miércoles, 31 de octubre de 2012

Por si no habláramos suficiente de nosotros mismos.


Mirando blogs, para variar, he visto que una chica (http://mentallybrokenn.blogspot.com.es) me ha "nominado" a responder ciertas preguntas :) y me ha parecido curioso. Cómo no, nos encanta hablar de nosotros mismos, somos egocéntricos por naturaleza aunque algunos/as no lo muestren o lo disimulen. Y, aunque nadie lo vaya a leer, nos sentimos desahogados, ¿verdad? (¿por qué pregunto? ¿quién quiero que me responda? D: jaja)


1. ¿Que crees acerca de este mundo de los desórdenes alimenticios?
Buuuuuuuuuueno, ¡esto es abrir el cajón desastre! Creo que son debidos a muchos factores que conforman un círculo, todos están interrelacionados... Primero uno mismo (baja autoestima, mala apreciación de la realidad, necesidad de gustar, autoconcepto equivocado, fragilidad psíquica, sensibilidad), la sociedad (que, a su vez, condiciona a "uno mismo" ya que, a una persona con las ideas muy claras, no le afectará tanto...), la familia (que podría también estar dentro de la sociedad, pero es más directo: familias con problemas graves de convivencia, por ejemplo) y los medios de comunicación (mujer objeto sexual, mujer delgada, mujer perfecta, moda, pasarelas... y, a la vez, malos hábitos de vida, comida basura por doquier... y, según "uno mismo", afectará más o menos). Y me parece horrible. Me encantaría que todos fuéramos dueños completamente de nuestra mente (y lo somos, pero nos ciegan muchas cosas) y supiéramos que es lo que nos conviene. ¡Muy resumido!

2. ¿Como llegaste a tener un desorden alimenticio (si es que lo tenes)?
Esto de los desórdenes alimenticios está demasiado centralizado en anorexia y bulimia. Realmente, la mayoría de la población hemos podido tener algún desorden alimenticio que no esté relacionado con estas dos enfermedades. Puedo afirmar que no tengo un desorden, pero mi alimentación es desordenada total; como demasiado y alimentos basura que no me aportan nada. Creo que está más relacionado con la ansiedad, y no de comer, seguramente tengo demonios internos por las injusticias que me han pasado en la vida, y se me manifiestan así desde hace varios años.

3. ¿Que aspecto de tu vida te gustaría cambiar/mejorar? 
- A veces tengo deseos irrefrenables de independizarme, vivir sola y administrarme yo misma, pero sé que no puedo.
- Me gustaría tener un pelo sano y estupendo, lavármelo y dejarlo secar al aire quedando liso y lacio.
- Quisiera, ahora mismo, tener más voluntad para ponerme a estudiar y dedicarme a hacer lo que debo hacer.
- Llevo una buena temporada sin salir a divertirme y lo echo en falta.
- Quiero hacer algún deporte.
- Quiero mejorar mi alimentación (seguro que veré resultados en pelo, cara, etc.).
- Quiero comenzar el tratamiento anti-acné y acabarlo YA.

4. ¿Que es lo que mas te gusta de vos (personal o físicamente)?
En cuanto a personalidad, siento que tengo los pies demasiado en la tierra, se me van a hundir. Soy tan realista con lo externo que nada me decepciona. Todo lo preveo, y, si no lo preveo, ya me he preparado para lo malo. El pesimismo no siempre es contraproducente, puede ser un escudo. Tengo gran capacidad para descubrir mentiras (será de tantas que me han contado...), además de que soy sincera a rabiar y, aunque a los demás les parezca prepotente o subidita, creedme que es la manera de marcar tu territorio. También soy muy independiente, no me gusta tener que depender de nadie en ningún aspecto y me da mucha libertad y autonomía.

Físicamente nunca me he gustado, ya he contado mi "problema" con la autosuperficialidad (http://obsesaporlabelleza.blogspot.com.es/p/autosuperficialidad.html), aunque ya no es tan latente. Me encanta ir siempre perfecta; siempre con el pelo bonito, maquillada, sin granos, con ropa bonita y combinada, depilada... TODO. Pero, a veces, me tengo que aguantar e ir más "dejada" (sobretodo con este pelo asqueroso y varias cosas más jaja). A veces, me visto y me arreglo de manera muy elegante, y siento que mi cara, mi pelo, mis dientes, mis granos o mi cuerpo no se lo merecen, no pegan
Bueno, me gusta el color de mis ojos.

5. ¿Que tal el amor? ¿Tenes un graaaaan amor?
Sí, aunque me ha dado muchos disgustos y me ha costado normalizar la situación, pero llevo más de 4 años con mi chico y la verdad es que estoy profundamente enamorada de él, no veo a nadie más bonito y precioso que él. Es adorable, ha dado muchísimo por mí y es el que me hace reír cada día, sanando todos los lloros que surgieron por su misma culpa y los destrozos sentimentales que nos llevamos ambos. Nos ha pasado cada historia digna de no seguir juntos desde hace bastante tiempo (está relacionado con sus celos y con las malas personas http://obsesaporlabelleza.blogspot.com.es/2012/10/desconfianza-infidelidad.html). Pero algo interior nos unía (y nos une). Ahora nos conocemos demasiado bien, no como antes. Obviamente, existen algunos percances puntuales, pero nada que ver.

6. ¿Que crees de los psicólogos?
Creo que el mejor psicólogo para una persona es uno mismo cuando al fin abre los ojos y es consciente de la realidad.

7. ¿Cual es tu mayor aspiración?
Quiero enseñar Economía y Administración y finanzas. Montar una empresa, trabajar en un colegio privado... todo ello me vale. 
También quiero conseguir un control absoluto de mi vida, ser independiente económicamente y hacer todo aquello que siempre quise hacer, especialmente locuras, que no se pueden hacer en este lugar ni sin dinero.

8. ¿Que carrera queres estudiar? ¿O que carrera estas estudiando? 
Estoy estudiando Magisterio especializado en Educación Primaria. Y me llevo chascos diariamente al ver qué clase de personas educarán a nuestros niños del futuro.

9. ¿Haces algún deporte?
No. Y me encantaría. ¿Tan complicado sería organizarnos 15 ó 20 personas para hacer deportes libremente? Bádminton, béisbol, fútbol, qué sé yo... Gratis y en pistas públicas. ¿Qué es eso de pagar por hacer deporte? ¡Me revienta! Baile y gimnasio lo puedo llegar a entender (aunque también se puede inventar algo jaja), y aún así, los precios son escandalosos. Y me pueden decir ¡pues sal a correr! Claaaaaaaaaaaro. Correr, qué chiste. Me llevo muy mal con el ejercicio físico; me gusta divertirme y si además es saludable, pues mejor.

10. ¿Tenes alguna colección? 
Mi mayor colección es la ropa, o no, no, ¡LOS BOLSOS!

11. ¿Que es lo que te motiva a seguir día a día?
Saber que algún día acabaré la carrera, me sacaré el máster y podré volar... Mientras tanto, a pringar.

lunes, 29 de octubre de 2012

¡Qué entretenido es ésto..)?


Madre mía, esto de los blogs es brutal. Por las noches, a eso de las 11, me dispongo a ir a la camita cuando digo... va, echemos un ojo a algún blog interesante. Y me tiro hasta las 2 de la mañana leyendo y leyendo. La verdad es que no siento que sea cotilleo, es pura curiosidad. Ver que te pasa lo mismo o todo lo contrario a otras chicas. Es muy muy entretenido.

La mayoría usan ésto como diario personal, y es muy divertido leerlo. También me encanta ver looks, maquillajes, pintauñas, tutoriales...

Sin embargo, y no sé cómo, he llegado a ver blogs de chicas con trastornos alimenticios muy graves, y me he quedado helada. Hay muchísimos, y encuentran su vía de desahogo aquí. 

Me apena muchísimo pensar que dondequiera que mire, pueden haber chicas que llevan sin comer 4 días e intentan fingir felicidad. Me duele en el alma. Y son chicas jovencitas, de 13 a 20 años, y me imagino que mi hermana puede pensar lo mismo que ellas escriben... y me muero, de verdad. Lo que daría por tenerlas delante mío y hacer que despierten de esa pesadilla.



Eso sí, fuerza de voluntad tienen a raudales. Si la utilizaran para otras muchas cosas, serían mujeres muy exitosas. O, más bien, puede estar relacionado con la obsesión.

Con lo sencillo que sería tener una dieta sana... en lugar de perjudicar tu cuerpo, perder nutrientes, empeorar tu piel, pelo, uñas, dientes... Supongo que cuando lo vives, no se es consciente de lo que conlleva. Sólo piensan que son gordas, sólo quieren verse en los huesos. Saben que atraen a la gente con sus 50 kg, y lo repudian. Quieren sentirse vulnerables, frágiles.

Y cuando hablan de la anorexia como su amiga y enemiga Ana, se me pone la piel de gallina. Qué trastorno psicológico tan grave... Cuánta infelicidad, cuánto castigo innecesario...
Y de ahí surge la bulimia. Atracones por llevar tantísimos días sin comer nada, sin darle a tu cuerpo lo que necesita para seguir de pie. Y luego, el sentimiento de culpabilidad...

Me deprime. Chicas, por favor, estáis geniales, no os martiricéis la vida de esta manera. Vivir es lo mejor que nos puede pasar, hemos de hacerlo felices, no tenemos que sufrir voluntariamente ni autolesionarnos, ¿por qué? Hemos de tratar de ver la luz, de encontrar soluciones alternativas... ¿queréis bajar unos kilos? Bien, comed sano, dad a vuestro organismo lo que necesita para poder moveros y hacer ejercicio, y además estaréis más contentas y radiantes, sin esa sensación tormentosa de hambre. Hay que cuidarse...

Veo, en el trasfondo de todo, que han decidido estar así "adrede". No es una necesidad de delgadez extrema, sino de llamar a gritos socorro, ayuda, ¡¡quiero alguien que me quiera!! Porque si la meta final final fuera adelgazar, no sería estar en los huesos. Si estás en los huesos llamas más la atención, te hacen más caso en casa. Y, paradójicamente, huyen de ello; no quieren levantar sospechas... pero utilizan métodos que preocupan a la gente. Tratan de esconderse y que nadie sepa su verdad, porque les gusta saber que no están haciendo bien y que si sus familias se enteraran se horrorizarían y procurarían que sanara. No me refiero a llamar la atención superficialmente; me parece consecuencia de una total y absoluta baja autoestima y falta de cariño (que ha podido estar condicionado por cientos de sucesos, especialmente familiares; aunque también juega un gran papel esta maldita SOCIEDAD con tanta crítica destructiva, burla, etc).

Igual si alguna me lee pensará que no tengo ni idea. Pues seguramente. Pero a rasgos generales, llego a mis conclusiones. Evidentemente, cada caso es un mundo.


En fin. Esto no es un juego. Yo sabía muy poco de todo ésto hasta que he leído vuestros testimonios reales y me he cerciorado de que es gravísimo y que os impide vivir vuestra vida y disfrutar con las personas y sueños que os rodean. Tenéis cientos de virtudes y sois bellas, todas tenemos nuestro punto fuerte, debéis pisar fuerte y creéroslo, ¡llegaréis muy lejos!

En cada comentario que he podido escribir, he intentado infundar ánimos, tratando de que se vea que podéis y debéis comer, especialmente porque activa el metabolismo. Y comer sano para que os lo agradezca vuestro organismo toda la vida.




Ves, ésto me pasa por liarme a leer tanto. Empiezas divirtiéndote al máximo y acabas horrorizada. Pero no me arrepiento en absoluto. Me gusta leeros, me gusta saber e intentar entender lo que pasa por vuestras mentes... Es algo personal y profesional a la vez. Personal porque yo misma tengo una alimentación pésima y me gustaría cambiarla. Y profesionalmente porque me voy a dedicar a la educación y creo que es primordial educar en valores sanos, promover la actividad física y la buena alimentación... son unos de los pilares básicos para tener una sociedad activa, útil e inteligente, porque TODO está relacionado con la mente, al fin y al cabo...

Y nos encontramos un mundo lleno de comida basura en cada esquina, que nos la quieren meter hasta por las orejas; un mundo en el que el mayor movimiento que se hace es de la silla al sofá y del sofá a la silla...; un mundo en el que, sin embargo, nos encontramos a cada paso anuncios publicitarios llenos de un prototipo de mujer ideal (photoshopeada) que no encaja con la realidad ni con "nuestra" manera de vida.

sábado, 27 de octubre de 2012

Stand by.

Al fin me deshice de estas dichosas puntas:

Y el resultado fue:

¡Estupendo! Liso-tabla, precioso, lacio, manejable... me encanta. A pesar de que se nota algo reseco y se me ha aclarado muchísimo este verano. Cuánto me alegra ver destellos rubios, como los de antaño. En la foto se ven tonos raros caobas, es más fiable la foto de abajo en cuanto a color (no llevo ningún tipo de tinte ni mechas, 100% natural).

Estoy que lo gozo con el pelo así. Todo me sienta bien. Mi cara luce más, ¡todo luce más! Aunque sé que, cuando me lo lave, me deprimiré al máximo al volver a encontrarme con esta gran masa de estropajo indomable:


Pero en fin, por lo menos las puntas ya no están tan castigadas. La foto engaña mucho, de verdad... es muy homogénea. Ya me gustaría tenerlo así realmente, como en la imagen.

Había pensado comprarme las planchas de pelo GHD. Son taaan buenas. Alisan lo inalisable, de verdad. Bueno, a mí por lo menos, no me queda de peluquería, pero mejora mucho.
Encima son de placas pequeñas, vamos, son insuperables.
Aunque de precio también son insuperables las jodidas jaja.
Tiempo al tiempo... y poco a poco, todo se consigue.
¡Y debo conseguir sanar este maldito pelo!



De paso, mostrar mis nuevas adquisiciones de Mango :) dos bolsos (el beige lo he fotografiado dos veces porque odio la cámara de mi móvil, engaña mucho, como ya he dejado claro anteriormente jaja).

Me costaron 51,98€; los pillé en una oferta. Valían 35,99€ cada uno, y estaban a 25,99€ por un periodo de 15 días. No me lo pensé dos veces. Quise esperar a las rebajas de Enero, pero sabía que ya no estarían... y, efectivamente, ni siquiera están ahora.
¡¡Estoy enamorada del beige!!




jueves, 25 de octubre de 2012

Mezcla abrumadora.

Hoy es un día... chof. Un día de mil pensamientos y estrés. Además, llueve a cántaros. Día perfecto para quedarte en casa, pero no, debes estar a las 7 en pie.

Hoy es un día en el que te quieres desahogar y no encuentras con quién.

Por lo pronto, tuve dos exposiciones orales en la universidad, que me ponen malísima, además una de ellas era obligatoriamente en catalán... con lo cual, estaba hecha un manojo de nervios. La otra era con niños de 5º de Primaria, en vivo y en directo. Pueden llegar a ser muy estresantes. Me gustan, pero no me gustan. 

Mi sueño profesional es, sin duda, enseñar economía y administración y finanzas a personas mayores. Es lo mío, lo sé. Y quiero pensar que algún día lo conseguiré.

Pero los años pasarán, tendré 26 y aún no habré acabado de estudiar. 3 duros y largos años de economía precaria.


Hoy mi abuela, a las 3 del mediodía, trajo una tarta híper-azucarada con pasas, almendras, avellanas... riquísima.
Yo ya había comido.
La tarta pesaba 500 g. 
Dejé dos pequeñas porciones.

(Qué egoísta...)

Sí, me comí unos 350 g de tarta, o más. Y tan feliz. Pero mi abuela después me dijo... chica, vale que eres delgadita y te lo puedes permitir, pero ¡noooo veeeas!
(de no ser por ella me la habría comido entera, pero me lo prohibió)

Me puse a pensar... después de comerme un paquete de 200 g de queso curado o semicurado, con la panza bien llena. ¿Qué he hecho? Dios mío, qué asco.
No me siento del todo culpable, pero soy realista: me cebé de azúcares y mierdas industriales y procesadas. Podía haber comido la misma cantidad o más de algo un poquiiito más sano.

Me puse a mirar los ingredientes de la tarta y me horroricé, ¡debería estar prohibida! 
Y los 500 g contenían ¡¡2500 kcal!! ¡Una barbaridad! 
Total, que en eso me comí unas 1700 kcal como mínimo, aparte de las comidas normales del día y el queso. 
Un exceso excesivo, innecesario y nada saludable.

Tengo ansiedad, no controlo, no sé decir: basta.
Puede haber sido un mal día, alguna cosa que me reconcoma que se manifiesta de esta manera... pero no puede ser. Me planteé comer sano ¡y la estoy liando más que antes de planteármelo! Por supuesto que puedo permitirme caprichos, pero no de este calibre... Una o dos porciones habrían sido suficientes.

Lo peor es que reflexiono todo esto cuando en realidad no me importaría comerme otra tarta ahora mismo. Lo haría sin problemas. Sin hambre. Sin remordimientos.
Algo me pasa, y sé que no puedo seguir así si con 30 años no quiero parecer un barril.


También me sigue rondando en la cabeza el tema de la pastilla anticonceptiva, que no me hace ni pizca de gracia tomármela... pero quiero acabar con el acné ya :( me puede.

Y yo hartándome a azúcares, GENIAL PARA MI ACNÉ.


Y mañana tengo peluquería. Debería estar contenta, a pesar de que me van a clavar 25€. Pero no lo estoy, porque sé que cuando me lave el pelo, lo tendré desastroso como siempre, pero más corto.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Roacután y anticonceptivos.

Estoy a punto de iniciar el proceso de eliminación drástica de mi acné. He probado decenas de antibióticos y productos, además de mantener una minuciosa higiene. Así que me he decidido a tomar Roacután.

Lo malo es que, para evitar que te quedes embarazada y que el feto crezca con malformaciones, es indispensable tomar anticonceptivos. Tienen que asegurarse de que no te quedes preñada.

Genial, porque no pienso quedarme NI HARTA VINO. Ya utilizo mis métodos desde siempre para que no suceda, sin necesidad de tomar píldoras hormonales. Soy totalmente contraria a utilizarlas. Con lo cual, ¿por qué mierdas las he de tomar? 

Quiero acabar con el acné, ¡no conmigo misma!

Bastantes efectos secundarios provoca el Roacután como para meterme anticonceptivos también. ¡¡Me niego totalmente!!

Pero, a mi pesar, me hacen firmar un consentimiento en el que me comprometo a hacerlo, sino, el tratamiento para el acné se anula.

Y, antes de comenzar con el anti-acné, es necesario estar un mes tomando el anticonceptivo (Diane 35, en mi caso).

¿Qué puedo hacer? D:
¡Me pillarán si no la tomo! Se verá en los análisis de sangre, porque piden información hormonal...

Había pensado tomarla el primer mes y, cuando empiece con Roacután, dejarla.
Es mi decisión, es lo que hay. NO PIENSO QUEDARME EMBARAZADA. 

No.

Y, si por cualquier remota circunstancia me quedara, tenga el feto malformaciones o no, abortaría. 
Lo tengo clarísimo.

Soy muy joven, tengo mucha vida por delante y no está en mis planes tener hijos.
No quiero joderme la vida ni con un hijo ni con anticonceptivos que pondrán mi organismo patas arriba.


¿Qué opináis? ¿Alguien ha hecho algún tratamiento similar?

domingo, 21 de octubre de 2012

No sé qué hacer con mi pelo.

Llevo así como más de un año sin ir a la peluquería. Bueno, sin ir, sin ir... más bien sin depender de ella. He ido dos o tres veces a cortarme las puntas y/o arreglármelo para Navidades o alguna que otra ocasión especial. Pero vaya, dos o tres veces.

Lo que ya no hago es ir semanalmente. Porque sí, iba cada semana. Desde los 15 años, influenciada por tías, abuelas y demás, empecé a ir a la peluquería a que me hicieran escalados cucos, reflejos naturales y esas típicas tonterías a las que NO HAY QUE HACER NI CASO.

Yo tenía el pelo casi por el culo de largo y rubio natural. Si bien a los 14 ya se me notaba el crecimiento más oscuro, pero lo tenía muy sano, bonito y liso.

Fue empezar a escalarlo y se me ondulaba a partir de la oreja. Acostumbrada a mi pelo liso y lacio sin necesidad de peinarlo si quiera, sin sérums, secadores ni historias, estaba ASUSTADÍSIMA.

Mi tía, en un ataque de lucidez, me dejó sus planchas. ¡Menudo descubrimiento! Comencé a plancharme el pelo. Se me alisaba con una rapidez impresionante, y me quedaba mejor que ondulado (a mi parecer). 

No quería hacerme mechas, pero al escalarlo y ver desaparecer mi rubio de las puntas, que era el más vistoso, me deprimía. Y caí en las mechas, de la cual cosa todas mis familiares féminas se alegraron muchísimo y me decían que estaba monísima de la muerte.

Y, como era de esperar (aunque yo no lo sabía), me enganché a las mechas. Nunca me veía suficientemente rubia y, cuando me crecía, era horroroso. Con lo cual, estaba muy a menudo en la peluquería castigándome el pelo. Llegó un momento que pedí mechas morenas porque sino sólo faltaba echarme tinte rubio en toda la cabeza y ¡ala!

Lo que sucedió después fue que las mechas de la raíz tenían un color muy bonito, y conforme bajaban se convertían en amarillo mate, hasta acabar en amarillo pollo y, además, quebradizo. El pelo me crecía, mi color natural se dejaba ver, pero la largura seguía siempre igual o más corta. Se me rompía. Entré a la peluquería con el pelo casi por el culo y acabé, sin cortármelo, con el pelo sobrepasando un poco los hombros.

Ya tenía 19 años. Casi 4 años martirizando mi pelo, abusando de las planchas y enganchándome a la peluquería. Fue a los 18 aproximadamente cuando comencé a ir a la peluquería semanalmente. No fue mi intención pero cuando iba, pasaban unos días y me lo intentaba arreglar yo, era un desastre máximo. Con lo cual llamaba, me lo arreglaban y así... hasta que ya les decía: bueno, apúntame para la semana que viene, porque ya veo lo que pasará...

Más o menos ahí fue cuando decidí no hacerme más mechas, por lo menos, en la parte inferior del pelo. Llevaba la parte de arriba y flequillo a mechas, y el resto castaño. La verdad es que quedaba bien, parecía adrede. Con el tiempo, dejé crecer la parte de arriba también, sin hacerme mechas. No me fue muy complicado desprenderme de ellas, no quedaban mal crecidas. Es extraño pero así fue.

Lo dejé crecer, crecer y crecer y de vez en cuando me cortaba las puntas hasta que ya no quedaba ninguna mecha. Sólo me lo martirizaba en la peluquería una vez a la semana. Jubilé las planchas totalmente. La mejoría fue sorprendente. Se veía más sano, bonito y natural. Sabía que lo hacía para saneármelo y lo conseguí.

Pocas veces vi mi propio pelo, pero es que ni quería saberlo. Encrespado máximo, con un volumen extraño y, aunque tenía y tengo el pelo grueso y fuerte, las puntas estaban pajosas, enfermas y penosas. También tenía y tengo unas ondas sin sentido e indomables. Lo que antes estaba mucho más alborotado y creando encrespamientos internos que me lo levantaban que, de no ser por la largura, parecería el del 11811. Ahora no es tan notable, pero sigue estando mal.

Bien, el año pasado, a mis 22 años y en verano, decidí bañarme en la playa y en la piscina sin preocuparme por el pelo. Solía hacerlo dos o tres días antes de ir a la peluquería. Pero claro, hasta entonces, debía arreglármelo yo. Y vi que podía hacerlo, echándome 3 kg de espuma, laca, sérums e historias. Me cogía el flequillo con 10 pinzas haciéndome una especie de mini-tupé que me costaba la vida hacerlo, porque no aguantaba de tanta cantidad que tenía.

El resto de pelo acartonado al 100%, pero mejor eso que parecer que acabo de meter los dedos en el enchufe.

Dejé de ir a la peluquería. No me sentía satisfecha, pero creía que era momento de dar el paso y, también, de desprenderme de ese gasto semanal.

Llevo más de un año así y no me ha ido del todo mal, pero ahora, siento que se me viene encima. Vuelvo a usar las planchas desde hace un par de meses. Ya no me pongo 50 pinzas, quiero llevarlo suelto porque se me quiebra de recogerme tanto el flequillo. 

Utilizo buenos champús, me pongo mascarillas naturales, mascarillas caras, sérums; ¡de todo! Y mi pelo no mejora. Me lo plancho y al cabo de una hora lo tengo igual de mal. No se deja. Está inmanejable y no tiene dirección. Me pongo espuma y no me hace la ondulación decente que sí conseguía antes. No sé qué hacer, estoy desesperada y deprimida. Para colmo, me salen pelos cortos que se levantan y quedan horribles, que antes sólo mi peluquera conseguía bajar.

Me encantaría volver semanalmente a que me lo dejara lacio, manejable, bonito, apelmazado... pero mi economía y mi moralidad no me lo permiten. Eso sí, iré a darme un buen tajo de 3 dedos, porque las puntas son de lo peor, y me daré un tiempo para intentar que mejore, pero no preveo buenos resultados.


Mi pelo recién lavado, peinado y repeinado después de aplicar sérums aceitosos, mascarillas, suavizantes y todo lo creado y por crear (y eso que no se ven las puntas, ¡menos mal!), mi color natural:

Tengo una ondulación irregular a la altura de las orejas, como si acostumbrara a llevar coleta siempre, ¡¡Y NUNCA ME HE HECHO COLETAS!!

Mi pelo después de la peluquería (la foto es de antes del verano, por eso lo tengo más oscuro):


La diferencia es abismal.

viernes, 19 de octubre de 2012

Pan casero y ¿sano?

Puesto que no soy una gran aficionada al pan, excepto al pan bimbo en ataques de ansia (y si es en sándwich y tostadito mejor), y tampoco lo soy del arte culinario, me decidí a hacer una chapuza sin esperar gran éxito.

Ayer, jueves, pequé con 3€ de dulces, lo que equivale a 60 chucherías. Sí, 60 chucherías me hinqué. No es que me apetecieran en exceso, pero me entraron bien. Llevaba ya más de una semana sin darme el capricho, quizás por eso no tenía tanta ansia. Me propuse que lo haría cada 2 semanas, y pienso dejar pasar 2 semanas hasta la próxima ingesta chucheril. (Edito: el sábado fui al cine y me hinqué 4,20€ de chuches sin remordimientos. No tengo perdón xD)

La verdad es que no estoy cuidando nada mi alimentación, tal y como "me prometí". He comido verdura algún que otro día, pero la cago mucho con otras cosas. No, no lo estoy haciendo bien; cuando me propongo hacerlo bien peor me sale, más hinchada estoy y peor me encuentro.

Y en esta tarde lluviosa de trabajo universitario, me aburro. Y me apetecen guarrerías. Y como no me apetece pan normal y, si lo pruebo, no quiero dejar sin bocadillos a nadie, pues me he hecho el mío propio. Un churro, pero lo he intentado.

He puesto en un bol:
- 2 huevos (uno sin yema).
- 3 chucharadas soperas de salvado de trigo y una de salvado de avena.
- Un chorro de leche.
- 2 cucharadas de queso de untar.
- Sal. 

Lo he revuelto bien, lo he vertido en un molde y al horno unos 25 minutos.

Cuando abrí el horno para observar su evolución, ¡había subido un montón! El molde es de flan grande, con lo cual, parecía un magdalenón. 

Muy buena pinta no tenía, salta a la vista. Pero, para mí, es lo de menos.
Mirad:



Sacarlo del molde fue un show.

Cortando un cachito, estaba jugoso, tirando a líquido, pero bien. Por dentro era bonito. Le faltaba un poco de consistencia, sequez; no sé cómo decirlo. Al cortarlo, se deshacía fácilmente, es decir, no me dejaba cortar un trozo decente a mi manera.

Y el sabor... la verdad es que no me decepcionó. Un poco sosito sí que estaba, pero me gustan las cosas sosas. Quizás con azúcar o edulcorante, se habría acercado a bizcocho. Mmmmm jiji la próxima vez será así. Le habría puesto más queso, pero no quería acabar con él.

Me lo comí todo poniéndole queso de untar (para compensar), y algunos trozos mojándolos en leche con colacao. ¡Me ha encantado! He sentido como si me comiera una pasta súper cremosa y calórica x) ¿de verdad ésto es más sano? ¿alguien sabría decírmelo?


Y ojo, menuda elaboración, con lo sencillo que es coger un maldito trozo de pan.

jueves, 18 de octubre de 2012

Belleza.

Bien, sé que estoy completamente rebotada, pero vamos a abrir horizontes. A pesar de que mi amor platónico es totalmente inocente, sensato y nada sexual.

Y es que me gusta por cómo canta, cómo actúa, su simpatía y su misterio. Es una admiración, tal y como puedo admirar a Jennifer Aniston o Jessica Alba. Por sus trabajos, por su dulzura, su encanto y/o por la barrera infranqueable que me transmite, que otros/as no lo hacen.

No me gustan porque marquen paquete, enseñen los pechos o únicamente por tener un cuerpazo. No se trata de que esté buenísimo/a. No. Porque personas que estén más buenas que otras no son difíciles de encontrar. Simplemente se trata de admiración, y, para mí, es unisex.

A mi parecer, la belleza es más que algo físico, es una mezcla de personalidad, de transmitir algo más profundo que la fachada. Hay algo más detrás de las caras. Es algo que he aprendido de mi autosuperficialidad; nunca nadie se paró a pensar qué había detrás de mí, aún sin conocerme.

La mayoría se guía demasiado por lo físico, y es un error que se paga después cuando intentas tener una relación estable y no funciona.


Zayn Malik.




























Me encanta.
Qué a gussssto me he quedado.

martes, 16 de octubre de 2012

Desengaño.

Al habla un hombre:

"Es que tenía curiosidad. Es que me gustan las tías. A ver, me parece que están bien. No están ahí buenísimas, digamos, pero no sé. No soy gay. Y no sé por qué lo hago. Vale, soy gilipollas. Pero tú eres la más bonita de todas y estoy enamorado de ti. Aunque no estamos nosotros dos solos en el mundo."

Vale, estás enamorado pero te atraen otras tías. 
No estamos solos en el mundo.

"Atraer no es la palabra."

¿PUES CUÁL ES?

No puedo saber qué pasa por tu cabeza cuando ves tías que te gustan. No puedo confiar en que salgas de fiesta, te venga cualquier tía que esté bien y te quedes impasible ante la situación. Tendrás curiosidad, ¿comprendes?

A mí no me pasa.

Y si estoy enamorada, quiero y me atrae mi hombre, no todos, aunque el mundo esté plagado de ellos. Porque el amor de tu vida es tu mundo. Porque sólo tienes ojos sinceros para esa persona, y no piensas sexualmente en otras, NO TE SALE. Pero ya veo que tú no.

¿Por qué algunas mujeres somos tan idiotas?

El fin sexual está en todas partes. Casi todo está relacionado con el sexo, y lo cierto es que se centra en el sexo para el hombre. La mujer objeto. Algo que hemos creado y permitido nosotras mismas. Así nos salen todos rana.



Estar enamorado es un cómputo de amistad y sexo perfectamente conectados que sientes hacia una persona. Si no, no lo estás.

Camisetas :)

Dos camisetas nuevas de Bershka, monísimas. 

La primera tiene un aire rockero, aunque no lo parezca, pero como no suelo llevar camisetas así... a mí me lo transmite. Las tachuelas de los hombros, sobretodo. Se han puesto muy de moda ahora. Me costó 12,99€ y ¡estaba rebajada! No recuerdo muy bien, pero cerca de los 20€ debía costar. Hay camisetas carísimas...

La segunda es algo más de vestir, aunque sigue siendo informal. Pero al tener las letras negras y ese estampado, a mi parecer, me hace ir más correcta. Además, ¡es blanca! No suelo llevar camisetas blancas (temo constantemente las manchas). El blanco también viste mucho. Y la frase ya... me mata. No me siento especial, pero tengo algunos testimonios que afirman que nadie creería que soy tan piojo verde de como realmente soy. 9,99€, sin rebajar.


Siguiendo mi vida, como si nada pasara. A la mierda.

viernes, 12 de octubre de 2012

Malditos cerdos.

Los tíos son unos putos cerdos. Todos, sí. Ninguno se salva.

Qué asco.

Piensas que encuentras a alguien que es diferente, que no piensa con la maldita polla (con el resto de mujeres, se entiende), y resulta que nada, es como todos

Son un maldito rebaño de cerdos en celo, babeando por ver cualquier parte de un cuerpo femenino.

Y lo peor es que a más cerdos, más desconfiados son, porque creen que tú eres igual que ellos. Y desconfían y piensan que eres infiel a cada instante. Pero es porque ellos, vayan donde vayan, estén donde estén, no pueden evitar que los ojos se les vayan a cualquier teta o culo.

Por eso no les gusta que llevemos escote o shorts. Por eso les da tanta rrrrrabia. 

"¡Oh, es que vas provocando!"


Claaaaaaaaaro, porque a ti las que van así TE PROVOCAN, ¿a que sí? ¡CERDO!

Y porque sabes que todos sois así, todos miráis, a todos os va más la carne que la fidelidad.


Pues si vas a gozarte las vistas con otras mujeres no te quejes de que la tuya luzca lo que tiene, 
¡¡¡hipócrita!!!


Ya no es el hecho de haber mirado, es todo lo que hay detrás: los celos que ha tenido por ello cuando podrías ser tú la que mira, las palabras que eran mentira, los reproches infundados... TODO FALSEDAD.

Los que criticáis tanto a las chicas que disfrutan de su soltería, a las que visten ligeritas, etc. de putas, zorras y guarras, sois los primeros a los que se os cae la baba observándolas, ¡EMBUSTEROS DE MIERDA!

Y tú aquí, como una estúpida, entregando toda tu lealtad y tu amor ¿para ésto?

Qué decepción.

A mí no se me ocurre mirar ni buscar tíos que me produzcan placer por mirarlos, primeramente PORQUE ESTOY ENAMORADA SÓLO DE UN HOMBRE, y no me atrae ninguno más. Sino, ¡me iría con otros! ;)

Y segundo, porque me parece una falta al respeto.


Un pequeño detalle puede quebrar muchos sentimientos... ;)

Chuche-dependendia. Alimentación desastrosa.

Llevo más de 23 años de mi vida, es decir, toda mi vida, comiendo mal

Lo que quiero, cuando quiero y como quiero. Y a pesar de ello mi genética y constitución es agradecida. Por el lado físico no tengo ningún problema, me siento muy bien. Aunque el intestino anda un poco loco la mayoría de días (bueno, más que loco está muy dormido).

Llevo una semana planteándome qué estoy haciendo con mi alimentación. Estoy entrando en una franja de edad que si sigo este ritmo, no creo que tenga buenas consecuencias cuando llegue a la treintena (en cuestión de salud). No puedo seguir así toda mi vida, necesito un cambio algo drástico.

Pero es que tengo muy poca voluntad
Y el gusanillo me pica a todas horas. 
Y siempre me apetece dulce. 

Llevo casi una semana sin comer chucherías. ¿Sabéis qué es éso para mí? ¡Una aberración y a la vez un logro! Me encantan, siempre que salgo a dar una vuelta, caen unos 300 g de chuches (como mínimo). Y me los como del tirón, sin pensar, sin remordimientos, sólo disfrutando. ¡Y me quedo encantada de la vida!


Mi novio me dice que son malísimas, que no me dejará comerlas nunca más, que se me caerán los dientes, que soy débil (me mata con esa palabra)... Pero siempre me acaba dando por imposible.
Y al fin me he dado cuenta de que lleva razón.

Lo peor es que soy así con todo lo que me gusta. Como a deshoras, mucho y mal. Os cuento mis aberraciones en un día normal (es que tengo un horario de universidad muy inestable):

- Desayuno mi café con leche, en jarra (0,5 L aprox), a eso de las 9:30.

- Llega media mañana, a eso de las 11 ó 12, y me muero de hambre aún habiéndome bebido un litro de zumo de piña. Puedo comerme un fiambre entero de queso o jamón dulce, de 150 ó 200 g. y empiezo a prepararme la comida (un buen platao de algo que me guste, del que suelo comerme dos plataos). A las 13:20 suelo estar lista de todo. Y a las 14:45 empieza a comer todo el mundo en mi casa. ¿Por qué la gente come tan tarde? ¿Cómo aguantan? 

- Son las 3 de la tarde y no tengo ningún hambre, pero tampoco me siento llena (jooder, ¡como si hubiera comido poco!). A picar. Puedo comerme 2 ó 3 melocotones, 2 ó 3 yogures, más queso, leche con colacao, una lata entera de olivas... lo que haya que me guste (pero no me conformo con una ración, siempre tiene que ser más).

- A las 5 ó 6 de la tarde, el gusano del dulce. Lo intento aplacar con pan bimbo a palo seco, y termino comiéndome el paquete ENTERITO. Me resulta imposible dejarlo a medias, o dejar unas pocas rebanadas. Me lo acabo TODO. Si puedo meterle jamón dulce o queso, mejor. 5 ó 6 sándwiches.

En el caso de no haber nada en casa que me interese, tengo que salir a por chuches.
Las tardes son lo peor, es cuando se me va la cabeza al máximo...

- 20:00, a la gente aún no le da por cenar, pero a mí ya me apetece. No lo entiendo. Han merendado una cosita de nada y ahora están tan panchos, sin hambre ni nada. Yo tampoco tengo hambre, pero tengo el gusanillo. El maldito gusanillo que se ha reproducido x 1000 y ha llamado a sus hijos ANSIEDAD.

Como tampoco estoy hambrienta después del ataque de la tarde, puedo prepararme una ensalada (en el mejor de los casos). Eso sí, en una fuente bien grande y con cubiquesos, queso de cabra y todos los componentes posibles.

- 11 de la noche... me aburro, no me apetece dormir aún, o estoy estudiando... Madre mía, qué hago... ya me he comido un paquete de chicles y un montón de caramelos sin azúcar para engañarme, pero voy a la cocina y me hago un colacao enorme. Y repito. Si hay fruta o yogures, caigo también.

Buah, me siento llenísima e hinchada a más no poder, ¡¡nunca más!!

Pero al día siguiente, más de lo mismo...

Me gusta hacerlo así (claro, a quién no le gusta ponerse ciego de todo lo que le gusta...). Pero no creo que sea un buen tren de vida. Y mi tránsito intestinal está bastante resentido. Me haré mayor y mi cuerpo no lo soportará. Tengo que planteármelo.


Para colmo, el ejercicio y yo nos llevamos muy mal. No me muevo más que para coger el coche.


Y, joder, son las 10:50 de la mañana, he desayunado ya, y TENGO HAMBRE. Quiero algo YA.

Solución: plantearme un reto. He visto muchos blogs de mujeres que hacen dietas e historias, y madre mía, sólo leer sus menús diarios y estoy que me desvanezco de hambre
Qué voluntad, chicas.

Pero yo no quiero comer menos, quiero comer bien, a las horas que toca, y dejar de comer tanta mierda. Y espaciar más los ataques chucheriles. No las voy a dejar, pero no puede ser que coma tantísimas chuches a la semana. ¿Podré dejarlas para una vez cada dos semanas? Seguro que cuando las coma, las agradeceré más, ¿no? Aunque serán bolsas de tamaños considerables...

Lo gracioso es que alguna vez he comprobado que, cuando me entra el gusanillo y en vez de comer hago algo entretenido, se me pasa. Es decir, es un gusanillo malévolo imaginario, y no entiendo por qué lo tengo siempre.

Bien, mis retos: 
- Comer a las horas que toca (más o menos).
- Evitar ataques de chuches o de mierdas. Si tengo el gusanillo, tengo que comer comida normal y más sana y NO EN MASA, no acabar con las existencias de la despensa.
- Que no me pueda la ansiedad. Hay que cuidarse, necesito adecentarme.
- Moverme un poco, sobretodo cuando el gusanillo asome la cabeza, así tengo algún entretenimiento.

Por lo pronto, llevo 5 días sin chuches ¡bien! Aunque hablar tanto de ellas me está mortificando.


Me resulta tan incomprensible ver a toda esa gente corriendo, sacrificándose y muriéndose, casi 1 hora... para mí es IMPOSIBLE. Me parece un esfuerzo terrible e innecesario. Y hay personas que se pasan, es demasiado excesivo, el cuerpo se fatiga y luego no le dan los suficientes nutrientes... En serio, no hace falta ser tan drásticos, y se puede hacer algo de actividad que sea más divertida... Y tampoco tenemos que ser esqueletos andantes adrede.

En fin.

sábado, 6 de octubre de 2012

No me dejan ser libre.

Yo también tengo mis derechos.

Mis derechos de libertad de expresión, libertad de lengua, libertad de pensamiento. Y me los quieren arrebatar por un deseo de puro protagonismo, por puro egoísmo. Por querer imponer el catalán a toda costa, meterlo hasta las entrañas; ¡por llegar a pagar a gente extranjera por aprenderlo! Porque saben que, sin imposición, Cataluña sería una comunidad bilingüe. 

Y les revienta. 

Les revienta porque no pueden ni vernos (a las personas castellanoparlantes y de procedencias del resto de España). No nos tragan y, lo peor, no nos respetan. Mi familia no entiende el catalán y se encuentran en situaciones totalmente ridículas cuando en castellano nos entendemos todos perfectamente.

¡Oh, que aprengui català!
¿Por qué, si usted me entiende perfectamente?

¿Que yo le falto al respeto? ¿Entonces usted a mí...?
Ah, no, yo soy menos que usted.

Situaciones tan incoherentes como absurdas.

Han llegado a extremos como mandar circulares a los profesores PROHIBIENDO EL USO DEL CASTELLANO. Han llegado a erradicar la casilla de castellano en las matrículas de los educandos. Nos han eliminado el derecho a la educación en nuestra lengua. Han llegado a bajarme la nota de muchos trabajos por presentarlos oralmente en castellano, aún habiéndolos escrito en catalán (por norma). Porque, aunque me avale la Constitución, ya debía saber a qué me exponía si les contradecía...

Han llegado a emitir comunicados a la comunidad universitaria exigiendo el uso exclusivo del catalán, tanto en la docencia como en el ámbito personal; favorecer su uso como única lengua vehicular y de trabajo. Pero, ojo, la segunda cláusula del comunicado es favorecer la existencia de una comunidad plurilingüe y multicultural. JAJAJA. ¿Cómo? Con el catalán entre ceja y ceja, decidme, ¿cómo? 

¿Por qué son tan hipócritas? Que es, ¿para caer bien a los musulmanes, rumanos... extranjeros en general? ¿Por qué una norma contradice la otra? ¿Es que no saben cómo decir que quieren fulminar el castellano?

Si aquí tenemos DOS lenguas OFICIALES, que son el catalán y el castellano, ¿por qué me arrebatan el derecho a expresarme con una de ellas?

¿Por qué ellos son mejores y superiores a los demás? ¿Por qué recurren al victimismo cuando son los primeros que atacan a las culturas externas? ¿Por qué aceptan sin problemas a las personas árabes, asiáticas... y a la gente del resto de España la repugnan? 

¿Qué pasa? ¿Es por Franco? Franco fue un hijo de puta cabrón, sí, pero murió. Basta ya de melancolismos. No tenemos la culpa de vuestro rencor. Si vosotros queréis ser libres de usar el catalán, que ya lo sois al 100%, permitid que los demás también seamos libres de utilizar nuestra lengua.

Además, hay muchas más posibilidades de que un castellanoparlante no entienda el catalán, que de que un catalanoparlante no entienda el castellano. ¿Por qué queréis hacernos la vida imposible? ¿No dais tanto valor a vuestra cultura y a vuestras tradiciones...? La mía tiene la misma importancia que la vuestra. Y la pisáis cada día. Si por vosotros fuera, acabaríais con todo lo que tenga que ver con España. 

Yo vine al mundo aquí por circunstancias de la vida, y mi familia me enseñó a valorar lo bonito de cada tierra. Los catalanes me enseñaron a que no soy bienvenida en su tierra y que la avaricia rompe el saco y no tiene límites.

Soy consciente de que estoy generalizando, pero me han hecho mucho daño, me han creado cientos de conflictos, me han suspendido por expresar mis ideas abiertamente, me han mirado mal por ser la única en atreverme a exponer mis trabajos en castellano, me han infravalorado...

(Lo peor es que el poder está en manos de nacionalistas radicales...)

Y yo, después de tantas peleas, de tantos argumentos defendiendo lo que me pertenece, estoy desanimada. Me apetece largarme de este lugar. Y ellos encantados, ya me han invitado educadamente varias veces a irme si no me gusta lo que hay. Qué simpáticos y agradables estos catalanes.

No son en absoluto conscientes de que, Cataluña, sin toda la gente que emigró hacia ella no sería nada de nada. Y así lo agradecen, violando la Constitución y nuestros derechos humanos.

Esto no es más que un régimen dictatorial indirecto. Un franquismo catalán, un nacionalismo desmesurado que es capaz de llegar a límites insospechados con tal de lograr la victoria: desanclarse de España, porque "España es un país de mierda representado por el toro y ellos tienen más caché."

Opresión, opresión y opresión.

Y los niños/as de nuestro futuro están creciendo sin pensamientos propios y sin tener opción a valorar la realidad y a decidir por sí mismos. Ni más ni menos, crecen creyendo que Cataluña es un país... incluso han llegado a decirles que Cristóbal Colón era catalán. Y hay niños que piensan que Madrid está en Cataluña... porque la geografía española ni tocarla, y la historia la manipulan que da gusto.


Que sepáis que Cataluña se hundirá sola, pero ya lo veréis con vuestros propios ojos.
¿Qué más da que mande dinero a Madrid, si el dinero que tiene no lo sabe administrar? ¿Sabéis cuántos políticos viviendo del cuento tenemos aquí? ¿Sabéis que llegan a cobrar más que el presidente del gobierno español? ¿Sabéis cuánto se gasta en traducciones sólo por pura cabezonería? ¿Sabéis cuántas obras completamente innecesarias se realizan?

Pero no, seguid despidiendo médicos y recortando en Sanidad por vuestra cuenta; seguid echando a gente a la calle por no tener el nivel de catalán; seguid dando ayudas a extranjeros mientras existen familias españolas/catalanas en grave situación de precariedad.


Vosotros seguid preocupándoos por la independencia y por el FCBarcelona, que cuando toquemos el fondo de los fondos, ya veremos cómo salimos a flote.

lunes, 1 de octubre de 2012

Desconfianza, infidelidad.

Gracias a la pésima imagen que se formó de mí durante tantos años, estuve al margen de cualquier relación estable. Tampoco nadie me tomaba en serio. Era un trapo de usar y tirar. Lo que, cuando se animaban a comprobarlo, se daban cuenta de que no tenían nada que hacer. Y el rechazo hace que la gente se reafirme más en sus pensamientos: más puta aún. Mentes con mecanismos de funcionamiento demasiado simples.

Lo peor es que esa imagen se formó sin más fundamento que mi vestimenta.

También me ha fastidiado mucho el "dime con quién andas y te diré quién eres". La persona que me venía con esos cuentos, descartada para absolutamente cualquier cosa, hasta para saludarme. Sí, mi amiga podía ser un putón verbenero hasta las entrañas, pero, ¿eso justifica que yo lo sea también? Mi amiga y yo éramos dos polos completamente opuestos... quizás por eso éramos amigas ;)


¡Oh! Qué mujer tan seria, siempre con esa cara desafiante y prepotente, va de que es inalcanzable y superior a los demás. 


¿Perdón?

Esa fachada es producto de mi desconfianza hacia la gente; hacia los tíos asquerosos que buscan un agujero fácil, hacia las tías que me odian únicamente por ser/vestir así o por atrapar las miradas de sus maromos; hacia todas esas personas que han intentado entrar en mi vida con intereses oscuros.

Y, cuando milagrosamente tenía pareja, esta maldita gente de la que desconfío por razones aplastantes, se dedicaba a llenar la cabeza de pájaros a la persona que me había dado una oportunidad (o quizás intentaba comprobar si era tan marranilla como se afirmaba por doquier, cosa que el muchacho descartaba en menos de una semana).

A la mínima duda que mi pareja tuviera de mí, ¡hasta luego huevo! Aunque admito que debe ser difícil.
Pero más difícil me resultó a mi demostrar que eran mentira todas esas mentiras.

Resulta que llevo todo el día con mi novio, llegamos a casa juntos, abre el messenger y le viene el gilipollas de turno con que: tu novia me la ha estado chupando de arriba a abajo esta tarde en la playa.

O, hablando en vivo y directo con mi novio por el messenger, me retransmite una llamada que recibió en ese mismo instante: la zorra tu novia está aquí liándose con el novio de mi mejor amiga. ¡Para descojonarse! ¡Malditas cerdas embusteras! Por suerte, su inteligencia es algo limitada. Era obvio que en algún momento cometerían algún error.

Gracias a sus gilipolleces, me fue un poquito más fácil demostrar mi lealtad y fidelidad. Es que, ¿por qué cojones voy a desperdiciar mi tiempo con una persona que no quiero? ¡Es absurdo! ¡Comparto mi tiempo con las personas que me dan algo! Con las que hacen mi vida mejor, más bonita, más alegre. No tiene sentido poner los cuernos, estoy completamente segura de que TE ENGAÑAS A TI MISMO siendo infiel, viviendo y teniendo una vida que no deseas. 

Pero cuando están todo el día diciéndote que a tu novia le van más las pollas que a un tonto un lápiz, supongo que tienes ganas de reventar por todos los costados.

Recuerdo que, otra vez, dos simpáticos muchachos intentaron alagar a mi grácil amiga y a mí. Uno de ellos y mi amiga acabaron en un coche dale que dale. El otro, al acabar la noche, me mandó un mensaje sugiriendo: Ya podrías ser tan abierta como tu amiguita, ¿no? 


¿¡Quéééé!?


El tema de follar me parece un asunto tan íntimo, tan complejo que... yo no follo. Ni lo quiero. Y jamás lo he hecho. Me gusta hacer el amor con la persona por la que siento algo MUY FUERTE (aparte de atracción).

No me llenaría compartir mi cuerpo con una persona que ni me va ni me viene ni conozco plenamente. No me resultaría placentero. Solamente lo haré con quien crea que se lo merece, con quien crea que me lo merezco; con quien me apetece de verdad porque nos hemos demostrado que nos queremos, y lo manifestamos así.

Y quien no lo crea, me la suda completamente.



Yo era tía de una noche. Todas las noches acababa con un tipo diferente practicando sexo de mil maneras y chupando hasta los mástiles de los barcos. Vamos, que tenía el canal más abierto que el cielo.

Pues, ¿dónde están los afortunados?
¡Que salgan, que no he tenido el placer de conocerles!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...