martes, 24 de diciembre de 2013

¡Felices fiestas!

Lejos de odiar la Navidad, son unas fiestas que me encantan. Mi familia no es religiosa y mucho menos yo, pero son fechas en las que hay festivos y tenemos tiempo libre para reunirnos y celebrar que se acaba el año, que empieza uno nuevo (aunque al fin y al cabo todo sigue igual, pero, ¿y qué? Muchas cosas nos esperan cada año... y siempre hay que tener la esperanza de mejorar) y, además, tenemos algún pequeño detalle con nuestros seres queridos, hecho totalmente prescindible (cabe remarcar). No hay motivos para odiar la Navidad, que cada uno la celebre o no a su antojo. Yo tengo dos semanas de vacaciones, ¡¡y voy a aprovecharlas!! 

¿Que no gustan las típicas tradiciones? Ok, cambiadlas, haced vuestra tradición, no hay problema. Nosotros no celebramos que ha nacido el niño Jesús, nosotros, por ejemplo, recordamos a mi abuelo que murió un 24 de Diciembre. Cuando la muerte era reciente, era una fecha triste, pero mi familia no dejaba de reunirse. No abolimos nada, lo recordamos con ternura y brindamos, y tanto ese día como el resto nos ponemos finos a comida y bebida y que no falten los turrones típicos.

Como mis hermanos ya son "mayores", los Reyes Magos serán distintos. Ahora reciben dinero, y yo les daré un pequeño detalle porque me apetece, simplemente.  

Sinceramente, espero que todo el mundo valore estas fechas festivas y las aproveche para hacer lo que no puede hacer el resto del año, porque es ¡FESTIVO! No porque sea Navidad nos reunimos con los familiares, aprovechamos para hacerlo porque tenemos TIEMPO y estamos, mayoritariamente, disponibles. ¡¡No hay que desaprovecharlo!!

Tengo una lista de deseos, propuestas de mejora para mí misma en este 2014:
- Terminar la memoria de las prácticas en cero coma.
- Comenzar la investigación para mi trabajo de final de grado.
- Graduarme con expediente limpio en Junio.
- ¿Viaje de fin de curso?
- Tener un mes sabático para mí y para planificar mi futuro.
- Buscarme las castañas ejerciendo mi profesión.
- Ahorrar, ahorrar y ahorrar para comenzar una nueva vida junto a mi novio.
- Esforzarme en comer a las horas, de plato y a poder ser sano para mejorar el estreñimiento; acabar con la ansiedad.
- Ir al máximo de clases de zumba posibles.
- Plantearme hacer el curso de instructor de zumba (LOCURAAA SÍÍ, pero me encanta).
- Renovar mi armario: comprarme unas Vans negras, mallas negras, sudaderas chulas...
- Cuidar mi pelo, conseguir que esté sano 100% con buenos productos.
- Acabar el tratamiento anti-acné y hacerme los peelings faciales necesarios hasta verme perfecta.
- ¿Depilación láser?

Si sigo pensando no acabo nunca... jajaja ¡tengo mucha ilusión dentro míoooo! Presiento que será un buen año... aunque duro y de trabajo y esfuerzo, de invertir horas, pero todo dará sus frutos...

¿Y vosotros/as, tenéis ilusiones por cumplir? ¡Poned todo el empeño para conseguirlo!

viernes, 6 de diciembre de 2013

Declive capilar.

Desde que comenzó otoño, he notado un cambio drástico a peor en mi pelo. Estaba contenta en verano, me sentía cómoda, a gusto... Si ya digo yo que el frío y el invierno lo tuercen todo. Al menos en mi vida. Me condiciona mucho el tiempo.

Estos últimos días ya no hace el descomunal frío de hace semanas, y automáticamente me encuentro de mejor humor. Quizás tenga que ver también que se acercan las vacaciones y, como consecuencia, ¡el final de mis prácticas! ¡Estoy felizfelizfeliz! Además, se nota en el ambiente que me voy pronto y estoy recibiendo mucho cariño.

Volviendo al tema, el pelo me tiene totalmente deprimida. No sé cómo peinarlo, no puedo plancharlo... había pensado cortarme el flequillo de lado y no me disgusta la idea, pero llevo tanto tiempo intentando que crezca que me da pena y no quiero arrepentirme... pero lo cierto es que no sé qué hacer con esos mechones largos de flequillo. Parecen cuernos y se ondulan mucho por colocarlos detrás de la oreja. A parte, tengo tanta cantidad que se me quedan orejas de Dumbo. En fin, un show. No sé qué hacer, mi pelo no tiene nada que ver con cómo era en Agosto.

Para cuidármelo un poco, me aplico mascarillas semanales de aceite de oliva. No noto gran cosa. Y, finalmente, me hice el tratamiento de Queratina en casa de nuevo (el último fue en Mayo y alguna otra aplicación meses después: ver aquí).

Ahora estoy utilizando esta gama de champú y acondicionador:

Nada fuera de lo normal.

Me lo lavé y, sin acondicionador ni mascarilla, apliqué la queratina. Dejé secar el cabello y lo planché para sellarla.

ANTES:













- No me costó apenas NADA plancharlo.
- El resultado del planchado fue MUY SATISFACTORIO comparando con los planchados que me hacía antes (me resultaba imposible alisarlo, estaba indomable).

Gasté medio tubo.


DESPUÉS:
 (Espejo sucio :$)
 Flequillo liso que se puede peinar decentemente.








Este alisado NO lo conseguía antes con las planchas, me quedaban trozos muy ondulados y resecos horribles, sin sentido alguno, pajoso total. Y, aún así, no ha quedado perfecto, pero para mí es un lujo. Mucho menos volumen, menos espacio entre pelo y pelo, todo hacia una misma dirección, encrespado atenuado...


Lo dejé unos días con la queratina, volví a lavar y... la verdad es que estoy, más o menos, igual que antes. Está bufado, encrespado, seco y con ondulaciones sin sentido.

No sé qué hacer, había pensado cortarme las puntas de nuevo pero no avanzo nada. No sé cómo peinármelo, la raya al lado me queda fatal, tengo tanta cantidad que el flequillo queda terrible.

Tengo un cupón de Groupon de 4 lavados y secados en una peluquería, me quedan 2, así que iré y aprovecharé para que me aconseje, porque estoy que... no sé, no encuentro solución, no sé qué probar, no sé qué hacer, y es raro...

Por lo visto la queratina no me soluciona nada, al menos la que me aplico yo. Voy a empezar a informarme acerca del ALISADO JAPONÉS. No es una cuestión de tenerlo liso, porque si lo tuviera ondulado y sano, bonito, domable, con sentido, ¡estaría encantada! Pero no hay forma de sanearlo...


domingo, 1 de diciembre de 2013

No te conformes.

Tener un trabajo no te hará feliz. 

Repetimos tantas veces que "ya es de agradecer tener cualquier trabajo" que nos lo creemos. ¿Por qué deberíamos estar agradecidos de que un jefe de mierda nos contrate por una miseria y nos explote? 

Somos unos malditos esclavos. Trabajamos como esclavos, y no vivimos. 

Entiendo que en malas situaciones debemos agarrarnos a un clavo ardiendo. Incluso a veces dejamos nuestra dignidad en un segundo plano, y tragamos con lo que haya. Pero, ¿hasta cuándo?

¿Hasta cuándo debemos vivir condenados así?

Yo te lo diré: hasta que cambiemos, ¡hasta que nos rebelemos NOSOTROS mismos con nuestra propia vida!

La solución la tienes tú, tú tienes la clave para cambiar, para mejorar, para no venderte a cualquier precio. Tú tienes derecho de vivir feliz, de no pasar 10 horas al servicio de nadie a cambio de cuatro perras.

No es justo, no es vida.

Respeto a las personas que trabajen muchísimo en algo que no es su vocación, lo entiendo y, si es lo que quieren hacer, estupendo.

Pero estoy segura de que las hay (y muchas) que no son felices, a las que levantarse cada mañana les supone demasiado esfuerzo emocional y están hundidas en una tristeza profunda. Creen que no les queda remedio, que han de renegarse. Que la vida consiste en eso. 

Y NO, NO es así. 
No podemos vivir deprimidos haciendo algo que no deseamos.

Muévete, tú tienes la solución. Dimite. Céntrate en ti. ¿Qué sabes hacer? ¿Qué puedes dar a la sociedad?

No será fácil, claro que no. El camino hacia la felicidad tiene muchos obstáculos. Pero si nos conformamos, si no luchamos contra los obstáculos, tendremos una vida "cómoda" pero sufrida e infeliz, sin motivaciones, sin sueños, sin deseos. Es lo fácil.

No te quejes, no dramatices. ACTÚA.

Haz lo posible por perseguir tus sueños. Desencadénate de rutinas y horarios. Olvida la esclavitud. Rehaz tu vida, crea tu propia manera de vivirla. Gánatela con tus virtudes.


Cambia el sistema. No te conformes. Tu destino no está en manos de otros.



Tierna infancia.

Mis padres fueron algo salidos de la regla, de lo habitual, del sistema. Mi padre era/es un heavy empedernido y conoció a mi jovencita madre de 16 años, para casarse con ella cuando ésta tenía 19 en una boda de lo más salida de tono. Por el juzgado, ojo. En esa época daba mucho que hablar. Sólo dos invitados y sus trajes eran chaquetas de cuero, vestido a rayas y pantalón tejano. Un año después, nací yo. Fuimos muy felices los tres y siempre estábamos en constante actividad: cámpings, zoos, nieve, búnkers, acampadas, piscinas, albergues... me lo pasé pipa.

Cuando comencé la escuela, descubrí algo para mí totalmente desconocido (obvio, si no, no lo habría descubierto): la religión. Rezaban todas las mañanas algo que no me sabía ni entendía y veían vídeos y hablaban de sucesos extraños. Un día se lo comenté a mi familia, hablaron con la escuela y desde entonces me mandaban en horas de religión a dibujar a la clase de P3.

Pasó un año y me cambiaron de escuela por los malos entendidos con mi tutora religiosa. Respeto absolutamente la religión, pero, como es lógico, yo también debía ser respetada. Fui a un nuevo colegio llena de pánico. Era muy rubia, con el pelo larguísimo y muy delgadita. Siempre vestía de chándal. No entendía de estereotipos. Me iba adaptando a la escuela cuando, un día en clase, una niña lloró desconsoladamente por la riña de una profesora. Tod@s se rieron de ella y yo morí de pena. Casualmente, era la gordita. Me acerqué a ella en el recreo y nos hicimos amigas inseparables a partir de ahí.

Nos complementábamos perfectamente, nos reíamos, compartíamos gustos y diferencias... como era robusta y yo un palillo, siempre me llevaba a caballito y recorríamos el patio entero. 

En esa época, recuerdo tener un poco de envidia a la "cerebrito". Era la típica niña no muy agraciada con gafas grandes. Le tenía recelo. Ella siempre tenía los deberes al día, nunca hablaba, era trabajadora. Lo que no me daba cuenta de que yo también era así, e intentaba superarme y superarla cada día (conforme pasaron los años dejé de tenerle envidia para llegar hasta a despreciarla de lo mala persona que era).

A veces en el recreo jugábamos a ser las Spice Girls, y siempre me tocaba ser la rubia. Lo odiaba, me parecía tontísima.

En casa, sin embargo, jugaba con mi primo a ser los Backstreet Boys y a hacer nuestras propias performances. También coleccionábamos los personajes de Dragon Ball Z, amaba esos dibujos.

Con esto me doy cuenta de que nunca viví los estereotipos, no me importaba ir en chándal pero tener cara de muñequita, jugar a las Barbies o al Dragon Ball, ni querer muchísimo a mi amiga gordita, porque era una persona genial. 

Seguí haciendo ética en lugar de religión, al fin hicieron algo con esos niños no religiosos. Primero estaba sola y poco a poco llegamos a ser 4 en la clase, aunque los demás sí estaban bautizados.

Doy gracias a mis padres (a mi padre especialmente) por haber sido tan reales, tan transparentes, tan auténticos, tan ellos mismos. Sin dejarse llevar, siguiendo sus propias ideas, sus propios instintos, y por no contaminarme con ello y dejarme crecer libre de prejuicios y de ideas preconcebidas. Ni siquiera nunca me machacaron con el estudio, salió naturalmente de mí.

Crecí siendo una niña inocente que simplemente conocía lo que iba viviendo y que cuando algo no le gustaba, lo dejaba marchar. 

Diferente fue todo cuando, en el instituto, la superficialidad, los estereotipos, las envidias, la maldad y las críticas/insultos, algo totalmente incomprensible para mí, eran el pan de cada día. A partir de ahí todo cambió para convertirse en un completo infierno donde las personas como yo éramos el blanco perfecto.

Y todavía sigo sin comprender cómo pueden existir personas así ni si pueden dormir tranquilamente sabiendo el daño que pueden llegar a hacer y el giro que dan a la vida de muchas personas. 


Vive tu vida, tu propia vida, sin importar qué hagan o digan los demás, somos libres, sólo tenemos una vida, vívela intensamente y deja a los demás que vivan la suya como quieran.



sábado, 23 de noviembre de 2013

Acné controlado y más cositas.

Voy por la segunda caja de Isdiben 10 mg (llevo 60 días tomándolo en mi 2ª tanda). Al dermatólogo le pareció correcto seguir con la misma dosis baja, porque así el acné se me controla perfectamente. 

No me salen granos, quitando alguno pequeñín de 1 mm aproximadamente, de esos que desaparecen el mismo día. La verdad es que estoy muy contenta, pero mi tono facial y la calidad de mi piel son pésimos.

Por cierto, el doctor me cambió de pastillas anticonceptivas. Dijo que Diane era muy agresivo, no era lo más adecuado, y me recetó Elynor, más suaves y con menos contraindicaciones por lo visto. Informo por si puede interesar, ya que no tomo anticonceptivos (pero le digo que sí).

Actualmente no utilizo ninguna crema específica, aunque hay días que me pongo protector solar facial para pieles grasas, oil free, de Solcare (Mercadona).


Básicamente la utilizo porque ya tengo zonas bastante resecas, especialmente en los pliegues de la nariz.

Me maquillo diariamente aunque utilizo muy poca base de maquillaje, pongo pequeños "puntos" de producto en las zonas más feícas, un poco de corrector y el resto son polvos claritos y un poco de colorete. No noto que me haya empeorado por el uso de maquillaje... pasé todo el verano sin maquillarme y estoy igual, claro que sigo empastillándome.


He leído algo acerca de curar el acné con la alimentación, especialmente una alimentación crudivegana y... más quisiera yo, pero me resulta imposible. Algunas ya sabéis mis batallitas con el colacao... jajaja ciertamente, he reducido la frecuencia, pero todavía cae de vez en cuando. Ya no me provoca lo mismo que antes, pero en ocasiones sí lo "necesito". Y, bueno, en general sigo comiendo chucherías, guarradas... cero frutas, cero verduras, cero pavo (¡con lo que me gustaba!). No sé por dónde ir con este tema.


Por otro lado, me apetece renovar mi armario al 100%. ¡Quiero ropa nueva, diferente! Pero no me lo puedo permitir... Siento que la ropa que utilizo me hace mayor, me apetece cambiar radicalmente, utilizar sudaderas, bambas, mallas... más rollo deportivo (aunque de deportista tenga poco jaja). Me parece tan cómodo de llevar y tan sencillo de escoger... nada de comidas de cabeza cada mañana, ni cómo combinar X botas con X bolso y X chaqueta, ¡estoy harta!

Además, ese look me rejuvenece muchísimo. En ocasiones he probado con ropa de mi hermana y doy fe. Luego para los fines de semana, fiestas, cenas... ¡tendré ropa bonita de sobras! Y estaré emocionada por arreglarme. Ahora no tengo ningún aliciente...

Reyes Magos, ¡ya sabéis jiji!


¡OH! Se me olvidaba. Hace casi un año escribí un post súper asustada porque creía que tenía una hernia umbilical. Se me puso el ombligo como un mejillón... (ver post) ¡ME HA VUELTO A SUCEDER! Casi justo por las mismas fechas... qué casualidad. Se me ha infectado e inflamado el mismo trocito de piel, incluso. Empecé con unos dolores en el abdomen pero justo por la zona del ombligo, eran pinchazos agudos internos, pero no hice demasiado caso. A la semana se me inflamó. Parece como un grano gigante pero está duro; me ha salido pus pero es imposible que salga eso de ahí porque está duro... hay que dejar que baje la inflamación y se vaya sola. Me he quitado el piercing (que no tiene nada que ver) y me lo lavo varias veces al día, aplico agua oxigenada y en ocasiones alcohol. Me sangra con frecuencia de la herida... por las mañanas suelo levantarme con el ombligo lleno de sangre seca. Horror. Pero parece que ya va curándose... Aish, qué cosas.


Os dejo con unas fotos del progreso del acné, las marcas y la piel de mi cara:

Zona reseca de la nariz... ahí tuve un pequeño brote de mini-granos y ya está todo seco.


Marca del mega-grano de final de verano.

Hoyos y marcas diversas, tono facial pálido y sin vida.

viernes, 8 de noviembre de 2013

2ª tanda de isotretinoína: 40-50 días aproximadamente con Isdiben 10 mg.

Me hice los análisis la semana pasada y los apartados que tienden a subir los tengo así:

Colesterol total:
2012
Noviembre - 147
2013
Febrero - 135
Marzo - 159
Mayo - 153
Junio - 159
Julio - 156
Octubre - 126

Triglicéridos: 
2012
Noviembre - 43
2013
Febrero - 49
Marzo - 78
Mayo - 78
Junio - 120
Julio - 36
Octubre - 65

Glucosa:
Meses anteriores 80, 80, 80, 85.
Octubre - 76

Enzima - Aspartato aminotransferasa:
Meses anteriores 21, 22, 22, 65 (por encima del límite).
Octubre - 19

Todo dentro de los límites ahora mismo. Tolero bien el tratamiento, la verdad, quitando esta última enzima que subió hacia el 7º mes y está relacionada con el hígado. Pero ha vuelto a la normalidad e incluso menos.

Exteriormente, no me han vuelto a salir asteroides. Sí que me ha salido un pequeño brote, pero minúsculo, alrededor de la zona derecha de la nariz. Pequeños granitos de 1 mm que para mi desgracia toco sin darme cuenta, porque a veces me pican. Y sé que tocarlos me viene fatal, vete a saber qué traigo en las manos... Intento evitarlo al máximo, pero lo hago inconscientemente y me están durando los malditos.

Vuelvo a maquillarme cada día, aunque mucha menos cantidad que antaño. Ya sabía que volvería a hacerlo... es que sino tengo muy mala cara. Y la sigo teniendo aún maquillada, pero un poco menos. No hay nada que me apetezca más que echarme 3 kg de potingue, delinear los ojos y verme guapa. Pero me aguanto...

La semana que viene visito al dermatólogo y veremos qué me dice. Si no fuera porque me vuelven a salir asteroides, desearía con todas mis fuerzas haber empezado los peelings. Si me lo propone, digo que sí de cabeza.

Además, tengo el pelo hecho un completo estropajo. ¿Puede ser por el tratamiento anti-acné? No lo creo. Pero está pajoso, seco... parece un guante de crin. Y ya ni me lo puedo planchar, porque ¡¡queda peor!! Un intento de liso pero más estropajoso aún, con ondulaciones a la virulé. 

Este fin de semana utilizaré el 2º pote de Keratina que compré en mayo (ver post del tratamiento). Quizás este tiempo lo he tenido mejor por el tratamiento de la Keratina. Me lo apliqué en mayo y algunas veces posteriormente hasta que acabé el tubo. Puede que ya sea hora de volver a utilizarlo...

Apunto que la piel de la cara no la tengo demasiado reseca, la tengo bien. Se ha controlado el sebo, no me levanto cada mañana echando aceite por los poros como antes. No se me pone la cara brillante durante el día. Simplemente eso. Y los labios siempre los tengo secos, nada del otro mundo.

Próximamente fotos del estado de la piel de la cara + visita al dermatólogo, y fotos de mi pelo hecho esparta + tratamiento de Keratina de nuevo.


domingo, 27 de octubre de 2013

VPH y algo más.

Hace unas semanas volví a mi ginecóloga para los resultados de las pruebas de hace 3-4 meses y... ¡ESTOY CURADA! Se marchó el virus del papiloma humano :) ¡Al fin! Después de más de año y medio mareando la perdiz... aunque no era algo que condicionara mi vida diaria, pero ahí estaba.

Ahora podré ponerme un DIU (antes no podía porque puede promover la "expansión" del virus, por así decirlo) y olvidarme de los preservativos. Espero tolerarlo bien.

En esta semana que empieza me toca hacer análisis de sangre por el tratamiento anti-acné. Veremos si se me he ha disparado algo o no. Es probable que sí porque ya sabéis lo que me gusta el dulce... ¡no tengo remedio! Ya llevo casi 1 mes y no me han salido granitos ni granacos. Todavía tengo la marca del último asteroide, sí sí... tremendo. Pero estoy medianamente bien. Aunque confieso que me maquillo un poquito cada día, unos días más, otros menos... depende de mi estado de ánimo.

Al igual que con el pelo, a veces me lo plancho... sí, he vuelto a coger las planchas, pero no tan a menudo. Ya sabía que me pasaría al acabar el verano...

Me veo horrenda últimamente, esto de hacer prácticas por amor al arte de lunes a viernes de 9 a 17, qué quieres que te diga... me tiene harta. Pero eso no quita que adore lo que hago ni que no lo esté pasando bien. La verdad es que estoy genial, me tratan muy bien y los niños son un encanto. Pero me estresa tener tan poco tiempo para mí. Aunque me digan "¡si tienes toda la tarde libre!", pues oye... yo estoy deseando llegar a mi casa sin pegar palo al agua, descansando y sin estímulos exteriores... Quizás me ha pillado en una época baja de motivación, además, esto ya lo preveía antes de comenzar... ya me pueden llamar vaga o lo que quieran, vivir para trabajar no es vivir.

Así que a seguir aguantando hasta Navidad lo mejor que pueda... debo tener en cuenta que me están valorando e intentar forzar el interés (cosa que no me pasaba en las prácticas anteriores... aunque ahí se trabajaba 1 hora menos, y tenía el colegio a dos pasos de mi casa).

No quiero escribir demasiado en el blog porque me siento mal pensando que debería estar escribiendo la memoria de las prácticas... al final no hago ni una cosa ni la otra, me pillará el toro, lo veo.

Además, ver cómo poco a poco se acerca el frío... llevar pantalón largo... oj, me estresa tanto todo. Qué repelente estoy.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Isdiben.

A partir de mañana, vuelvo al tratamiento anti-acné. 

Isdiben 10 mg. Dosis muy baja, porque sólo es para, digamos, afianzar el tratamiento anterior. No es necesario meter un chute de isotretinoína grande ahora mismo, pero parece que tampoco conviene quitármela de repente. 

¡Tengo la piel muy aceitosa! :(

No sé por qué me ha cambiado de marca, pero el principio activo es el mismo.

Nada, ¡vuelta a empezar! Con tal de que no me salgan más granos, estoy feliz. Ahora ya estaría tratándome las marcas si no fuera por ésto, pero todo llegará...

En 4 ó 5 semanas vuelvo al dermatólogo con el análisis de sangre hecho (ya me había acostumbrado a hacérmelos cada mes, con el pánico que me dan... ahora vueeeelta, puf).

Y el próximo martes ginecóloga, a que me den los resultados de las pruebas de hace 4 meses. Ojalá tenga buenas noticias...

viernes, 20 de septiembre de 2013

Temporadas.

Desde que estuve de vacaciones una semana fuera sin internet, me da una pereza tremenda hacer nada en el ordenador que no sea ver series interesantes xD últimamente he vuelto a leer algunos blogs y sí, me entretiene y me gusta leer a muchas chicas y les diría miles de cosas, pero la pereza extrema de escribir es terrible. Y no quiero engancharme a nada ahora que estoy a una semana de empezar de nuevo las prácticas en el colegio... este curso será más estricto y no quiero distracciones, quiero estar centrada y tener la memoria al día para evitar disgustos después. Me apetece cero, pero es lo que toca... este verano ha parecido un año sabático, me siento analfabeta jaja y el pensar en volver a las obligaciones me hace odiar con el alma el "tener" que tener una vocación... ahora mismo mi vocación y profesionalidad son nulas. Pfff, no quieeeerooooo... Quiero un verano eterno...




(Una pasada de vacaciones... todavía estoy en Babia, y me alegro muchísimo de haber encontrado solución a mi pelo, al poco uso del maquillaje y a prescindir de lentillas!! :D)


Como ya adelanté, me apareció un mónster en la cara. Antes de irme de vacaciones fui al dermatólogo... y mira que el tipo es bastante escueto y distante, pero se sorprendió y soltó un "madre de Dios". Hablamos de retomar el tratamiento de Dercutane. Me dijo que podía haber brotes de acné después del tratamiento y requería volver a tomarlo, pero que no solía reaparecer tan pronto. Como la siguiente semana estaría en Canarias y probablemente me iba a dar el sol, me recetó los siguientes antibióticos:

- Fucidine comprimidos (unos 12€).
- Duac gel (unos 15€).

El gel me lo tenía que echar (y me lo sigo echando, ojo) únicamente en el grano, y las pastillas durante 12 días (acabé hace poco), 2 al día. 

El grano siguió creciendo, y en cuanto llegué a mi casa después de la consulta, irremediablemente lo peté. Tenía ya varias cabezas, salió bastante pus fácilmente y sólo por una parte. El grano seguía prácticamente igual de hinchado... pero al tomar y poner antibióticos, a los 3 días bajó considerablemente y ya podía lucir una cara más normal. A día de hoy todavía hay algo dentro y no es pequeño... a la vista se nota algo, pero no gran cosa. 

 Se aprecia la piel más grasa...



Vuelvo a visitarle en unos días y veremos qué hacer. Ahora, quitando los restos del maldito grano, estoy bien. Pero he tomado mucho antibiótico y temo que vuelva a resurgir a partir de ahora... o que salgan nuevos. Me aterran, porque son tan grandes... he estado investigando y puede que se trate de forúnculos. Todo coincide: duración de 2 semanas (en mi caso hasta más de 1 mes), tamaño considerable, dolor creciente... Si se tratara de forúnculos, hay que expulsar lo que hay dentro sí o sí. Es imposible que el cuerpo se trague éso. En fin, se lo comentaré al dermatólogo.


Sin más, tengo pocas ganas de ocuparme de nada jajaja me gusta ver cómo ahora se retoman muchos blogs con nuevos propósitos a raíz de la vuelta a la rutina... me encantaría tener un propósito sano y ser capaz de cumplirlo, pero soy una irresponsable... o me falta voluntad, o me gusta la buena vida. Mucha gente echa en falta en sus vidas la vuelta a la rutina... yo no, en absoluto.

Mi único objetivo ahora es disfrutar de la libertad estudiantil hasta que estemos hasta el cuello de trabajos, exámenes e historias.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Pelo decente + Inquilino + Cuestiones dietiles.

En mi último lavado de pelo, me hice antes la mascarilla de aceite de oliva. Y, por primera vez, probé de lavármelo con bicarbonato y vinagre.

Mezclé agua templada y dos cucharadas de bicarbonato en un bote mediano, batí y conforme lo iba dosificando por el pelo, iba frotando. Parece que no estás haciendo nada, la verdad. Gasté todo el bote, diría que era de unos 400 ml. Después me eché vinagre de manzana y peiné: fue increíble, ningún enredo y se notaba suave. Aclaré abundantemente y listo.

El problema fue que, pasadas unas horas, olía a vinagre. Quizás era una paranoia mía y no era tan exagerado, pero no me sentía a gusto y lo volví a lavar sin echar vinagre. Cuando ya estaba prácticamente seco, me eché "aceite de argán" que no lo es del todo (y dice que es para el cuerpo), pero a mí me fue genial y huele estupendamente.


No sé si me costó 2,99 o 3,99€. Después, para peinármelo, volví a echarme este aceite, un poco de cera y espuma por las puntas y laca (sí, uso bastantes cosas, pero es la única manera de vérmelo decente después de tanto probar) y este es el resultado:







Al fin me lo veo más sano, noto una mejoría importante. Sé que las puntas dejan mucho que desear, pero por lo menos hasta el cuello lo tengo genial, no me echo productos en esa parte, ¡¡y ni hablar de las planchas!! ¡Al fin lo estoy consiguiendo!


Peeeeeeeeeero, para mi desgracia... tengo un nuevo inquilino.


¡Noooooooooooooooooo! ¿¿Por qué, señor??

Con lo bien que estaba hasta hace poco...

Muero de rabia, de verdad. ¿Habéis visto qué monstruo? (aunque los he tenido peores, todo hay que decirlo). Me salió la semana pasada, era pequeño y no le di importancia. Ya se iría. Pero empezó a crecer y crecer a una velocidad vertiginosa, es grande como la yema de un dedo. A la vista ya se ve, pero al tacto más aún: es muy profundo y la bola es mucho más grande por dentro.

Muero de rabia. Hace un mes que acabé el tratamiento y vuelven. Vuelven los meteoritos. No sabéis el disgusto que tengo, y ahora está más grande todavía. ¿Cómo voy a hacer para no maquillarme ahora? Menudo bajón...

Total, hoy llamé al dermatólogo (lo llevaba pensando desde el viernes) porque quiero que lo vea (recuerdo que tuve que cambiar de médico durante el tratamiento y este señor no llegó a verme ninguno, o cuando le visitaba no tenía). Quiero que sepa qué es lo que tenía antes y que vea cómo vuelven sin reparos. Seguramente el tratamiento del peeling tendrá que esperar, porque esto requiere otra cura. No voy a parar hasta que se acaben, estoy muy harta.


Todo esto me hace pensar también que tengo una alimentación desastrosa. Como era de esperar, no he mejorado ni una pizca, es una locura. Y ante el pleno auge que se encuentra la dieta Paleo y sus beneficios y consecuencias, no he podido evitar sentir un poco de "envidia" (no sé exactamente qué es, pero podría llamarlo así). La gente que se une a ese estilo de vida mejora en todos los aspectos: cabello y piel saludables, buenas digestiones, cero enfermedades "cotidianas", buen sueño... Busca la salud.

Y el caso es que me he cansado. No encuentro mi identidad en la comida. Me he cansado del pavo, hace un montón que no lo como, no me apetece. Mucho menos las verduras.

A mí me encanta tener un alimento estrella, ese que siempre me apetece a todas horas y me quita cualquier hambre/antojo/gula. Y ahora no lo tengo... podría decir que el colacao, porque no lo descartaría en cualquier momento, pero no debo considerarlo un alimento.

Entonces, he dado un giro a mi mente. Quizás mi comodín no debe ser un alimento concreto, mi comodín debe ser una dieta. Y no una dieta como popularmente se conoce (adelgazante), sino una forma de actuar, unas pautas, una variedad de alimentos entre los que optar pero sin salirse de ellos para mantener el bienestar y la buena salud.

Me estoy cansando de tanto alimento refinado y de tanta porquería industrial, aunque esos alimentos son muy recurrentes y, aunque no son el súmmum de la delicia, apetecen y enganchan (por lo menos a mí, a todas horas). Pero no creo que me ayuden en el acné y empeoro el estreñimiento. (Miento, la verdad es que no me estoy cansando de comer así, me canso de luchar contra los granos y no encontrar la solución, y puede ser ésta).

El problema es que si ya antes sólo comía pavo en cuanto a carne, ahora ni el pavo me apetece. No como carne ni pescado, nunca. Y tampoco me apetecen. Quizás si me obligo, acabo cogiéndole el "gustillo", pero mi entusiasmo de buenas a primeras es nulo, y mi moral tampoco está a favor. No soy vegetariana declarada porque hago excepciones (sólo el pavo, y ya ni eso), pero mis creencias y mi ética están totalmente a favor del vegetarianismo. Es obvio que la dieta Paleo tiene sus argumentos válidos a favor de ello, pero a mí me da demasiada pena... No, no creo que pueda ni obligándome. Además, no es que me apetezca la carne, no me gusta en general.

Total, que me gustaría identificarme con una dieta, un estilo de alimentación, pero tampoco lo encuentro. Me identifico con el mío, el de la locura, que me encanta pero no es viable a la larga en cuanto a salud. Además es impreciso, y la incertidumbre de no saber qué me apetece me mata. Claro que por mí viviría a base alimentos de mierda.

Estoy hecha un completo lío. Pero lo que sí sé es que quiero sentirme sana (obviamente con mis caprichazos), y quiero ayudar a mi piel, pelo, uñas y aspecto, a la vez que a mis órganos internos.

Me pareció ver un día la dieta Paleo adaptada al vegetarianismo, no es mala idea, pero ahora mismo no sé ni por qué me encuentro escribiendo ésto si la verdura y cualquier alimento sano me apetecen 0...

Creo que mi problema es que mi alimentación se basa en apetencias, así de simple. Y si no me apetece comer sano, no lo hago, aunque quiera.


Lo que no puedo negar es que ese grano ha salido.

domingo, 25 de agosto de 2013

25 días operada de la vista.

Esto es una pasada. Como si cualquier tiempo anterior con lentillas y gafas no hubiera existido. Estoy que lo gozo.

Como era de esperar, la vista no ha sido estable todo este tiempo. Necesita su adaptación, sobretodo en el primer mes, pero hasta el 3º no es definitivo.

Justo un día después de la revisión de 1 semana operada, me desperté viendo un poco doble sólo con un ojo. No voy a negarlo, me asusté mucho, porque el día anterior lo veía todo perfecto.

Quizás me froté el ojo por la noche, no lo sé, fue muy extraño. Decidí esperar y no hacer caso, a ver si desaparecía, pero no. Y esa misma tarde (qué impaciente) fui a la clínica (aunque me venía de paso) a comentarlo, y me dijeron que no pasaba nada, de verdad, que era completamente normal y que se iría. Pero si empeoraba y duraba, que volviera.

Me quedé igual que antes, pero en fin... qué le íbamos a hacer. Pasaron unos dos días y seguía igual, intentaba no prestar atención (porque me pasaba el día entero tapándome un ojo, luego el otro... haciendo comprobaciones jajaja) hasta que, de repente, ya no veía doble con ese ojo.

Sin embargo, sí veía un pelín borroso. Y estoy hablando tanto de cerca como de lejos (antes no veía mal de cerca para nada). Una borrosidad incómoda pero aguantable (porque con el otro ojo veía perfecto), aunque seguía sintiéndome insatisfecha, por supuesto. Quiero una visión perfecta.


Hoy por hoy, veo genial con ambos ojos. Ya se fue la borrosidad, fue disminuyendo progresivamente hasta que desapareció. Aunque por momentos y en mis comprobaciones me parece que veo un poquiiito menos nítido con este ojo "problemático", pero es imperceptible. Y todavía no llevo ni 1 mes. Sé que soy exigente, porque realmente veo geeeenial y estoy contentísima, pero ya que he pasado por ello y he pagado... quiero resultados excelentes jajaj.

Cabe decir que ahora cualquier elemento que se meta en los ojos, tal como jabón, crema o algo que se coja del ambiente, lo noto muuucho! Quizás antes no prestaba atención; también llevaba prácticamente todo el día los ojos tapados y sin respirar, "protegidos" por las lentillas y ahora no. Cuando digo que lo noto mucho quiero decir que esa cosa, un poco de crema por ejemplo, me hace ver borroso hasta que le echo agua y se va. Creo que antes no me daba cuenta porque siempre veía borroso sin lentillas x)

Sobre los halos/nubosidades alrededor de objetos luminosos, han disminuido muuucho, vaya, que no los noto. Quizás si estoy viendo la televisión por la noche y me fijo en cómo es mi visión sí puedo notar algo, pero creo que a veces se ve, otras no... depende. Todavía no es estable.

((Por cierto, desde que veo bien veo mucho más la televisión, me estoy enganchando a series policíacas y de crímenes, me encantan. Antes ni me molestaba en buscar canales ni nada, ponía cualquier serie y escuchaba hasta que me dormía... ahora me paso hasta que salen los brujos y los bingos viendo series o películas jajaj estoy encantada))

También una vez estaba en la cama, cerré los ojos para dormir, y no podía mantenerlos cerrados (no tenía suficiente sueño tampoco). Notaba como un hormigueo, unos leves pinchacitos, y no podía mantener los ojos cerrados sin esfuerzo, no había manera. Sólo me pasó una vez, y acabé cerrándolos por el sueño y ni me enteré. No tiene importancia, creo que nos puede pasar a todos.

Aunque no viene al caso, quería comentar algo acerca de las moscas volantes. ¿Os suena? A mí me pasa hace años, veo hilitos, puntos negros, "moscas" pequeñas... en ocasiones. Normalmente ni me doy cuenta, pero si me fijo, me ocurre de vez en cuando. Suele pasar con la edad, pero es más precoz en miopes jóvenes. He leído sobre las causas, pero me resulta algo complejo. Lo que saco en claro que no tiene solución. Aunque... ¡desde que me operé hasta ayer no las volví a ver (o no me percaté)! Ya ni me acordaba de ellas. Ni siquiera para pensar que se habían ido jajaj. Estuve bastante rato expuesta al sol, mucha luminosidad, y las vi. Quiero pensar que se han reducido a raíz de la operación... qué sé yo, ya no soy miope, ¿no? Jaja, pero es improbable, supongo que va a rachas y depende de la atención que les prestes.


¡Eso es todo! Sigo intentando no frotarme los ojos pero estoy segurísima de que lo he hecho por las noches, una mañana medio adormilada me dí cuenta de que lo hice, y, hoy por ejemplo, ha sido instintivo y he mini-frotado, pero al instante me he horrorizado y he parado jajaja. No creo que pase nada ya, pero mejor no darles traca.

viernes, 23 de agosto de 2013

Pelandruscos + minicompras.

Hoy al fin ha sido un día de relax, para dedicarme a mí misma... hacerme las uñas, depilarme, lavar y cuidar el pelo, cremitas... Y también para comprarme un par de caprichitos (nada del otro mundo).

Llevo prácticamente todo el verano sin plancharme el pelo, aunque confieso que alguna vez lo he hecho, sí, pero muy puntual. Al principio veía mejoría, además, repetí el tratamiento de queratina que hice hace un tiempo. Lo notaba más suave, sedoso y bonito. Pero poco a poco ha vuelto el declive: seco, estropajoso, sin vida.

Puede ser la exposición al sol y/o que llevo también todo este tiempo sin hacerme la mascarilla de aceite de oliva por falta de tiempo (ni siquiera hoy he podido). Voy a volver a coger esa rutina, ¡sin falta!

Cuanto más lo miro, más ganas me da de meterle un planchazo, en serio. Pero luego recapacito: sé que sólo lo empeoraré. Con lo cual, intento apañarme.

Esta es mi triste realidad. Recién lavado, secado sin secador, peinado y repeinado, con sérum aceitoso a porrillo.

La ondulación que tenía a la altura de las orejas, como si siempre llevara coleta, al fin está bajando. Señal de que me crece el pelo, y crece bien. ¡¡Me sobra media melena!!



 Uffff, ¡terrible!

 Qué lujo de puntas ¬¬



 Tengo todo el pelo lleno de pelitos así, levantados, más cortos.

 Visto de lejos aún da el pego.


Total, como de momento no quiero cortármelo (para qué, se me estropearán las puntas saneadas y se creará un bucle infinito hasta que me quede calva) ni depender de las planchas, he encontrado mi solución veraniega:

Vale, no es lo más, llevaba ya horas con ella y se me sueltan mechones más cortos por el escalado que me hizo la última peluquera, confundiendo mi rotundo "sólo las puntas" (te odio a muerte ¬¬), pero quién diría que esa mata bufada y seca se halla debajo de esta "trencita"! Jajaj


He estado lavándomelo con suavizante de 1€ (tal y como relaté en la entrada de la vida sin champú) y alternando con el pack de Schwarzkoft hasta que lo he acabado. Todavía no logro desprenderme de tanto producto, aunque sí voy reduciendo. Necesito utilizar champú porque si no los residuos de laca y cera que uso para atenuar esta cosa no se van. Y, convencida de que no me voy a dejar el dinero en esta estafa, busqué un humilde champú con su mascarilla.


¡Voilà! Champú y mascarilla con Keratina marca ANIAN, de la cual no tengo ninguna referencia pero la probaré en mis propias carnes. ¡2,48€ me costó todo! Estaba ofertado si te llevabas ambas cosas :) sin contar el pintauñas de Kiko, 1,50€. Aunque se ve rosa clarito, realmente queda bastante transparente. Me gusta, ahora mismo me da demasiada pereza poner colorines a las uñas, se estropea rápidamente el esmalte.

Para acabar, me compré un par de camisetas de tirantes.

 Básica, azul claro, Zara. 3,95€.

Rosa flúor, abierta hasta la cintura. Me enamoré. No pude evitar llevármela. Me encantó cómo me quedaba este rollo. Si no fuera porque no quiero despilfarrar, cambiaría todo mi armario, entero. Me apetece mucho innovar, pero no es posible. Me la probé y llevaba un short tejano claro, la metí por dentro y quedaba... ¡guau! Me encanta el color.

Por cierto, es de una tienda que acaban de abrir aquí y acabo de descubrir: Teenagers. Sé que ya no lo soy, pero oye, me encantaría llevar toda la ropa que vendían jajaj. Cuesta 7,95€; me dolió un poco, pero un dulcecito a nadie le amarga :)



Perdonad mis hermosas sábanas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...