jueves, 26 de febrero de 2015

Objetivo sano.

Bueno, ya basta. Basta de chucherías, crispis azucarados, colacao a cucharadas, etc.

Conseguí mejorar mucho mi alimentación en los últimos meses, hasta que llegó algo personal que me rompió todos los esquemas y volví a encontrar un desahogo en la comida chatarra y el azúcar. Ahora me cuesta volver a la normalidad y caigo constantemente.


Ayer, sin ir más lejos, me comí dos cajas enteras de crispis, que tienen 400-500 g cada una. Y nada de integrales e historias, de los que tienen más azúcar que otra cosa. Energía a tope, y luego me sentí súper rara, muy acelerada. Claro, con el chute de azúcar... me pasó hace mucho tiempo, un día que abusé del colacao a cucharadas. Creo que lo tomé por la tarde-noche y, ya de madrugada, se me aceleró el pulso muchísimo y sentí una necesidad brutal de comer atún y jamón salado. 


Cuando me pasa algo así me asusto. Sé que no es nada, que es momentáneo, pero también sé que no puedo seguir haciendo cosas así. Porque a la larga sí que puede dar problemas. No puede ser una costumbre.

Con lo bien que estaba yo... y ahora se me hace un mundo. Ya no tenía ansiedad, estaba tranquila, no sé. Me sentía en paz, bien, feliz. 

También estoy comiendo un montón de chicles cada día. Sabéis los paquetes de Mercadona de 80 céntimos, verdad? Que vienen 32 chicles. He llegado a comer 3 paquetes diarios. Lo mejor es el día que sólo como 1. Madre mía. Resultado: gases, pinchazos, hinchazón... terrible.


Así que vamos allá, reto, reto serio. Día 1 sin chicles, sin chucherías, sin crispis azucarados, sin colacao a cucharadas. En general, sin azúcares que no nutren. No me aportan nada, no son saludables.

Prioridad a los alimentos reales, especialmente frutas y verduras. Siendo flexible y comiendo generosamente, pero sin esos "alimentos" vacíos.

Me voy a comprometer y a hacer un review semanal, a ver qué tal lo llevo. Porque no va a ser fácil. Es mucho más sencillo llegar a casa y agarrar un paquete de pan bimbo que ponerse a cocer cualquier cosa. Y de entrada me parece mucho más apetecible la chatarra que cualquier otra opción sana, pero supongo que es cuestión de costumbre. Cuando vas dejando atrás esos alimentos que no aportan nada, ya no los echas de menos.

Joé, qué difícil va a ser... jaja. Venga, hay que ser fuerte! Que si no, nunca se sale del agujero!

lunes, 16 de febrero de 2015

Fin de la ortodoncia.

El pasado Martes día 10 me quitaron los aparatos, ¡yuhu! 1 año y 10 meses con ellos.

Me los habrían quitado bastante antes, allá por Septiembre, pero quedaba el tema de las paletas. La mordida cruzada ya estaba perfecta y los dientes de abajo rectos, pero las paletas seguían a su bola. Era mínimo lo que tenía, una un pelín torcida, pero quería arreglarlo (por supuesto).

Cada mes la dentista probaba un método nuevo para que se alinearan. Resulta que no son iguales, por eso la ortodoncia por sí sola no pudo rectificarlas. Ahí es donde el dentista juega con sus truquitos. Y ya para Diciembre dio con la clave. Cuando volví en Enero me dijo que perfecto, que ya estaba lista, y me dieron hora para dos días después para quitarlos, pero yo no podía. Por eso se alargó hasta Febrero.

¡Y así estoy ahora!



¡Qué liberación, qué sensación! Al fin puedo lavar mis dientes como Dios manda, oh, qué gussssto. Ya me estaba cansando el hecho de no sentir que los limpio bien. Y poder mover los labios libremente, hacer el gesto de un beso, ¡increíble! Los labios se deslizan, jajajaja. Me estoy flipando, pero joé, qué incómodos son. En estos 3 últimos meses aproximadamente, me estaban cansando. Antes no, la verdad, los he llevado muy bien, no me importaba demasiado ni me han molestado en exceso.

Para la mordida cruzada he llevado bastantes gomitas que unen la dentadura de arriba y la de abajo, y también por cuestiones de encajar. Las muelas superiores de la parte derecha ya no están hacia dentro, sobresalen a las de abajo. Ha quedado todo perfecto.

Claro que mis dientes son enormes y eso no se puede cambiar. Pero enormes, eh. Unos paletones y unas pedazo de muelas que no veas... jajaj. Por eso, al menos, tenerlos alineados para mí es un alivio

Foto con los aparatos:

¡Horror!

Alguna chica me ha comentado sobre la extracción de muelas... mi opinión y la de muchos dentistas es no quitar ninguna pieza si no es estrictamente necesario. NUNCA. Son dientes tuyos que están sanos, no hay motivo consistente para eliminarlos.

A mí me dijeron que la solución fácil sería quitar 4 piezas: tendría espacio de sobras para enderezarlo todo e incluso, al tener los dientes tan grandes, se disimularía mucho porque podrían tirar hacia dentro. Pero eso te cambia bastante, hay que tenerlo en cuenta. Y no, ni yo ni mi dentista estábamos de acuerdo con ello. Me falta espacio, sí, pero no es un espacio vital. Por ejemplo, la falta de espacio hacía que los dientes de abajo estuvieran apelotonados. Ahora están rectos pero salen un poco hacia afuera (nada, mínimo). No altera mi mordida ni la forma de mi boca. Así que, no hay problema.

Conozco personas que también les han dicho lo mismo, que hay que extraer. Una chica en concreto tiene los dientes considerablemente más pequeños que los míos y no salen hacia fuera como los míos tampoco. Ni mordida cruzada ni nada... no sé. No lo veo en absoluto necesario. ¡Y "dicen" que es por cuestiones de espacio! No lo entiendo, pero bueno, es una cosa entre el dentista y el paciente, sopesando los pros y los contras.


Ahora llevo retenciones en los 4 dientes de arriba y los 4 de abajo. Es una línea metálica que, la verdad, se nota con la lengua y siento que a veces me entorpece un poco, pero es cuestión de acostumbrarse. Para las noches, debo ponerme esto:


Pensé que sería incomodísimo y me daría la noche, pero no lo he notado. Será que duermo como un lirón.

En un mes tengo visita de nuevo para ver cómo va la cosa, y ya se acabó.

Ahora toca hacerme una limpieza y me interesa muchísimo hacerme un blanqueamiento. Pediré un presupuesto y ya puedo comenzar a ahorrar jajaja.


Mi novio se va a poner aparatos también en breves en Vitaldent. Pensé que sería carísimo, pero le ha salido genial. Por 2600€ le han empastado varias muelas, le han hecho una limpieza previa, le pondrán los aparatos por el tiempo que sea necesario y, cuando se los quite, se los blanquean. ¡El blanqueamiento está incluido! Caries+ortodoncia+blanqueamiento = 2600€. 

El blanqueamiento en Vitaldent vale 310€, que yo pregunté porque estaba interesada. Es un precio fijo. Sin embargo, en mi dentista me han comentado que depende de cómo sea, vale más o menos. Así que, quedo a la espera de pedir presupuesto.


¡Dientes rectos y perfectos, al fin!

martes, 3 de febrero de 2015

Saneamiento máximo de pelo + DIU.

Ya toca romper un poco con las entradas depresivas con intenciones automotivantes, ¿no? Lo cierto es que el primer día lo "aprobé", pero ayer y antes de ayer no estuve muy bien... Hoy, de nuevo, a levantar cabeza y a ver si dura más, jolín.

Muy a mi pesar, de alimentarme tan mal, me estoy notando la piel de la cara peor. No me salen granos asteroides, pero se ve más fea. Mal tono e imperfecciones que hace 1 mes no tenía. Así que, ¡¡más me vale acabar con esta racha!!

Me gustaría comentar cómo voy con el DIU. Lo llevo hace casi 5 meses ya. Recuerdo que el primer mes fue regular, desde el momento de la introducción hasta la primera regla. Soportable, pero era algo que estaba ahí. Como si se avecinara una regla continuamente, pero podía hacer vida normal perfectamente (con Ibuprofenos de vez en cuando). Fue horrible cuando me vino la regla, eso sí. La primera no tanto, o no lo recuerdo mucho. No sé si fue la segunda, que lo pasé realmente mal. Unos dolores desorbitados. De despertarme en la madrugada y no poder estar tumbada de dolor y tener que tomar Ibuprofeno cada día. Pero cuando se iba, cero dolor. A partir del segundo mes, ya no tenía ningún malestar entre reglas. 

Los primeros dos-tres meses, tuve reglas más largas. Más abundantes no sabría decir, pero largas sí. El periodo me suele durar 4-5 días, y los primeros meses con DIU me duró 7. También, los días antes de venirme la regla, tenía pequeños sangrados, pero nada exagerado. Y tuve dolores menstruales típicos (menos la horrible regla mencionada antes), pero más que antes de ponerme el DIU.

Sin embargo, la última regla fue muy diferente. Sí que tuve pequeños manchados antes de que me bajara, pero ningún dolor (a ver, molestia puede que alguna, pero mínima) y la regla en sí me duró 4 escasos días. Cero Ibuprofenos. Y ya llevo unos 15 días desde esa última regla y no he vuelto a manchar y no he tenido malestares. Sangraré, seguramente, a los 4 días de que venga. Pero son sangrados muy pequeños. 

Sobre el flujo más abundante... lo noto más o menos igual. Sí que es verdad que en alguna ocasión puntual he dicho: ups, aquí ha bajado algo, jaja. O lo he notado al secarme con papel cuando voy al baño. Pero no es lo habitual.

Yo tenía fe en que los primeros meses eran un trance y que todo se normalizaría. Cuando tuve esa regla tan terrible me dije que si se volvía a repetir o si era lo habitual, me lo quitaría. Y no ha sido así. Todo sigue igual excepto pequeños sangrados previos a la regla.

Entiendo que pueda haber algún mes que se note más que otro, pero se puede soportar perfectamente. Yo nunca tenía dolores antes, nunca he notado la regla en sí (a excepción de que baja sangre, obvio). Quizás a una persona que ya parte de reglas algo difíciles, con el DIU se le acentuarán más.


Balance: muy satisfecha y contenta, sin miedo de seguir con él y confiando que cada regla va a ser "buena" como siempre, dentro de lo "buena" que puede ser una regla jaja.

Puntualizo que en las relaciones sexuales no ha interferido en absoluto.

Al final me he enrollado.


En el tema del pelo, el alisado japonés fue la mejor decisión que pude tomar hace 7 meses. Gracias a ello, estoy saneando el pelo todo lo posible. Desde el último corte bastante radical en Mayo y el posterior alisado japonés, considero que me creció bastante. Estas fotos son del pasado Noviembre:


Secado al natural.


Se me mantiene así, tal cual, tras lavarlo. Llevo exactamente 7 meses sin desempolvar las planchas :)

A pesar de que no me lo veía mal, es verdad que algunas zonas de apreciaban resecas y parece que la esencia de mi pelo con ondas sin sentido sigue presente, aunque en mucha menor medida. Como la parte superior me la veía genial y no iba a cambiar, decidí cortar un buen trozo de nuevo.

Estuve comiéndome la cabeza con cortármelo mucho más, a lo Miley Cyrus pero dejando pelo lateral (eso de enseñar ambas orejas no me gusta), pero se me pasó pronto. No creo que vaya conmigo, ni con mi cara ni con mi estilo. ¡¡Pero es algo que queda pendiente para esta vida!!

También, sabiendo que podía sacar partido al alisado japonés, no lo iba a desperdiciar. Puedo sanearlo poco a poco hasta que todo el pelo se haya renovado.

Así quedó:



Recién salida de la peluquería, sin alisar. Sólo quise corte, y me lo dejé secar al aire libre (así, además, me ahorraba unos buenos euritos). Me lo corté un par de semanas antes de Navidad, por si no me gustaba o para ir acostumbrándome. Pero me gustó mucho, ¡¡y ni hablar de la comodidad!! Para manejarlo, lavarlo, hacerme coletas... ¡qué diferencia! Puntas perfectas, suave y sedoso al tacto... aún siendo grueso y teniendo mucha cantidad. ¡Se agradece!

Y así me quedó en Navidad:


¡Al fin puedo sacar partido a la onda del flequillo!



Con un poquito de sérum es suficiente, pero aquí, para que las puntas quedaran despuntadas y "efecto despeinado" (que me gusta mucho, por cierto), me puse el pelo hacia abajo y apliqué un poquito de cera de peinado y laca. Que si no parecía una niña buena que nunca ha roto un plato jaja.

Muy contenta, no me da en absoluto trabajo... sólo lavar, mascarilla un ratito, y listo. Es sencillamente genial. Y me encanta cómo queda, qué más puedo pedir.

Ahora me ha crecido un poquito y no sé si seguir cortando o dejar que crezca... de momento lo dejaré crecer y de cara al verano decidiré, según vea cómo me queda. Porque en verano, llevarlo más cortito es ideal. Después de tantos años llevándolo súper largo y dándome tantísima faena, verme en esta situación es increíble. Y es que no me importa llevarlo corto o largo; simplemente me dejaré llevar en su momento y, nada, adiós planchas y bienvenido sea el pelo completamente sano.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...