colacao azucarado... lo hago, sin remedio, sin ponerme trabas.

Ha sido una semana muy mala... Desde que comencé el objetivo, no había comido chucherías ni colacao normal... esta semana he tirado muchas cosas por la borda, entre ellas mi ánimo. Y me joroba muchísimo, porque, aunque parezca una tontería, la leche en polvo fue el detonante. Sabía que la iba a pifiar, y lo hice igual. Y mira lo que me está costando remontar. No puedo permitir que algo así me desmorone todo el trabajo.

Esta semana ya estoy convencida de lograr 7/7. 

jueves, 12 de marzo de 2015

Semana #2 - Objetivo sano.

El jueves pasado, fatal. Ya lo expliqué en la anterior entrada xD por lo que el viernes bien, que estuve enferma y para recuperarme comí muy suave (y no me costó nada, porque todo me daba náuseas).

El fin de semana, atemorizada por volver a ponerme mala, lo hice más o menos bien hasta el domingo por la noche. Menos mal. Y qué bien te sientes cuando te tratas bien, qué diferencia! Por qué no compensa? Por qué no pienso en lo contenta y llena de energía y bienestar que estoy cuando me alimento bien? Sin malas digestiones, sin llenarme hasta reventar y quedarme casi inmóvil (xD sí... qué masoca)...

El sábado fui al cine y no me vi tentada por las chucherías!

El domingo comí bastante queso, unos 250 g (mejor, frente a los 400 del otro día). Comí chicles también. Pero me he comprado los de la marca Dia y son diferentes, al masticarlos son distintos y no pierdo tanto el control con éstos! Lo malo fue que por la noche me comí 3 tazones repletos de frutos secos: almendras, avellanas, anacardos, cacahuetes... Con lo bien que iba... pero no estuve en casa y me faltaban mis cosas :( Aún así, tampoco fue terrible, no? Los frutos secos son muy buenos, pero no tengo medida... y durante la noche el estómago estuvo un poco resentido... soy tonta...

El lunes por la tarde, me moría por unas chuches. Me compré unos caramelos tipo sugus, sin azúcar, y luego estuve algo hinchada. También bebí 1 litro de zumo y, bueno, me engañé un poco jaja. Lo doy por superado.

El martes bien también, comiendo mucho pero cosas buenas. El miércoles parecido, pero me hinché a zumos, yogur bebible... (de litro en litro voy yo) y también comí mucho, por lo que estuve bastante llena y me incomodó toda la tarde. Por la noche, no sé por qué, me dio la ansiedad (había comido mucho y bien!) y me comí 2 paquetes de chicles de los de 32 unidades cada uno...

Hoy he comido bien también, parece que no tan bestia como ayer porque me encuentro mejor, y he estado picoteando algún chicle. Ahora mismo me encuentro fenomenal, pero cerca de la medianoche se me giran las tornas o qué sé yo, y vete a saber!! Pero no tiene pinta! :S Intentaré ir a la cama pronto.


Resultado: 5/7 bien :) vamos mejorando. Aunque algún día tiene su pero.

Conclusión: Esta vez no caí en el error de no comprar toda la comida que fuera a necesitar. Hay que comer, comer mucho, claro que sí. Nutrirse correctamente. Cantidades generosas! Pero me pasa que, aún así, aún habiendo comido de todo, me dan ataques de ansiedad. Así que, si se dan, hay que comer pero la opción sana. Es sencillo!! Y no sentirse mal por ello. 

Lo digo porque si me tengo que comer 1 kg de verdura, me lo como. O 400 g de cereales integrales. 300 g de arroz. 1 litro de zumo. 250 g de queso. Sí. La diferencia es abismal!! Como mucha cantidad igual, pero me siento increíblemente mejor. No tengáis miedo a comer :) nada de cantidades ínfimas. Debemos escoger los alimentos adecuados!


Me gustaría hacer una semana todo bien, pero es complicado. Sabéis que ronda por casa? Leche en polvo. Hace muuuuucho tiempo que no la tomo... Antes me la comía a cucharadas, como el colacao. No sé si me voy a poder resistir :/ no es buena... es prácticamente azúcar. Qué rabia, porque trato de superar ciertos alimentos y aparecen otros. Ahora los cereales azucarados y el colacao no me llaman tanto, pero aparece ésto y me siento muy vulnerable...

Estoy segura de que caerá... ni yo misma me estoy poniendo trabas para ello. Puedo optar por muchas otras cosas sanas y mi cabeza no me deja, ahora quiere leche en polvo. Y me da miedo hacerlo un día y engancharme. A unas malas, se acaba el bote y que no se compre más. Madre mía...


Voy a seguir con el objetivo sano hasta que consiga un 7/7, eso lo tengo claro!! 7 días seguidos sin atracones de alimentos chatarra.

viernes, 6 de marzo de 2015

Semana #1 - Objetivo sano.

Ya ha pasado una semana desde que me propuse comer más sano. Empecé bien, pero estos últimos 3 días han sido horribles. No he podido superarlos, y no encuentro el por qué. Si bien es cierto que me ha pasado otra cosilla que me ha jorobado bastante... por suerte no se trata de personas que te fastidian, pero bueno, me limita bastante y de momento no tiene solución. Digamos que se arreglaría fácilmente con dinero. Paciencia... paciencia, pero no lo pagues con tu salud, muchacha, que no tiene la culpa!


Para organizarme bien y no meter la pata, marqué unas pautas. Pautas que seguí los primeros días y martes, miércoles y ayer, jueves, me tomé por el pito del sereno.

Primero, cambios en los alimentos:
- Cereales azucarados por cereales integrales.
- Pan de molde blanco por pan de molde integral.
- Cacao en polvo normal por cacao sin azúcares añadidos.
- Chicles sin azúcar por caramelos sin azúcar.
- Chucherías por... nada. Más bien, por comida, simplemente. Es mejor comer cualquier otra cosa que chucherías. Fruta, aceitunas, sopa, patatas, puré, yogur, arroz... lo que sea.

Antes que eliminar, mejor substituir!

Segundo, tener siempre disponible la alternativa sana. Nunca encontrarse sin nada.

Tercero, no dudar en comer, sea la hora que sea, si me da la ansiedad. Pero siempre la opción buena. 

La tercera pauta no debería ser así, porque la comida sigue siendo la respuesta, pero no es algo que se pueda cambiar de un día para otro, digo yo... así que, la mejor solución que he visto, ha sido esa.


No cabe duda de que, al principio, la opción buena es mucho menos apetecible que la insana, pero que mucho. Por lo que sí, me he liado con el colacao a cucharadas, pero como éste no está tan bueno, no he abusado en absoluto. Me canso antes y a veces es que ni me apetece. Pero sé que el azucarado no lo voy a tocar! (Trabajo mental duro... xDD)

Los caramelos tampoco me enganchan mucho, puedo comerme 3, 5 o más, pero no me provocan lo mismo que los chicles, que me fulmino los 32 en un abrir y cerrar de ojos.


Vamos por días:
El jueves pasado, primer día, lo superé sin problema. Ahora bien, el viernes por la noche, me moría por un chicle. ME MORÍA. Jajajaj, terrible, qué mal lo pasé. Pero sabía que si me comía uno, no podría parar.

Algo que no he hecho bien ha sido seguir teniendo chicles en casa. Pero preferí mantenerlos por si en algún momento me daba la locura y optaba por algo peor. Fue duro.

Y así fue como el sábado me comí 1 paquete entero por la noche. Estoy contenta igual, la reducción de cantidad es evidente.

Desde el primer día noté que no había comido chicles. La hinchazón bajó brutalmente. Increíble.

Estuve comiendo cereales integrales, pan integral, patatas, verduras... y bien. Mi tránsito mejoró bastante y la ansiedad se redujo.

El lunes le di al colacao "sin azúcar" a cucharadas, pero nada, cero remordimiento. No hay que sentirse mal, progreso ha habido, aunque sea pequeño. Debemos felicitarnos y valorar nuestro esfuerzo, chicas! Confieso que me apetecía de sobremanera una mega-bolsa de chucherías. Qué antojo...

Eso sí, el martes, se lió gorda. Y me arrepiento mucho porque fui imbécil: no tenía fruta, ni verdura, ni cereales "buenos", ni pan integral... NO TENÍA NADA!! Me vi capaz de tener un día normal, o qué? No sé qué pasó por mi cabeza. Porque me veo empezar el día muy bien y parece que tengo fuerzas para superarlo. Pero llegó la tarde y se me hizo un mundo. Por evitar el pan bimbo normal y las guarrerías, comí queso en polvo, del que se echa a la pasta, a palo seco; dos paquetes. Para qué? Para acabar comiéndome el paquete de pan bimbo igual y otro de tostadas. ENTEROS, y loca de ansiedad.

Terrible. Me desaté. Y lo peor fue que esa noche tuve dolor de estómago. No sé si recordaréis que estuve muy enganchada al queso, y conseguí que se convirtiera en un alimento que no causara ansiedad en mí, comiéndolo puntualmente. Supongo que a mi estómago no le sentó nada bien que le metiera unos 400 g de golpe. Y el hecho de que el pan y las tostadas no fueran integrales (y que comiera una cantidad muy bestia)... me vino muy mal para ir al baño.

Lo veo, veo el mal que me hace, así que no debo permitir que se repita. DESPENSA Y NEVERA CARGADAS DE COSAS BUENAS SIEMPRE!

El miércoles empecé bien, pensando en remontar, SIN PENSAR EN EL DÍA ANTERIOR. No debemos pensar en las meteduras de pata. Tenemos una nueva oportunidad y hay que aprovecharla. Si vives anclado en el pasado, no avanzas. Te da más ganas de hundirte. FUERA!!

Sin embargo, no fui capaz. Todo lo que como de atracón va a parte de las comidas normales, eh? Y, bueno, me puse fina de frutos secos... aún habiendo estado mala del estómago.

Ayer, jueves, ya me vi de mal humor. No tenía ganas de nada, todo me salía torcido. Estaba muy negativa. Y acabó peor. Paquete de pan bimbo entero, paquete de tostadas entero... Paquetes de 800 g y 300 g... había comido puré de patata, había tomado leche con cacao... y más cosas, no sé, comí muy bien. Y por la noche hago eso. Inexplicable... no alcanzo a comprender.

Hoy me encuentro terrible. Terrible. Normalmente paso malas noches de estómago, pero hoy se me ha postergado al día. He pasado más de medio día con náuseas, mareos, diarrea, mal sabor de boca... sólo pensar en el pan bimbo me da repulsión. Estoy hecha polvo. Ahora estoy en la cama, algo revuelta. Ha sido un día de comida blanda y de recuperación (a pesar de que he tenido que dar algunas clases que estuve a punto de cancelar, pero por mis ovarios he ido, no puedo permitir que esto afecte mi vida profesional... ya es el colmo).


Bien, a comenzar de nuevo. Ha sido una semana de prueba, por así decirlo. Bastante fatídica al final xD de 7 días, uno comí chicles y otros 3 de atracones de pan blanco, tostadas, queso, frutos secos... 4/7 bien (me perdono el de los chicles jaja).

No vamos a ver la parte mala. Me he demostrado que puedo, pero he de ser más constante, firme e inteligente. Me alegro de haberme puesto las pilas y exigirme un cambio de actitud, no quiero seguir sumida en los atracones y en la comida chatarra. NO SE PUEDE VIVIR ASÍ. Pero todavía tengo que trabajar mucho en ello...

Ya he cargado la nevera y la despensa de todo lo que necesito. Intentaré que no se repitan esos episodios de ansiedad nocturna, pero, si se dan, que sea con alimentos más adecuados. Que, cuando pasa una vez, es muy difícil cortarlo. Ya ves, llevo 3 días así. Empiezas uno y no puedes parar. He tenido que enfermar para reaccionar.


Tengo que ir recuperando poco a poco una alimentación sana. Es genial tener tus caprichos de vez en cuando, pero cuando te atrapan de esta manera y entras en un círculo vicioso interminable y demoledor, hay que actuar. Que las consecuencias son malísimas. 

Yo siempre me he dado mil caprichos, y de vez en cuando podía darme algún atracón y encontrarme mal. Comer con ansia, pasarte y que se resienta el estómago. Pero de ahí a que sea una conducta diaria y necesaria, NO.


Me cuesta y me va a costar una barbaridad. Pf. Qué difícil, joder. Pero no hay que rendirse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...