miércoles, 24 de diciembre de 2014

No entiendo.

Nos quejamos de la hipocresía de la Navidad, pero somos los primeros y casi únicos culpables de que así sea.

Mi familia no es creyente y yo mucho menos, pero son días festivos, simplemente. Al fin tenemos todos tiempo para hacer algo grande. Nosotros sí nos vemos el resto del año, pero poco. Trabajo, trabajo en el extranjero, estudios en otra ciudad... y ahora que todos somos "mayores", se nota aún más la separación. Yo sí tengo ganas de ver al resto de mi familia, pero sólo a esa porción que es la buena y diría que corresponde a 1/4 de mi familia "real". Me parece absurdo tener que reunirte con personas que no quieres ver...

Otra cuestión son las comilonas, y tampoco lo comprendo. Nadie nos pone una pistola en la cabeza para comer sin medida. Hoy, en mi casa, habrá sopa de pescado y calamares rellenos o algo así (no lo sé muy bien) algo que no es desorbitado, está bien (por suerte o por desgracia odio el pescado y me dan de comer a parte jaja). Lo que veo más problemático son los dulces navideños, pero veo bastante control en la gente. Coger unos trocitos no hace mal a nadie. Yo algún año me he comido tabletas enteras y luego he acabado como el lobo de Caperucita: con piedras en el estómago moribunda en la cama jajaja espero que este año no sea así, me he propuesto no ponerme mala del estómago. Es que soy bruta con todo... Preveo que hoy no pasará, la verdad ya no me llaman demasiado.

Además, las comidas "fuertes" sólo son dos días, el 24 y el 31. ¡Ya está! Y está en nuestras manos. ¿Quieres divertirte o amargarte?

En fin de año, nos reunimos en casa de mis tíos con más invitados y cada uno trae su plato. Es genial. Está la típica mujer-ensalada, que trae un par siempre, con queso de cabra, nueces, vinagre balsámico... ¡riquísima! Muchos aperitivos, huevos rellenos, gambas, tortilla de patata... ¡está muy bien! Es como un buffet, y tú eliges. Siempre la última decisión la tienes tú.

Así que disfrutad, de verdad, me duele ver ese negativismo generalizado. Elige tus fiestas, está en tus manos que sean como TÚ quieres que sean. Y si tienes "obligaciones" familiares, transfórmalas a tu favor. Sé que no siempre es fácil, pero es hora de coger las riendas.

martes, 2 de diciembre de 2014

Cada vez menos materialista y superficial, supongo.

Cada vez me siento menos materialista. Nunca lo he sido en el sentido completo de la palabra, pero sí me gustaba tener mucha ropa, bolsos, zapatos, maquillajes... todo relacionado con mi imagen. Cada vez resto importancia a ésto. Soy mucho más práctica y huyo bastante de las modas. Quiero cosas útiles, que vaya a sacarles provecho. No voy a comprarme un jersey porque me guste si ya tengo otros que ponerme.

Estas Navidades, estamos a dos velas en casa. Poco vamos a dar y recibir. Por mi parte, voy a intentar regalar un detallito a mis dos hermanos, a mi padre, a mi abuela y a mi novio. No será nada extraordinario, pero espero que les haga ilusión. Yo no necesito recibir nada, la verdad, me sabe hasta mal. Pero, a ver si para las rebajas puedo abastecerme de:

- Mallas deportivas gruesas (15€, aproximadamente).
- Chaqueta deportiva abrigada (espero que no más de 20€).
- Pijama calentito cuqui (espero encontrar algo por 15€).

Y nada más... pensé que se me pasarían más cosas por la cabeza, pero no... No necesito ropa, no necesito zapatos... Y ahora no me importa ir de sport en el día a día, no me parece que quede feo y además es muy cómodo. Pero para pasar el invierno sufriendo menos algunos días, me gustaría tener esas tres cosas.

Antes, cuando veía blogs de moda, se me caía la baba con las prendas y complementos de las chicas. Ahora me producen bastante indiferencia... pienso que es un gasto innecesario y me siento mal por haberme gastado tanto dinero en su momento (aunque siempre he sido de ir a por lo barato). Antes me encantaba probarme modelitos, combinar bolsos con zapatos... hasta que me di cuenta de que era una locura y ya nunca me veía bien con nada. Llegué a la conclusión de que cada vez necesitaba comprar más y más. Hace algo más de un año empecé a cortar con esta conducta (al fin), comprando sólo prendas básicas de colores básicos.

Mi look por excelencia es un jersey cualquiera (de cualquier color y cualquier estilo) con mallas negras, zapatillas negras y bolso negro. Sí, todo muy dark, pero a mí me gusta el resultado, y no me como la cabeza en absoluto. A veces, puedo ponerme unas manoletinas o un bolso de otro color, que vaya con el jersey. O, en lugar de mallas, un tejano (pero muy poco, me gusta ir extra-cómoda).

Todos mis esfuerzos y mis acciones van encaminados a la sencillez, quiero una vida simple en todos los aspectos. Menos materialismo, menos gastos, menos tiempo desperdiciado.


En lo que respecta a la superficialidad... hace años me levantaba 1 hora antes para arreglarme. Ahora en 15 minutos estoy lista, incluida ducha rápida. No voy corriendo a los sitios, me lo tomo con tranquilidad. No quiero más estrés en mi vida.

Ahora veo vídeos de gurús del maquillaje y, sinceramente, me horrorizo. Me horroriza el punto al que han llegado muchas chicas. Me horroriza el contorno y el iluminador que cambian tu cara al 100%. Me horroriza lo diferente que eres después. Esa capa sobre nuestra cara, es una capa en nuestra alma. Un maldito disfraz que es perfecto pero nos tenemos que quitar cada día, por mucho que nos duela. Cada día hay que ponérselo ante la cruda realidad. Y ya basta. Prefiero vivir con esa realidad que taparla cada segundo de mi existencia.



Esta aceptación ha sido poco a poco, no ha sido fácil pero era lo que de verdad quería, por mi salud. Quiero ser natural, depender de lo mínimo posible. No me voy a amargar nunca más por el pelo si me pilla un poco de lluvia por la calle. No voy a embadurnar mi piel de maquillaje para esconderme de mí misma.

Tenía problemas de ansiedad horribles. Comía 60 chicles al día. Me daba atracones. Estaba de los nervios. Y todo parecía desvanecerse cuando salía de mi casa impecable (una máscara que hacía más mal que bien). Ahora soy consciente de que no tiene sentido castigarme más de ninguna de esas maneras. Todo va menguando, a su tiempo, y soy siempre yo misma, sin disfraces. Insisto, tiene trabajo. Hay días que no quiero verme la puta cara en todo el día. Hay días que cojo una caja de cereales entera y se esfuma en un visto y no visto. Pero ya no es lo habitual.

Todavía tengo que hacer más introspección y mejorar muchos aspectos. Hay una parte de mí que me exige belleza y perfección. Otra parte le dice que lo conseguirá, pero sin que eso me haga retroceder. Por ejemplo: mi cara. Odio mi cara. Y voy a tratar de mejorarla cuidándola, haciéndome peelings o lo que sea (cuando pueda). Lo que no voy a hacer es volver a maquillarla, volver a ser una esclava, volver a dedicar tiempo diariamente a un mal hábito del pasado.

También, estoy tratando de alimentarme mejor. Como muchas cosas que antes no comía porque estaba enfrascada en chucherías y guarradas cada día (aunque eso no quiere decir que no lo haga de vez en cuando ni mucho menos; me doy muchos caprichos, pero no vivo de ellos).

No puedo cantar victoria, estoy en pleno camino. Pero ya avancé, y algún día llegaré a la meta.


Ojalá alguien me hubiera dicho a mis 16 años todo lo que yo ahora le diría a una chica como yo en esa edad. Aunque he tenido que pasar por ello para hacer posible el aprendizaje. Pero no compensa.

Recuerdo que mi abuela me decía que dónde iba así de maquillada, que estaba tapando lo bonita que era mi cara; o que si iba a la discoteca en lugar de al instituto. ¿Sabéis lo que me dice hoy? "Hija, ponte un poco de colorete, que me traes una carina...", "ahora se llevan unos vestidos monísimos que realzarían tu figura, nena". Gracias abuela, qué contradictoria eres. Ya ves que nunca te he hecho caso.

Sé que voy con mi peor cara. Eso, a la vez, no me anima a ir con mis mejores galas. Pero es un trance, tengo que pasar por ello. Además, insisto, mi objetivo es la sencillez en todos los aspectos. Sé que lo lograré, y no hay mejor belleza que la de la felicidad.


Aix, qué difícil. Qué difícil, de verdad. Pero se puede.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...