viernes, 18 de abril de 2014

Más ideas en torno al pelo.

Antes de tomar la decisión de cortármelo, estuve leyendo mucho sobre el alisado japonés definitivo. Por lo visto, hay sitios en los que es más caro y, en otros, más barato. Precios que oscilan entre los 180 y los 400€. Pero no siempre la opción más cara es la de más calidad. Se trata de encontrar el lugar adecuado y de conocer testimonios. 

Tengo referencias de sitios de Barcelona, pero son de amigas de amigas... amigas que han visto con sus propios ojos a otras amigas... que les ha quedado perfecto por 180€. Y eso no me vale. Necesito verlo yo, el antes y el después. Por supuesto, el pelo de esa persona antes de realizarse el alisado, ¡ES VITAL! De ello depende mucho el resultado final. 

Además, se aconseja tener el pelo sano, ya sea encrespado, ondulado, rizado... pero sano. Porque, digamos, pierde fuerza. Unas puntas muy abiertas se quebrarán; un pelo pobre, seco y desnutrido se quebrará.

No me echa para atrás la idea de que hay que hacerlo de nuevo cada 4-6 meses. Esto confunde, porque da la impresión de que no es un alisado definitivo y sí lo es. Pero si tu pelo es rizado por naturaleza, volverá a crecer rizado. Y los cm que hayan crecido, desentonarán con el resto de cabello, que estará liso-tabla. Eso me da igual, de hecho lo quiero así, porque el pelo que me crece está sano y, de entrada, es liso. Que luego se ondule/encrespe/estropee es por cuestiones externas. No me lo retocaré más, ¡sólo quiero alisar lo que ya tengo crecido y no tener que plancharlo nunca más!

El pelo sobre el que se ha realizado el alisado japonés (de calidad) siempre quedará liso. Lo dejarás secar al aire libre y quedará como recién planchado.

Sin embargo, después de pensármelo mucho, dejo el alisado japonés como última opción. Primero, trataré de sanearlo. Si, igualmente, me veo sin encontrar salida, lo haré. Por lo menos ya no tendré más de un palmo de pelo sin vida. Buscaré mucho, compararé precios y optaré por lo mejor.

También, antes de rendirme, utilizaré de productos de calidad, pero los justos y necesarios. Basta ya de champús de 3€ y sérums Deliplús. Sé que hay mejores opciones. No serán las más caras, pero tendrán más calidad. 

Ahora mismo utilizo champú y acondicionador de Fructis de Garnier (Nutri Repair) ya que el pack me salía por menos de 3€. Mascarilla Amalfi, 1,90€. Vamos, lo más tirado de lo más tirado.

El otro día en Mercadona estaba de oferta el champú y la mascarilla de la gama Gliss de Schwarzkopf, unos 4€. Así que lo compré. Ya es un avance.


Aunque ya la he probado y... ni fu ni fa. Pero mejor que Amalfi, seguro.

Y ronda en mi cabeza cortarme el pelo YA... soy demasiado impaciente. Me cuesta esperar. Estoy incluso pensando hacerlo la semana que viene. Pero creo que no estoy preparada.

¿Sabéis qué me ha impulsado? El anuncio de Claudia Schiffer. Me encanta esta mujer. Y su pelo. Y su cara. Toda ella.


¡Qué guapa! Así es como quiero el corte. Un pelín más largo quizá. Creo que me lo cortaré a fascículos. Primero un palmo y luego... ya veré.

¡Qué nervios!

martes, 1 de abril de 2014

Ganas de un cambio radical.

No sabéis las ganas que tengo de escribir, de desfogarme con cada mínima indignación que encuentro en el día a día... pero cada segundo que dedico a estrujar mi cerebro para otra cosa que no sean los estudios, me provoca cargo de conciencia. 

Me encuentro tantas injusticias y tantas situaciones inverosímiles que no doy crédito. Me hacen plantearme realmente el mundo en el que vivimos. Cómo no, los protagonistas somos nosotros: las personas. Todo lo hacemos nosotros. Este mundo es así por las personas. Para ser más concreta, aunque no venga al caso: España no va mal; las personas que la "movemos" vamos mal (o hemos hecho que vaya mal).

Y así con todo. Yo solo digo que... ojo con los profesores de las generaciones futuras. 

Ohhg, me indigno mucho, de verdad. Qué injusto es todo. 

Quiero retirarme ya y vivir de la tierra xD, no quiero ser un número de la seguridad social más. 
Ya se apañarán.

Vamos mal, muy mal.


Después de este mini-desfogue, me apetece hacer planes futuros en cuanto a mi estética. Cuando acabe la carrera (porque ahora estoy hasta el cuello, no doy a basto) quiero hacer un cambio radical. Quiero cortarme el pelo. Mucho. Quiero sanearlo de verdad. Quiero jubilar las planchas para siempre. 

Tengo el pelo muy estropeado y en esta época de estrés, de vestirme rápido y mal, de mala cara... no me apetece ir con mis pelos pajosos al aire libre, y mucho menos dar el paso a cortármelo, pues requiere una concienciación previa y una asimilación posterior. Con lo cual, me lo plancho y me veo decente, voy pasando las semanas sintiéndome, más o menos, a gusto. Así que dejaré el corte para cuando tenga la mente libre. Pero la idea ya se cuece, y tengo ganas.

Quiero acabar la carrera y renovarme, liberarme de toxinas mentales, comenzar una nueva etapa con todo un horizonte por delante lleno de propósitos, expectativas, proyectos y sueños. Y quiero que me acompañe una imagen renovada, fresca, alegre, sutil, elegante, juvenil. Quiero desprenderme de dependencias, esas que utilizo para mejorar y a la larga dan más problemas...

Mi idea inicial es la melena que se está poniendo de moda, llamada "midi":

Es un estilo que no necesita un estricto liso y encajará perfectamente con mis ondas, habiendo eliminado el palmo (o más) de pelo estropeado y sobrante que tengo. Aunque tan corto no lo quiero, me lo dejaría por debajo de los hombros inicialmente.

Adoro las melenas extra-largas y mi intención final es dejarlo crecer sano y lucir un pelo larguísimo. Y para ello es necesario pasar por las tijeras (en mi caso).

¡Tengo muuuchas ganas de verano, de calor, de ropa ligera, de renovación y de ausencia de obligaciones!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...