miércoles, 26 de septiembre de 2012

Info básica mamoplastia.

Bien, puesto que he contado mi experiencia detalladamente, he decidido intentar resumir un poco todo lo básico acerca de la operación de aumento de pecho. Debería haber empezado por ahí, pero mi intención era dar información a mujeres con la decisión de operarse avanzada.

Existen 3 vías para introducir los implantes mamarios:
- Axilar.
- Aureolar.
- Por el surco. Se podría decir que es la que menos se utiliza actualmente.

¿Cuál es la más recomendable? Depende de la anatomía de cada una y de la técnica. Suele utilizarse axilar cuando el implante se coloca de manera submuscular. El inconveniente es que hay mucha menos visión (para el doctor), pero la cicatriz es imperceptible. Inconvenientes del surco: la cicatriz es más visible. Inconvenientes de la vía areolar (la mía es así): es posible que el pezón pierda sensibilidad (en mi caso, no) y la cicatriz, según cómo se cure, quedará mejor o peor (el pezón nunca volverá a ser el mismo).


Existen 3 maneras de colocar la prótesis:
- Subglandular. Justo debajo de nuestra glándula mamaria. Así las llevo yo. Recomendable cuando se parte de algo de mama, pues podrá tapar la prótesis. El post-operatorio es muy llevadero. Dicen que si las tocas y buscas, se nota lo que es mama y lo que es implante... YO NO LO PERCIBO, lo noto muy homogéneo, todo bien integrado.

- Subfascial. Debajo de la mama pero levantando una fascia, una pequeña capa de tejido del músculo, si no me equivoco. Es la técnica más novedosa y pretende tener los mismos efectos que la técnica submuscular pero con menos problemáticas. Digamos que el resultado es submuscular, y la recuperación sublandular. (No puedo decir más porque no estoy muy informada sobre la técnica).

- Submuscular. El implante se colocaría debajo del músculo pectoral. La operación es más agresiva, la recuperación suele ser más dolorosa y te imposibilita de por vida a hacer ejercicios de pesas. Suele ser la vía preferente para pacientes sin nada de mama a priori, o si son muy delgadas o con piel muy fina. El implante, así, será menos perceptible al tacto.

(Imágenes extraídas de Internet)

La mejor técnica es la que vaya con vuestra anatomía. El cirujano os lo dirá con sinceridad, según su ojo clínico. Es mejor visitar, como mínimo, dos cirujanos; si los dos coinciden, ¡adelante!

En mi caso, partía de algo de pecho, aunque no mucho (no me habría ido mal la técnica submuscular) pero debían corregirme una asimetría que obligaba a que la vía fuera areolar. Y colocar unas prótesis por la vía areolar de manera submuscular y, a su vez, bajar un pecho, es un tanto extraño y complejo

También, si se parte de algo (considerable) de pecho, la vía submuscular puede crear el siguiente problema: la mama natural cae con el paso del tiempo, y la prótesis, debajo del músculo, queda arriba.

El mito de que se cae más el pecho aumentado por técnica subglandular es falso. El pecho caerá como a toda mujer viviente por la gravedad y el paso de los años. Punto.


Tipos de implantes:
- De gel de silicona: de alta cohesividad (es decir, si se rompe, no sale absolutamente nada de dentro, se queda como una estructura sólida), son las más recomendadas. Pueden ser rugosas o lisas (se recomiendan las rugosas pues evitan el encapsulamiento).
- De solución salina: una envoltura que, una vez introducida en el pecho, se rellena con solución salina (suero). La ventaja es que la operación es menos sufrida, más sencilla. Inconveniente: tienen tendencia a quedar más duras y antinaturales al tacto. También que, si se rompe/pincha, te quedas con una mama "sin operar" y la otra, operada (el contenido lo absorbe el cuerpo sin ningún efecto secundario).
Pueden ser de forma redonda o anatómica (como una gota de agua, para un resultado más natural). 









Todas pueden ser con un perfil bajo, moderado/medio o alto, según la proyección de pecho deseada.

También varía la base, según la amplitud de tórax de la paciente.

Las mías son de gel de silicona, perfil moderado y redondas, pues partiendo de tan poco pecho y la parte superior vacía... la prótesis anatómica, a mi parecer (y del doctor), no sería apropiada. Además, si coges la prótesis redonda de una punta y la colocas en vertical, hace forma de gota de agua (el peso se concentra abajo, por la gravedad), aunque no tanto como la anatómica


Cantidad:
Las prótesis se miden en centímetros cúbicos. La cantidad a introducir es una decisión muy subjetiva, tanto de la paciente como del doctor. No creáis los mitos de que menos de 300 cc no merecen la pena, porque TODO DEPENDE de la anatomía de la paciente (y de sus deseos) y de la colocación de la prótesis. Sobretodo de la anatomía: altura, peso, anchura de caderas y la cantidad de pecho de la que se parte. No es lo mismo 300 cc en una mujer de 65 kg y 170 cm que en una mujer de 50 kg y 160 cm.

A mí me recomendaron 240 y 260 cc, y me pareció poco. Partía de 80 y casi 85. Finalmente, comprobando en quirófano para que quedara una 90B/C, me pusieron 270 y 300 cc.
Mi resultado de tamaño es totalmente satisfactorio e incluso si me hubieran puesto menos, estaría contenta igual. La mayoría de mujeres habrían optado por ponerse más si hubieran podido cambiar algo, yo NO. Me siento genial así.

Pecho de 80, con 300 cc = 90B/C.
Pecho de casi 85, con 270 cc = 90B/C.

Apuntar algo relevante: si la prótesis se coloca en el plano submuscular, el tamaño se aprecia un poco menos que en el plano subglandular. Concretamente, dicen que 50 cc. Es decir, se necesitarían aproximadamente 50 cc más para obtener el mismo resultado (el músculo aprieta y retiene los implantes).

Por último, añadir que no debemos centrarnos en las tallas como 85, 90, 95... pues ese número te corresponde según los cm de contorno. Lo importante es la copa. La copa es la medida de tu mama (pero evidentemente la A de una 100 no es lo mismo que la A de una 85).

A mí, como siempre me gustó ir muy apretada de pecho, me queda genial (aunque me aprieta un poco en el centro, me molestan los aros del sujetador) la 85C. La 90B me queda casi perfecta, pero aún se me clavan un poco los aros (la copa es un pelín pequeña, pero poca cosa), y me siento algo suelta de espalda. Y la 90C es un cómputo de no sentirme bien sujetada por ningún lado, pero la copa encaja a la perfección con mi pecho. Creo que mi talla sublime es la 85D, pero no la he encontrado (tampoco me he esmerado en buscarla).

Si queréis calcular vuestra talla exacta, aquí tenéis un link interesante:
http://www.teima.es/sizecalc.php


Existen algunos problemas "básicos" que pueden tener lugar después de la operación:
- Encapsulamiento de la prótesis: el cuerpo puede crear una capa alrededor del implante por ser un cuerpo extraño, y supone dolor, dureza y resultados antiestéticos. Requiere intervenir de nuevo y cambiar la prótesis.
Capsular Contracture · Case 9-2
- Rippling: la prótesis, por su caída natural, crea unas ondas. Éstas pueden ser más perceptibles o no en función de dónde esté colocada la prótesis (se ven más en el plano subglandular, pero es posible en todos casos) y en función de la mama, grasa y piel de la paciente. Existen casos en que el rippling es visible directamente, y otros en que es necesario ponerse en ciertas posturas para que se aprecie.


- Infección.
- Pérdida de sensibilidad.
- Asimetría: nuestro cuerpo no es simétrico, es posible que tengamos un pecho más grande que el otro y, después de la operación, es más perceptible. Los pezones tampoco tienen por qué mirar en la misma dirección, etc. Habrá chicas con pechos perfectos (que no grandes), y las habrá que no. 
- Disgusto: sentir que son demasiado grandes o demasiado pequeñas... ¡importantísimo comunicarse eficazmente con el doctor!
- Bolsillo: ¡la calidad se paga! Si escatimamos en este tipo de cosas, es posible que paguemos el doble después. De media, la operación suele costar 6000€. Los picos varían según el hospital, que puede cobrar entre 1700 y 2500€ (a ojo) por los servicios de una noche, de quirófano y de un par de medicamentos. Los implantes son lo más barato del proceso, por eso hay que escoger marcas buenas (Mentor, Eurosilicone y Nagor son las más recomendadas; yo llevo Nagor).


La operación puede durar unas dos horas y con anestesia GENERAL. Importante. No me huele nada bien lo de anestesia local; en todo caso si fuera una segunda operación de poco calibre (para corregir un encapsulamiento o similar).


Las prótesis pueden durar, tranquilamente, toda la vida. El doctor me dijo que unos 30 años por poner un tiempo; hay pacientes que se las cambiaron pasados esos años y seguían perfectas. ¡Todo depende!
Pero bueno, la duración no me preocupa porque quién sabe cómo las tendré con 45 años... con los cambios que tenemos las mujeres... los hijos, las hormonas y la caída nos dejan hechas una mierda. ¡Quién sabe! Aunque yo no quiero tener hijos... ¡jaja!
Hay que revisarse anualmente (aunque debería ser así para las operadas y no operadas).
¡Ah, se puede dar el pecho sin NINGÚN PROBLEMA!


No entraré en detalles sociales y psicológicos en busca de un motivo razonable para dar este paso porque no acabaría nunca... simplemente decir que si queréis, podéis y lo necesitáis de verdad porque es una gran incomodidad diaria y no están acordes con vuestro cuerpo en gran medida, ¡hacedlo!

¡Si tenéis cualquier duda mandadme un mensaje que os contestaré encantada!

viernes, 21 de septiembre de 2012

Abuela, ¡no me quiero casar!


"Ay, cuando te cases... pobre hombre".

A ver, abuela, no tengo por qué casarme, ni siquiera con un hombre.

Cuando no existan personas ancladas en el pasado, nuestra sociedad mejorará. Y cuando digo ancladas en el pasado, me refiero a TODO. No hablo de olvidar ni de correr un tupido (más bien grueso) velo, sino de superar y pasar página. Con el machismo, con Franco y con todas las idioteces que han tenido lugar en nuestra historia.

Y aquí hay algo de machismo, y machismo femenino, que es peor. Mujeres sumisas aceptando el poder del hombre, pariendo críos, cambiando pañales y preparando desayuno, comida y cena para todo el aquelarre.
Que sí, que será muy bonito formar una familia, tener un hogar y unos retoños cuquísimos, pero siempre y cuando haya equidad.

Sinceramente, mi sueño no es casarme ni tener hijos. Más bien es mi sueño antagónico. Lo repugno, lo detesto y lo critico. Una persona puede tener cientos de metas más... 

Aunque no me parece mal que muchas mujeres (sí, mujeres, porque hombres pocos) deseen casarse y toda la pesca, no es lo que yo quiero en mi vida. Expresado mi respeto hacia ello, diré que me parece una expectativa de vida muy pobre. Lo único que tenemos en nuestra vida es precisamente eso, NUESTRA VIDA. Somos protagonistas de una larga novela, y podemos decidir, en gran parte, qué es lo que nos hará más felices. Con lo cual, me niego a parir y a criar a niñatos estúpidos que me sacarán los ojos y me desagradecerán todo lo que haya hecho por ellos: pasar mi vida a un segundo plano, convirtiéndolos en el centro de mis actos.

¿Egoísmo? ¿Cómo puedo ser egoísta con algo que no tengo?

Soy consciente de lo que digo; yo he sido muy desagradecida y, en alguna ocasión, mala hija. Nada cariñosa y dando por hecho que merezco lo que tengo sólo por ser hija de alguien. Y no es así. Y seguramente todos la hemos cagado cientos de veces con nuestros padres (aunque ellos también pueden ser unos piezas).

A todo esto, cariño, NO voy a ser madre de 4 niños/as. Si los quieres tú y los vas a cuidar, criar, educar y aguantar toda la maldita vida... genial. Pídelos en adopción (y podrás ponerles tu apellido primero, también).

¿Por qué todos los hombres teméis el matrimonio y ser padres? ¿Y por qué el mío no lo teme y yo sí?
A mí me llena mi pareja, me llena de amor, cariño, alegría, estabilidad... Soy completamente feliz con él y quiero hacer absolutamente TODO con él, y conocer todo el mundo solamente junto a él. No quiero llevar paquetes, carritos ni biberones. Ni necesito demostrarle mi amor firmando un papel. Tampoco tengo prisa por irme a vivir con él. Yo en su casa, él en la mía. Creo que es otra forma de vivir el amor, desanclada del pasado. Y, si por cualquier circunstancia, viviéramos juntos... ¡cada uno con lo suyo! Que yo también trabajaré y vendré reventadita y querré mi cena en la mesa nada más llegar.

Y sí, abuelita, pobre del hombre que piense que conmigo se rascará los huevos.


Si nadie me va a lavar los tangas, yo tampoco lavaré los gallumbos de nadie. 

lunes, 17 de septiembre de 2012

Cincuenta Sombras.

Christian Grey.


(Ojo, si estáis leyendo las novelas, es posible que desvele algunos detalles)


Me encanta hasta su nombre. Este guapo empresario multimillonario nos tiene cautivadas y hasta enamoradas; ¡cuánto nos gustaría estar en la piel de Anastasia!, aunque no en todas las ocasiones.

A veces, me molesta muchísimo la actitud de Anastasia. Cuando por fin deja a Christian, mi interior saltó de alegría y empezó a dar palmas. Pero sabía que volverían. Anastasia es muy inocente e inexperimentada aún, y le pica la almeja. Aunque claro, con Christian Grey... es muy difícil resistirse.

Pero creo que no sabe marcar sus límites. Ella también tendría que decirle: "Yo tampoco sé hacerlo de otra manera; yo también tengo mi manera de vivir el amor". Que la historia siga el mismo transcurso, pero con un poco más de carácter; sería más divertido y justificaría más que él no pudiera desengancharse de ella. ¿Por qué ha de mostrarle que está dispuesta a sucumbir todo? ¿Es que él no puede esforzarse también? Aunque, con el paso de los capítulos, lo hace; pero no ha sido un esfuerzo, el chico se está enamorando y le sale.

Pero ella también está locamente enamorada de sus ojos grises y no puede evitar caer en sus garras. En parte, la entiendo, aunque yo sería más tocahuevos y orgullosa.

Aparte, está empeñada en firmar o no firmar el contrato. ¿Por qué no le propone vivir sin contratos, vivir al límite? Lo que surja. Que se deje llevar. Pero no, ella cede, cede y cede hasta en los más oscuros deseos de Christian, aunque ella tenga que sufrir.


Acabo de empezar el segundo libro. Es cierto que enganchan. En el primero, me estaban cansando tantos polvos. Dios mío, qué agotador es Christian. Hasta Anastasia se dio cuenta. Miedo me daría hacer alguna mueca por no volver a provocarle de nuevo y vuelva a querer empotrarte salvajemente. Qué semental, por favor; no sé de dónde saca tantas ganas después de haber estado con tantas mujeres.

Y es muy violento. De vez en cuando, vale. Pero así como es él, que sólo folla y castiga, pues me daría bastante miedo. Y ella siendo virgen, debería haber ansiado huir desesperadamente en más de una ocasión.

Me ha recordado, en ocasiones, a Bella y Edward. Y me ha molestado, porque no me gustó nada Crepúsculo. Tan artificial, tan carente de argumentos; un enamoramiento sin base. Aunque sus descripciones pasionales me gustaron, pero se hacía repetitivo. Y el final, tan pastelosamente feliz y sin acción, me decepcionó enormemente. Tenía mis propias hipótesis de cómo acabaría, y todas habrían sido más emocionantes.

También me cansa tantas veces la misma descripción (de los orgasmos, de los ojos de Christian, de la diosa que lleva dentro...). Tengo muchas críticas, pero bueno, es leíble y entretenida.


Cincuenta Sombras de Grey te hace sufrir en bastantes ocasiones; me gustan las lecturas y películas en las que las cosas son difíciles de verdad. Y sí que puede ser difícil tener un vampiro como novio, pero la autora no supo transmitirlo del todo "bien". Y se nota que, cuando Anastasia está con él, a la vez no quiere. Lo odia, pero lo ama. Y existe una atracción muy tórrida.

El final del primer libro me encantó, aunque sea un final infeliz, pero me dejó... pasmada, con un nudo de sufrimiento. Fue genial. Me estaba aterrando llegar al final y que fuera ñoñosamente dichoso.

Apunto que contiene decenas de escenas eróticas sin tapujos (dentro de lo que cabe), por no hablar del toque sadomasoquista. Me sorprendió. Cuando me lo recomendaron pensé que no sería para tanto, pero sí, sí lo es. Nunca había leído escenas tan explícitas, me quedé asombrada puesto que no estoy nada acostumbrada a leer textos sexuales.

¡Y me molestan mucho las faltas ortográficas de los traductores! ¡Un poco de profesionalidad, por favor!


Espero que el final de los finales no me decepcione.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Compritas.

Ayer me compré alguna que otra cosita. ¡Hacía tiempo que no lo hacía!

Primeramente, este bolso de Stradivarius que ya venía deseándolo desde que lo vi en internet. 12,99€. ¡Negro! Mi primer bolso negro... (también estaba en marrón, pero no caí, con lo cuco que era...) Acolchadito, tamaño medio, con cremallera y cadena como asa (creo que no es suficiente larga como para llevarlo cruzado). Se ve algo brillante en la foto, pero es bastante mate. Prefiero que no brillen en exceso.
Vaya hombre, se queda en vertical la imagen... 

Yo no quería, pero entramos en Bershka, me probé varias cosas y me quedé con esta camiseta por 9,99€. Se ha puesto mucho de moda ahora la bandera de Inglaterra y EEUU... Ya tengo dos o tres camisetas con la de Inglaterra y tienen años (aunque las conservo como nuevas), de cuando no las veías puestas en todas las chicas. Pero ésta tiene algo especial, no se aprecia en la foto pero los trozos de la bandera tienen unos detalles muy bonitos.

Ahora que ya visto con mi ropa de siempre, he de decir que... ¡menudo melonar! A veces, ¡siento que me da vergüenza! Jaja. Hay cosas que aún no me atrevo a ponerme, aún no me he hecho a la idea visualmente.

Por último, otro sujetador. ¡Ya tengo dos! Poco a poco. De momento, colores prácticos. Con el tiempo ya me los compraré sexys. ¡Súper cómodo y nada de relleno! Talla 90 :) de Oysho, 12,99€.






Y quería mostrar mi primera chaqueta negra, comprada en las primeras rebajas de este año en Stradivarius, con la que quiero estrenar mi bolso nuevo. Estaba en marrón también, pero ya no quedaban. Una gran pena para mí, pero he descubierto que el negro, sin abusar, queda muy elegante. Nunca me favoreció por lo blanca que soy, pero hay que saber combinarlo.


Con estos botines creo que quedará estupendo. Son de Mary Paz, 9,99€ (rebajas de este año también). ¡Gran compra! Comodísimos a pesar del taconazo.



jueves, 13 de septiembre de 2012

One Direction.

One Direction... (los pongo aparte porque no entran en los géneros anteriores). Sí, lo admito. Tengo la misma explicación que habría dado con los Backstreet Boys (no haré otra entrada sobre ellos porque me dará algo describiéndoles), mis otros chicos preferidos que me siguen encantando. (Por cierto, las peleas absurdas que hay ahora de 1D vs. BSB me parecen patéticas). 

Lo "lógico", por llamarlo de alguna manera, sería pensar que una mujer de 23 años debería odiar One Direction, al igual que el movimiento anti Justin Bieber que se ha creado, que consiste en "mayores" (o van de...) contra jóvenes en celo. Porque si te gusta JB eres patético y retrasado (otro cliché sin más fundamento que el absurdo de la buena música y la mala música).

Me gustan porque hay algo más detrás de ellos. Hay 5 chicos que disfrutan, viven, se divierten... pero también trabajan, se dedican, sufren y ponen todo su empeño en ello. Y dan resultado. A parte de sus canciones he visto muchos vídeos suyos, y prometo que me han sacado muchísimas sonrisas. He seguido su participación en X Factor. Son graciosos, adorables, pillos, románticos, espontáneos; sencillos pero únicos. Y me encantan sus vocecitas. No, no tendrán una voz a lo Whitney Houston, pero tienen algo especial. Y sus canciones se me "integraron" desde el primer instante. Sí, pensaréis, algo comercial, algo que te engancha y se olvida. Pues puede ser; pero os aseguro que no me había pasado nunca (bueno, si BSB puede considerarse una excepción...). No me engancho a algo que suena a todas horas. Aunque poco he oído yo a 1D, sinceramente (excepto en mi casa, obvio).

Me hipnotizan, no puedo dejar de escuchar la misma canción una y otra vez. Sus coros, sus solos. Encajan, tienen magnetismo entre ellos; lo desprenden. Es una combinación visual y auditiva, porque me encanta verlos cantar. E importante: no decepcionan en absoluto en directo. Y tienen un equipazo, todo hay que decirlo (he de admitir que soy muy analizadora, segundo a segundo, en busca de fallos con casi todo).

Además, es que son monísimos. Son como un caprichito.
Bueno, tengo mi favorito por eso. Desprende adorabilidad. Lo veo tan perfecto, tan mono... ¡Aix! Todas deberíamos conservar nuestro lado adolescente, es increíble.

Y no soy de canciones ñoñas de amor pegajoso PARA NADA, pero las suyas sí me han gustado (aunque algunas no son escritas por ellos, lo sé).

Confieso que me los descubrió mi hermana pequeña jaja y me encanta pasar momentos con ella cantando y tocando la guitarra. Está como loca por que vayamos al concierto.

Por cierto, me repugnan las tías chillando.
¿Qué respeto muestran hacia los cantantes así?


Por último, me gustaría saber por qué se suele insultar a este tipo de personas de gays. Así que gay es un insulto... Estupendo. Luego quejaos de la homofobia. Tiene huevos el asunto. Y los que más tachan de gays a artistas, suelen ser los más modernos, los más "aceptadores", democráticos... bah.

No tiene ningún sentido utilizar gay como insulto. Y si lo fueran, ¿qué? ¿qué maldito problema hay?

Música electrónica.

El house... El house me ha acompañado en tantos momentos, en tantas vivencias... El house, minimalhouse, progressivehouse, technohouse... Me ha dado tranquilidad, reflexión, me ha dado ganas de vivir al máximo, ganas de bailar, de mandarlo todo a la mierda, de disfrutar, de enloquecer... Pero, a la vez, es matemática pura, es una estructura perfectamente formada en la que cada elemento es tan protagonista como otro hasta que llega el maldito subidón... BUAH. 

Pero no me sirve cualquier canción; siempre he sido muy selecta y lo comercial me convence muy poco. Desde hace un buen tiempecito me ha sorprendido Swedish House Mafia, sobretodo cuando sus integrantes trabajaban independientemente (unos máquinas) y Avicii, aunque este último se ha sobreexplotado demasiado. Me encanta Deadmau5, tiene algo muy especial... Me gustó mucho el estilo que llevaba Matinée (Paco Maroto en concreto) al principio, después se fue torciendo...

Alex Guerrero, Javi Reina, Juanjo Martín, Darío Núñez, Marcos Cruz, Tiesto con sus buenos remixes...

Me sería imposible seguir nombrando, han sido más bien canciones, canciones que podía escucharlas hace 6 años y ahora, porque son tan perfectas que nunca me cansan.
Ou Mai Gosh...
No es mi favorita de Deadmau5 pero con ella me enganché a él.
¡Impresionante!

Heavy Metal.

Mis favoritos de rock, hard-rock y/o heavy metal, esos que me ponen la piel de gallina, me llenan de adrenalina, me hacen feliz, me entristecen, me dan esperanza, me dan ganas de gritar y de simular solos de guitarra con la escoba.... Me transmiten tanto... Judas Priest por encima de todo (los adoro), Queen, Mr. Big, Extreme, Sweet, Metallica, David Lee Roth, Mago de Oz, Extremoduro, Avenged Sevenfold, Nirvana... y espero no dejarme ninguno importante para mí. También me gustan muchas canciones sueltas, pero no me parece justo nombrar al grupo cuando desconozco su discografía (ejem).

En este útlimo año, he alucinado por cómo se pusieron de moda Metallica, ACDC y Nirvana, ¡cómo si no existieran más grupos en el universo...! Dios mío. Me gusta Nirvana, pero es el último grupo que he escrito... Madre mía, pues no tienen añitos estos grupos y los acabáis de descubrir... Aix. Malditas apariencias, como os mueven...

Estos días me ha dado por escuchar baladas tales como:

Es posible que esté algo melancólica... pero las cañeras, de esas bestiales no aptas para cardíacos, me gustan tantísimo como las baladas.

Jaja menudos personajes, qué fieras...
Y una interminable lista...

¿Gusto musical?

Sí, me gusta el heavy metal, el house y One Direction.


¿Es posible que sea un defecto? ¿El ser sincera y realista, el no avergonzarme de lo que soy y de lo que me gusta y admitirlo sin tapujos? ¿Me tienen que poner a parir por ello? Genial jaja.

Vamos a ver, ¿quién dice lo que es buena música y lo que no? ¿quién cree que tiene el privilegio de medir el gusto musical de alguien? ¿QUIÉN TIENE EL PATRÓN DE LA ÚNICA VERDAD INDISCUTIBLE? Por favor, que ésto no es una religión.

La música es sentimiento, es transmisión de sensaciones, mensajes... a través de la armonía de los instrumentos, las voces y las letras... y es TOTALMENTE SUBJETIVA.

Cada uno decide qué es lo que le transmite algo que quiere escuchar, sentir, vivir.

Dicho esto, no es ningún delito tener varios gustos musicales. ¿Es que solamente un tipo de música puede resultar agradable a tus oídos? Me parecéis unos cerrados de mente, simplemente. Y que seguís un único tipo de música por PURA APARIENCIA Y ACEPTACIÓN SOCIAL. No queréis sentiros discriminados por no avergonzaros de mostrar unos gustos/aficiones/pensamientos/ideales que, mayoritariamente, son repugnados. Aquí radica uno de los graves errores de nuestra sociedad...

Seguidamente, mostraré por qué el heavy metal, el house y One Direction son imprescindibles en mi vida diaria. Y sí, 1D, esos 5 chicos que tienen enamoradas a millones de adolescentes en celo.


No quiero juzgar a ninguna tribu urbana, por ejemplo los heviatas, pero por distintas experiencias con distintas personas diré que no sois mejores que nadie porque os guste el heavy, llevéis camisetas de Metallica ni os dejéis el pelo largo. Y ésto es válido con cualquier otra tribu urbana. Ni más ni menos, nací con el heavy metal en mis oídos y, físicamente, jamás imaginaríais que podría gustarme. Clichés, juicios, encasillamientos... es lo que tiene esta sociedad.

Añadir que, por favor, si suena mi móvil y tengo a los Judas Priest, a Deadmau5 o a One Direction, explicadme qué maldito problema tenéis con los comentarios por lo bajini y las malas miradas, ¡amargados/as! ¡Echadle cara! 


Es broma, no lo quiero saber, aunque ya me lo supongo, sois muy predecibles. Criticadme, no diréis nada que no pueda deducir a estas alturas.



Todos tenemos nuestros gustos, ¡no hay más! No seáis masas inseparables, cegadas por las apariencias. ¡Dejaos llevar! La música es éso.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Gimnasio todo el puto día.

¿Es que no tenéis otra puñetera afición, hijos míos?

Es obvio que estoy generalizando, pero es que estoy hartita de que todo tío de edad joven que me rodea no viva un único día sin nombrar el maldito gimnasio.

Si yo admito que tuve un grave problema de superficialidad, lo estos chicos es gravísimo (o, por lo menos, tan malo como lo mío). Su ansia de músculo no tiene fin. Lo peor es que la mayoría de ellos sí lo hacen por la apariencia ante el ojo ajeno, es decir: para ligar

Y que se afirme que a todas nos gustan los tíos musculosos me revienta las entrañas

ODIO los hombres musculados

Primeramente, porque no me atrae un hombre medio gorila medio ladrillo, sintiendo que abrazas un muro o una columna; tiesos, engarrotados, y con todas las venas a flor de piel, cada cual más gorda y asquerosa. Y, que muevan un brazo, implica que esa bola asquerosa y lo que rodea se ponga más tenso que un cable de acero, y sin hacer fuerza alguna, eh. O esas piernas totalmente depiladas marcando todos los malditos tendones y venacas... No, es que no me gusta. No lo veo bonito ni bello, lo veo antinatural, y no me parece atractivo lo antinatural; por mucho que yo me maquille o esté operada de las peras, no tiene nada que ver con lo que a mí me pueda atraer de los hombres.

Me gusta abrazar a mi chico y que sea más moldeable, más blandito, más osito de peluche, más cuco. Delgadito, pero no en los huesos. Vaya, que esté normal (no me gusta utilizar la palabra normal, pero digamos que es para aludir un término medio).

Y ya no es sólo una cuestión física, es una cuestión de cabeza. La mayoría de esos tíos que van en masa con sus híper mochilas al gimnasio, con esas camisetas de tirantes que la anchura del sobaco les llega al ombligo, no tienen más que paja en el cerebro. Y lo digo por vivencia y experiencia. No sirven para nada más; no tienen, en general, algo en lo que llamar la atención (aparte de sus "exuberantes" músculos); no tienen más metas, no suelen tener estudios... son unos cabezas huecas, en pocas palabras. Los habrá que sí, obvio, pero no es lo corriente.

Pero nada, entre ellos estar fuerte es MÁS QUE UN PREMIO, es más que ser inteligente, tener un trabajo que te cagas y ser consciente y realista en la vida. Por eso pasan tantas horas ahí; supongo que les complace saber que no son los únicos seres inútiles en el mundo.

También, cuando un hombre es un tío 10 y comienza a engimnasiarse, se vuelve gilipollas profundo con el tiempo. Se deja llevar por toda esa chusma que se junta en las saunas con los pitos al aire, y cambian. Tristemente, es así. Y cambian su concepción de la vida, su concepción de alimentación... Todo a lo obsesivo compulsivo. No vuelven a ser los mismos. Y con suerte no caen en las substancias peligrosas.

No veo más motivo a estos tíos para hacer lo que hacen que el querer llamar la atención de alguna manera, porque no saben de qué otras maneras hacerlo, utilizando ese físico "impresionante" (puaj). Después, entre colegas, se pican por cuánto peso ha levantado cada uno, y se matan para ser superiores entre unos y otros. Genial. Prefieren estar levantando pesas como gorilas anormales en lugar de divertirse, disfrutar y pasar un buen rato entre amigos. Y no tienen más tema de conversación que ese. "A ver cuando te apuntas al gimnasio tío, ¡¡a ponerte posturillas como nosotros!!" Posturillas... su puta madre, qué idiotez. Ves tú, ¡no arrastres a los demás, encefalograma plano!

Así que eso de que es por cuidarse y por cuestiones saludables, no cuela. Se puede llevar una vida completamente sana sin tener que hacer esas barbaridades en un gimnasio, sin estar 3 horas cada uno de los puñeteros días que tiene la semana haciendo el burro en ese sitio plagado de sudores ajenos. Alimentación correcta, sin excesos pero sin privaciones, y un poco de movimiento (andar, bailar, hacer algún deporte a modo de ocio tipo fútbol o tenis) pero sin obsesionarse.

Luego, para colmo, se contemplan y comparan las pollas en las duchas... (como si no se hubieran deleitado suficiente de culos y paquetes en la sesión de ejercicio intenso). Ya os digo, los que tengan novia y se engimnasien, notarán un antes y un después en su relación (sobretodo la novia), y para mal.

Paréntesis: Esto me recuerda mucho a un chiste que me contaba padre... Cuando había alguna sospecha extraña, siempre me decía: éste no ha venido aquí a cazar...
El del cazador que va al monte a cazar gorilas (mira, hablando de gorilas...), encuentra uno e, impaciente, agarra la escopeta y pim pam pam contra él. Pero el gorila se levanta, va a por el cazador y le pone el culo como la bandera de japón. Al día siguiente, lleno de rabia, el cazador vuelve a por él con 20 granadas y una ametralladora. Descarga toda su munición y el gorila, inmutable totalmente, se vuelve a levantar, coge al cazador y le quita los puntos del culo del día anterior...
Sin poder más y sin rendirse, el cazador vuelve al tercer día con un mortero, un bazoca, un cañón, varios obuses y munición extra. Después de descargar toda su ira contra él, una silueta se alza entre el humo... sí, sí, el gorila... y le dice al cazador con incredulidad: ¿tú aquí no has venido a cazar, no?

Pues eso, extraed vuestras propias conclusiones.

Pero yo no quiero a un tío de estas características en mi vida.

sábado, 8 de septiembre de 2012

Básicos de maquillaje, módico precio.

COSMÉTICA LOW COST.

Os voy a contar lo que contiene mi neceser de maquillaje. Todas mis cositas básicas para ir perfecta a una cena o fiesta. No tengo una barbaridad de potingues ni uso marcas extra caras, soy bastante ahorradora y voy a lo práctico, a lo que sé que voy a utilizar y que, además, me sale bien de precio.


- Base de maquillaje: La mía es Perfección Satín de Deliplus (en Mercadona) 5€, nada grasa. También utilizo de Maybelline (en Schlecker), me cuesta unos 6€ y no me van nada mal. En mi época loca me gastaba cerca de 20€; opino que es una estafa y que, puestos a ser perjudiciales para la piel, lo son las dos. Es importante que la textura se adapte a tu piel y que sientas que es para ti; cuesta encontrarla pero es posible. Opto por el color más clarito que exista (soy de piel muy blanca); cuando me lo aplico parezco un fantasma, pero con la piel perfecta; luego, colorete.








- Polvos base: Anti Shine Mattitude de ASTOR, creo que ni llega a 5€, en Schlecker (ojo, he tenido que buscar cómo se escribe la maldita tienda), aunque también está en cualquier perfumería o tienda de cosmética. Mi color es el 001, el más claro, y aún así en invierno me resulta algo moreno.








Polvos de contorno de ojos, (al menos, yo los utilizo así) color carne con un poquito de brillo (Schlecker). 2,95€. Es similar a un anti-ojeras. Antes me aplicaba sombra de ojos blanca o beige y la difuminaba para que no quedara excesivo, pero desde que descubrí ésto, no he cambiado de técnica.





- Eyerliner negro, Carlo di Roma (sí, comprado en los chinos). 0'75€, 1€... depende. Me va fenomenal. No me gusta delinearme con raya típica pues no deja un negro intenso y se difumina con el paso de las horas. Por favor, si creéis que en unos años mis ojos sufrirán cáncer de piel, ¡avisadme! De momento, estoy bien.








- Sombra de ojos negra, o negra-gris brillante de Max Factor (ésta es de las buenas buenas, me la compré hace unos 4 años y aún me dura, de lujo). Seguramente costaría unos 4 ó 5€ que, para ser una sombra de ojos, me parece cara. Tengo otras sombras negras baratitas y me van bien también.


- Sombras de ojos de distintos colores (creo que todas las que tengo son CdR, y me van muy bien). No me faltan las sombras verdes de distintos tonos, alguna que otra azul, marrón, dorado y beige.

- Rímel negro, el mío es Rímmel London, y me costó unos 5-6€ en Mercadona. Me va de muerte, he visto chicas con pestañas postizas que proporcionan el mismo resultado que este rímel. Y el cepillo, sensacional.

- Raya de ojos, mis colores preferidos son: negro, plateado, distintas tonalidades de azules y verdes. Casi todas CdR. Las utilizo para pintar la zona de abajo, no suelo pintar por dentro, doy unos toquecitos alrededor. 1-2€.

- Pintalabios: no suelo utilizar, tengo varios en rosa fuerte, rosa y rosa claro, y uno rojo. Me gusta más el toque nude con brillo, pero no vienen mal unos toques de color en el labio de vez en cuando, sin que quede excesivo. Y el rojo lo utilizo en ocasiones contadas, cuando la ropa acompaña, ya que creo que no me favorece mucho. Prefiero un rosa fuerte. Los que tengo son los típicos que vienen en los estuches de nuestras madres/abuelas/tías que tienen decenas de sombras de ojos y rayas que no funcionan ni patrás. También tengo alguno CdR. 1-2€.


- Brillo de labios, imprescindible. Siempre lo utilizo, a no ser que lleve bastante pintalabios y me guste como queda en mate. CdR, también. 1-2€.


- Colorete: al ser tan blanquita de piel, suelo ponerme colorete marrón fuerte en la zona del pómulo. Otras veces, para ir más discreta, utilizo coloretes de marrones más claros. No me gusta cómo me queda el colorete rosado, pero que tampoco se note anaranjado. CdR. 1-2€.






Conclusión: unos 40€ (y redondeando hacia arriba). Me dura UN año como MÍNIMO. Coloretes y sombras pueden durarme años. 

Creo que es importante buscar una buena base de maquillaje y polvos, y los hay buenos a precios asequibles. Lo mismo con el rímel. De eso no tengo duda, jamás utilizaré bases ni rímels de procedencias dudosas (sin ánimo de desprestigiar a nadie). Lo que va por encima de la base es secundario (ya tienes la piel suficientemente protegida), además, no veo porqué CdR está tan mal vista, a mí no me ha causado ningún problema y digo abiertamente que la utilizo muchísimo y me ayuda, económicamente hablando.


Nota: tengo bastantes más cosas (más rímels, más bases...) de otras marcas, pero ésto es lo básico y lo que mejor me va, con lo que sobreviviría perfectamente todos los días, lo que me llevaría de vacaciones, lo imprescindible. Y puntualizo que sólo me maquillo los ojos en ocasiones bastante especiales; no es necesario ni bueno machacarlos diariamente.

Es de crucial importancia, después, tener una correcta higiene de la cara. Yo tengo la piel mixta y me da mucha faena. Cuando me trato el acné, se me reseca; cuando trato la sequía, me sale más acné. Un maldito círculo.

Aconsejo no comenzar a edades tempranas a taparos la cara con potingues. Tenéis la cara preciosa, de verdad, no es necesario. Yo jamás tuve acné en mi adolescencia, y me maquillaba de todas formas. ¡Qué idiota fui! Me salen granitos ahora, con 23. Es posible que sea consecuencia de haber comenzado tan pronto a maquillarme. La piel no respira. A pesar de cuidarla de mil maneras, es inevitable. Ahora, procuro estar el mayor tiempo posible desmaquillada. Los granitos mejoran y luego, cuando te maquillas, te ves mejor.


Si podéis evitarlo, no os convirtáis en dependientes del maquillaje. Jamás volveréis a veros bien sin.

Progreso mamoplastia. 1 MES.

A un día de las 4 semanas de operada, fui a la playa, ¡al fin! Todo el mes de agosto de convalecencia. Ha sido duro tirar así el verano. Como todavía no puedo llevar aros, busqué un bikini de esos viejos, de cuando una no tiene siquiera pezones, sin tirantes. Solamente atado a la espalda. Me lo puse bien flojito y... espectacular. Jamás, ni en mis mejores sueños, me habría imaginado con un bikini así. Y mira que es feito, rosa con topitos blancos, ¡horrible! Pero en el canalillo tenía una especie de aro de tela que hacía que el bikini pareciera un lazo, no sé si me explico. Algo así:

Para colmo, no encontré la parte de abajo, y la que mejor combinaba era una lila con estampado de leopardo. Vamos, hecha una bandarra. Pero la parte de arriba de éste no me abrochaba (será bueno eso, jeje).

Podía bañarme, pero estos días de septiembre no acompañan. Por lo menos, quería coger algo de color en la cara.

Día 5 de septiembre, 4 semanas operada y visita al cirujano. Comenté lo del rippling de nuevo y se vio. Es un casi imperceptible hoyo que se genera en según que posturas, pero está. Solamente me sale en una mama, en la otra también pasa pero tirando para la zona del surco, y no se percibe visualmente, al tacto sí, un poco. Bueno, es lo que hay. Si estoy en postura normal, no se nota nada. Y, como me dijeron, no vas haciendo poses raras al caminar como para que se note (cosa que me da bastante igual; ¿es que todo el mundo piensa que tu propia imagen es para los demás? Es para mí, leñes). Y que estoy muy delgada... pero que me han quedado geniales (la verdad es que se mostraban bastante sorprendidos con el resultado, y también con la recuperación y el progreso que he tenido). Las cicatrices mejoran con éxito.

Ese mismo día, me hicieron un masaje (aunque a las 2 semanas también me lo hicieron, y me dejaron hecha un Cristo). No fue tan doloroso, pero molestó mucho. Presionó muy fuerte, y me dijo que era necesario. A partir de ahora, debo hacérmelos yo diariamente para que se ablanden. ¡Me da cosa! Un mes sin tocármelas, como si fueran porcelana, solo con caricias y ahora las tengo que espachurrar de mala manera. Uf.

También me dijeron que ya podía ponerme sujetadores de aro con total libertad, hacer ejercicio con un sostén que sujete muy bien (¿ejercicio yo? jaja), en fin... ¡actuar como si no las tuviera! ¡Sin problema alguno! Es cierto que apenas me molestan ya; a veces, si he tenido mucha traca ordenando mi habitación, se me resiente una, pero se pasa al rato.

Ya me he comprado mi primer sujetador, talla 90. ¡Genial! No me molesta en absoluto, no aprieta, no tiene nada de relleno... ¡No quepo de gozo! Me probé alguno de la talla 85 porque algunos tirantes eran excesivamente largos, y de tirante bien, pero el aro me aplastaba la teta, no abarcaba toda su curvatura hasta cerca de la axila. Así que seguí buscando la talla 90 de tirantes con más extensión para regularlos.

Me probé mis vestidos y camisetas con el sujetador y ¡algunos/as me van pequeños/as de pecho! También he tenido que descoser unas cuantas que estaban cosidas por la zona superior, ya que sino antes me quedaban como un saco. Con camisetas estándard, manga corta sin escote, el cambio es espectacular, quedan muy bien. Y con escotes, más de lo mismo.

Ayer ya conducí un poquito, aunque el cinturón me estorbaba y lo puse por debajo de la axila. Me costaba meter primera, tenía que hacerlo con las dos manos. Y maniobrar para aparcar, primera-marcha atrás, marcha atrás-primera, me resultó un poco aparatoso. Pero, ¡echaba tanto de menos coger mi coche! ¡Qué gusssto!

Y por la tarde fui a la playa y me bañé sin problema alguno con las cicatrices. Tampoco las sentí pesadas, ni flotantes ni nada extraño. Me di mi primer masaje, pero sin hacerme tanto daño como el doctor... ¡jaja! Poco a poco mejoraré la técnica y me atreveré a apretar más. ¡He de hacerlo! Sino, no se ablandarán y serán dos rocas inmóviles.

En fin, se acabó, vuelvo a ser una persona normal. Justo mañana cumpliré un mes de operada y ya se acabó todo. Ha sido un mes larguísimo, privándome del verano... pero ya puedo comenzar a afirmar que ha merecido la pena.

Ojalá no tenga que volver a escribir nada más acerca de la operación; eso significará que todo va de lujo.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Bolsos económicos.

¿Por qué me gustan tanto los malditos bolsos? Me resultan tan indispensables...
Menos mal que ahora soy más selectiva, porque antes me compraba cualquier bolso que pasara ante mis narices. Tengo gran parte de mi armario ocupada por ellos, y no sé qué hacer. Pienso que algún día les sacaré provecho si voy de viaje, para llevar ropa interior o accesorios. Porque no los puedo tirar, ¡me sabe mal!
Ahora, los bolsos que me compro, son algo más elegantes. Pero nada de Tous de 300€ ni Guess. Soy de Stradivarius, Zara, Mango, Bershka y Blanco. Sí, también los hay bonitos a un módico precio. ¡Y en rebajas! Que si no están rebajados, siguen pareciéndome caros.

Si ya son una aberración los precios de los bolsos de estas tiendas, los precios de los de marca me parecen algo sobrenatural. Me niego a ahorrar para ello. Es una estafa. Además, con suerte duran más de un año. Entre que "se pasan de moda" (aunque no me influye en nada ya que mis bolsos son los rebajados de la temporada pasada, además me importa que me gusten), que no combinan con todo, que se estropean del uso, te aborrecen, y también se estropean los zapatos con los que te pegaban... ¡Hay que renovar bolsuario! Así que, nada de precios altos.

Os muestro los que más me gustan. Son marrones, en todas sus tonalidades (soy pesadísima con el marrón, lo sé). Y el beige me encanta también para los bolsos. No tengo ninguno blanco, negro, rojo, rosa, azul, etc. Aunque mi próxima adquisición será uno negro, que me sacará de algún apuro en alguna ocasión.

Progresivamente, opto por bolsos más pequeños. Antes me llevaba la casa entera conmigo, ahora llevo lo imprescindible. He llegado a llevar laca, desodorante... Ahora, ¡ni hablar! Pobres hombros, no sé cómo aguanté.

Ojo, es muy importante la ropa. Según la ropa que lleves, los complementos parecerán de calle o elegantes. Ahí está el juego de las que escatimamos en gastos.


Mi última adquisición, Mango, 19,99€ rebajado. Antes 39,99€. Marrón cámel. Es muy acartonado, rígido. Queda genial en mano, pero también tiene bandolera. Me encanta, muy primaveral.


Muy parecido al anterior, Mango, 25,99€ (antes 39,99€ si no recuerdo mal), pero es acolchado, efecto bowling. Más blandito, manejable, cómodo. El tono de marrón es más oscuro, más otoñal.

Bershka, 12,99€, no rebajado. Me va genial, es chiquitito y me ha hecho reducir mucho lo que llevo. Siempre de bandolera, aunque tiene una pequeña asa. No pesa nada, tiene cremallera (no me gustan los de botón) y tiene compartimento exterior e interior. Llevo casi todo el verano con él, ¡siempre me da la impresión de que me falta algo porque se nota tan poco...!

Mango, 9,99€, antes 19,99€. Beige oscuro. Me encanta el detalle de la cadena, lo convierte (a mi gusto) en un bolso de fiesta. Es algo más pequeño que el anterior, y es de botón. Así que, completamente descartado para su uso diario; es para ocasiones especiales.

Estos forman parte de mis adquisiciones del año pasado en Mango. Bowling, efecto cocodrilo/charol, beige y marrón oscuro. Muy elegantes. Cuando están rellenos quedan más bonitos. Los compré con una oferta del 40% de descuento (que me llegó por email) por comprar dos artículos. Si no me equivoco, costaban 35,99€ (aunque es posible que en esa temporada fueran 39,99€), con lo cual, la compra sería de 71,98€ y me salió por 43,19€. Unos 22€ por bolso, aprox. Contentísima me quedé.
(El marrón oscuro está actualmente en la web, para comprarlo exclusivamente online).

Misako, 29,99€. El bolso más caro que tengo, porque no me quedó más remedio; me enamoré. Y no tengo más de Misako, no me suelen gustar. Me encanta el detalle diferente de la bandolera, y de mano también queda estupendo. Lo malo es que es un marrón muy intenso, y es aparatoso para abrirlo ya que también tiene cremallera.

Bolsos de fiesta, el primero de Blanco (3,99€ en rebajas máximas) y Bershka (no recuerdo el precio, pero menos de 10€ seguro). Pequeños, cómodos, colores bastante neutros y son de botón, para llevar móvil, cartera y poco más cuando salimos. El de Blanco es muy chic, da el pego, lo llevaría hasta a una boda.

Maxi bolso de Bershka, 19,99€. No los uso tan grandes para el día a día. Me va bien para la universidad, así llevo estuche, carpeta e incluso el netbook. Eso sí, el peso es exagerado.

Blanco, no recuerdo el precio pero menos de 20€ seguro. Es más pequeño que el anterior; la carpeta no me cabe, pero el netbook sí. La cadena me encanta, me parece bastante mono en general. Y es marrón tirando a beige, por cambiar un poco.

Y el último entre mis bolsos preferidos, y no por ello menos importante, Stradivarius (menos de 25€). Aterciopelado, con asa y bandolera, beige con detalles marrón oscuro, perfecto para combinar. Bastante invernal. Lo malo es que no tiene cremallera.

Apuntar que, para estudiar, suelo llevar una funda de portátil grande con bandolera para llevar el miniportátil, carpeta, etc. y el bolso aparte, así te desprendes fácilmente de los accesorios estudiantiles cuando no son necesarios.

¡Adoro los bolsos!

martes, 4 de septiembre de 2012

Críticas temidas.

Todas hemos criticado alguna vez, ya. Lo que no está clara es la intención. Pienso que criticar por pura envidia insana, no es ser honesta con una misma. Hay que criticar con objetividad, y a ser posible de manera constructiva. Pensad, ¿seríais capaces de decir a la cara todo lo que criticáis? ¿Seguro? Si la respuesta es no, se trata de cobardía y miserable personalidad.

Una de las cosas más importantes es replantearse a una misma: ¿por qué estoy poniendo verde a esa muchacha si no la conozco de nada? ¿por qué quiero hundir su reputación si no me ha hecho nada? Ah, no, claro. Lo que hace es quitarte bastantes miradas de tíos, ¿verdad? O cualquier otra chorrada que se te ocurra.

Otro error es que la crítica se transforma en un juicio, un encasillamiento. Un: esta persona es así por ir/hablar/vestir/andar asá. Qué cojones, eres libre de ir como te de la gana, de vestir como te plazca y de acostarte con quien te apetezca. Y NADIE TIENE DERECHO A JUZGAR LA VIDA QUE OTRO DESEA VIVIR.

Estamos muy acostumbrados a hablar mal de otras personas. Sorprendentemente, resulta divertido. Por ejemplo, una persona que saca buenas notas y tiene buen físico. Mayoritariamente, en lugar de decir 'qué bien, me alegro mucho, debe estudiar mucho/ser inteligente...' etc. se dice 'menudo putón, seguro que tiene las rodillas peladas'. Y la persona con la que hablas se reirá contigo y criticará también. 
O una persona mal vestida y con olor a alcohol por la calle. 'Qué puto asco, maldito alcohólico de mierda, que se busque un trabajo...', en lugar de pensar 'pobre hombre, a saber cuántos puñeteros problemas le habrá presentado la vida'.

Debo admitir que, mientras quede en privado, no estoy en contra de las críticas (dentro de unos límites). Pero cuando se trata de rumores, marujeos y chismes en colectividad, infundados totalmente, añadiendo mentiras... es para hacer daño. Y algunas sabréis a cuánto daño me refiero. Y criticar por hacer daño es muy ruin y de tener un fondo carente de empatía.

Por otro lado, quería comentar acerca de lo absolutamente falsas que llegamos a ser entre nosotras cuando "nos llevamos bien". Nunca te dirán qué horrible es ese pantalón, ni qué mala cara traes hoy, ni cuánto has engordado. Siempre estarás estupenda y todo te quedará estupendo. Cuánto misterio. Pero cuando estás potente de verdad: 'Ay, ¿de dónde es ese vestido? Te hace mucha cadera...". Para éso, prefiero mantenerme al margen; lo importante es cómo te ves tú. Y tened por seguro que si faltáis a alguna reunión amistosa, os estarán poniendo de vuelta y media. En cambio, entre hombres: 'Hostia tío, eres un puto ceporro, te ha salido tripa, lárgate al gimnasio ya, cabrón' cuando realmente están filfas. 

(Por todo esto, siempre tuve más amigos que amigas.)

Sin embargo, es curioso como toda una vida de críticas sin fundamento me ha convertido en una tía muy orgullosa, tozuda, realista, fuerte y crítica, por qué no, pero crítica con muchos argumentos. Y me río ante las críticas hacia mi persona. Han dicho tantas gilipolleces de mí, que no doy crédito. Ves, ya dije que eran divertidas. Así que, adolescentes bonitas, no os preocupéis por las críticas. Yo también me preguntaba qué había hecho mal, si era un trozo de pan... Pero les da igual, de verdad.

Se supera cuando te encuentras a ti misma, cuando sabes quién y cómo eres y te valoras; cuando no permites que nadie te pise sin necesidad de utilizar la violencia, únicamente con tu personalidad y unas cuántas palabritas adecuadas.


Tu vida es tuya, de nadie más.

Mamoplastia de aumento / aumento de mamas.

Aunque llevaba un buen tiempo ahorrando dinero, no me hice a la idea de ser capaz de hacerlo. Pero, a principios de este verano, me dio por comenzar a buscar información por Internet. En masa. Demasiada. Si antes hubiera dicho un SÍ rotundo a la operación, después de informarme a fondo estaba totalmente confusa y con miedo.
Pero seguí adelante en búsqueda de más información, sin confesar a nadie mis intenciones. Decidí, finalmente, visitar cirujanos. A sabiendas de todas las técnicas y vías, complicaciones y problemas, quise una opinión de experto. 
Al cabo de una o dos semanas, después de pensarlo profundamente y atreverme a contárselo a mi padre y a mi pareja, llamé para confirmar la operación.

Debido a una asimetría, pecho izquierdo más alto (1,5 cm aprox.) y además más grande, la vía preferente sería la areolar. Y la colocación subglandular pues ya partía de algo de pecho (80 en uno y casi 85 en otro, copa A).
En principio me aconsejaron 240 y 260 cc, lo cual me asustó después de haber leído tanto. He visto chicas con 450 cc con un resultado final parecido al mío actual. No debéis hacer demasiado caso, cada mujer es un mundo completamente distinto y los resultados también. Nuestra constitución, nuestro pecho a priori, la vía... todo depende.

Preparada para el preoperatorio:
- Análisis de sangre para conocer la coagulación.
- Electrocardiograma.
- Radiografía de tórax.
- Mamografía.

Tenía muchas dudas de qué día escoger. Julio... demasiado pronto para hacerme a la idea; septiembre, tarde para recuperarme...
Fecha final: 9 de agosto, jueves, 15:00 h, y aún se me antojaba pronto, pero cuando supe que no había marcha atrás, ¡deseaba que llegara ya el maldito día!

Nueva visita con el cirujano, en la que le manifiesto mi preocupación por los cc escogidos. Me horrorizaba pensar que podía quedarme corta, que no hubiera merecido la pena pasar por todo ello y, encima, gastarte el dinero. Me dijo que no me preocupara, el resultado final sería una 90C (lo que yo pedí), que en la operación probarían distintos implantes para dar con los correctos. Apuntó, de todos modos, 260 y 280 cc. 
Estaba acostumbrada a leer, como mínimo, 300 cc. Todas las mujeres de distintos foros afirman que menos es tirar el dinero y arriesgarse absurdamente. Bien, siempre he sido muy extrema, pero, siendo realistas, no quería que no quedaran acorde con mi cuerpo por ser demasiadas. Quería el tamaño justo.

Día de la operación, en la habitación. Últimos comentarios con el cirujano. Admito que, desde el primer momento, me ofreció mucha confianza, me pareció muy sincero y dejó claro que buscaba un resultado natural. Es importantísimo comunicarse eficazmente con la persona que te va a operar y que te dé tranquilidad. A la mínima desconfianza, cambiad.

No estaba nerviosa, pero una vez en el quirófano con tanta gente revoloteando alrededor y cables, agujas e historias, me salieron unas lagrimillas. Mi cirujano me tocó la cara, me tranquilizó, me dijo que quedaría estupenda y no me acuerdo de más.
Desperté en quirófano algo aturdida, todo vacío, únicamente una persona conmigo y me subieron a la habitación. Estaba viva. No me enteraba de nada, pero en cuanto vi a mi padre, mi abuela y mi novio esperándome en el pasillo, volví a echar unas lagrimillas de alegría y agradecimiento.

Implantes Nagor, 270 y 300 cc, perfil moderado, texturizadas. Efectivamente, le pareció que no merecería la pena con menos. No supe que me había puesto más hasta el día siguiente.

La operación comenzó a las 16:00 y acabó a las 18:00 pasadas. Pasé el resto de la tarde durmiendo a ratos. No sentía dolor, pero no podía moverme en absoluto. Bueno, las piernas sí. Cuando me dijeron que no iba a cenar me sentí aún más hambrienta. ¿Cómo puedes tener tanta hambre? Me decían. ¡Ostras! Todo el día sin comer nada; fue duro. No me encontré mal en absoluto, hice pipí varias veces. Poco a poco fui más consciente de la molestia en el pecho. Cuando me enchufaban Nolotil mejoraba, pero el brazo se resentía.

Dormir bocarriba es de lo peor, sigo sin acostumbrarme y tengo el trasero resentido. Al día siguiente, ya estaba despierta a eso de las 6 ó 7. A las 9 desayuné con ansia y vino el cirujano. Me quitó las vendas y los drenajes (lo de los drenajes fue algo desagradable). Me mandó Aumentine (antibiótico) cada 8 horas e Ibuprofeno y Gelocatil, alternados. ¡A CASITA!

Comenzaba mi postoperatorio. Sujetador de Intima Cherry, sin aros, rellenos, costuras... liso y cómodo, talla 90. Salir del hospital no fue nada traumático. Estaba bien. Los baches en el coche se notaban, por eso. Vestirme fue muy aparatoso, me costaba muchísimo mover los brazos.
A partir de ahí, una semana en cama. Me leí la saga entera de Crepúsculo (un bodrio, por cierto). Me costaba mucho estar parada, me levantaba continuamente de la cama, y me costaba mucho, pero tenía que hacerlo. De codo para arriba, movilidad casi nula. Bueno, puedes mover los brazos si quieres, pero atenta al dolor.

Me dolía más un pecho que el otro, el que me tuvieron que bajar. Aún así, no quedó a la misma altura que el otro, sigue un poquiito alto, pero no pasa nada. Tengo el hombro derecho más bajo, y el tórax izquierdo más salido. Sí, estoy deforme, jaja. Mi próxima visita médica será al traumatólogo. En éste llevaba 270 y estaba más hinchado. Poco a poco fueron bajando, y ahora se ve un pelín más grande el pecho de 300, pero posiblemente si hubiera sido 280 y 300 o 270 y 290, también habría diferencia (se vería más pequeño que el otro). Me pusieron las prótesis de forma que quedara la menor diferencia posible.

Mi primera impresión al espejo no fue: 'Guaaaaaau qué pechotes!', fue más bien: 'Ésto es lo que yo quería'. Era el tamaño ideal, contando que tenían que desinflamarse y adoptar una forma menos redondeada. Bien, mi preocupación más grande quedó desvanecida. Ahora venían las siguientes: encapsulamiento y rippling. A decir verdad, el encapsulamiento no me daba tanto miedo porque aún quedaban los famosos masajes. Mi máximo miedo era el rippling. Cuando ya pude ducharme y vestirme sola (a eso de las dos semanas) comencé a examinar profundamente los pechos. Perfectos, nada de nada. Con los días, seguía obsesionada, la inflamación bajaba y, para mi sorpresa, en cierta postura (agachada hacia adelante y ladeando hacia la derecha) me vi un pequeño hoyo, más bien como una sombrita más oscura que la piel. Me dio un bajón impresionante. Sólo pensaba que éso iría a más y que tendría que operarme de nuevo y ponérmelas en el plano submuscular. Además, al tacto (y según la posición) notaba las ondulaciones de la prótesis. El jueves pasado acudí a la consulta sin hora toda despavorida para comentar mi disgusto. Fue muy difícil encontrar el rippling, vamos, no me lo vieron, y me dijeron que no me preocupara, ¡que seguro que era algo mínimo! Que hay chicas que se les notan 3 ó 4 ondas sin ni siquiera moverse. Y yo decía que claro, si estoy en la playa tumbada de lado, con el brazo en la cabeza y me salía la hendidura... qué horror. Estaría siempre pendiente de si sale o no. Mi pareja también me dice que no es nada, pero es que me da igual. Yo lo veo, me importa un colín lo que vean o no los demás.

También me explicaron que, aunque tuviera mama a priori, era posible que no cubriera toda la superficie de la prótesis en ciertos puntos y posturas. Que también resulta posible en pacientes delgadas y/o con piel fina. Y es más probable que ocurra en el plano subglandular, pero en mi caso era necesario colocarlas de ese modo. Pero que, visto lo visto, no tenía que preocuparme en absoluto.

Desde que pasó la primera semana, comencé a hacer vida normal. Ese fin de semana salí, aunque estaba bastante tiesa. Fuimos a un lugar tranquilo, donde no pudieran darme ningún golpe. No pude bailar. A los 11 días me quité las tiritas de los pezones por orden del cirujano. El aspecto era bueno, una un poquito peor que la otra. Desde entonces, me aplico Dermatix una vez al día después de ducharme, con las cicatrices bien secas. Por cierto, cuesta 40€ la broma. También me unto de crema hidratante las mamas cada día, para evitar las estrías.
Hasta las 2 semanas caminaba bastante mal, como si tuviera un palo en la espalda. Ya era capaz de levantar, con limitaciones, los brazos. 

Ahora, a las 3 semanas y 4 días, aún me cuesta lavarme el pelo bien, es decir, puedo, pero me lo dejaría hecho un churro de no tener ayuda. Todavía no me atrevo a conducir por el cinturón. Siempre lo llevo separado del pecho cuando voy de copiloto, y aún me las aguanto cuando veo un bache venir para que no boten demasiado. Comenzaré a conducir en una semanita.

Este jueves tengo visita de nuevo y, si no me equivoco, comenzarán los masajes. Sobre el rippling, no he vuelto a examinarme ni quiero. Prefiero dejarlo pasar. Lo que tenga que pasar, pasará. No tiene arreglo. La prótesis, si la coges desde una punta y la colocas verticalmente, cayendo por la gravedad, hace ondulaciones. Todas tenemos esas ondulaciones. El problema es la cantidad de mama y/o piel que exista cubriendo. Me aconsejaron mantenerme en mi peso; cuanto más delgada, más probabilidad de que se note.
Igualmente, el jueves lo volveré a comentar y buscaré la postura para que me lo vean bien (¡ojalá no se vea!).

Estoy deseando que pase el mes y poder cambiar de sujetador y comprarme nuevos. Ya he hecho limpieza y descarte de los que creo que no me irán. Algunos se salvarán pues, antes, me iban enormes. También deseo ponerme todas esas camisetas odiosas, y comprarme jerseys invernales sin que me queden como si fuera una tabla de planchar.

Mi familia me dice que han quedado perfectamente acordes con mi cuerpo, y yo también lo pienso. Mi hermana cree que son demasiado grandes, pero claro, comparándolas con las de antes... sí, son enormes. Admito que, al fin, desnuda, me siento bien. No me siento rara. Aún no me he puesto la ropa que suelo vestir, no sé cómo me sentiré visualmente, pero ya me he acostumbrado a ellas fisiológicamente hablando. No me ha dado ninguna impresión catastrófica para bien ni para mal; me siento complacida (¡qué menos, después de todo!).

Mi actividad diaria es nula, paso mucho tiempo en casa, de vez en cuando paseo, he ido al cine, al centro comercial en horas no-punta, a tomar un helado... pero echo de menos los chapuzones en la playa y en la piscina. También echo de menos arreglarme bien arreglada, con unos buenos tacones y camisetas bonitas. Siento mis piernas y culo algo flácidos, ya comenté que he perdido algo de peso a pesar de comer más que nunca por el tiempo muerto. Estas dos últimas noches he dormido de lado de forma involuntaria (antes no podía ni en sueños, nunca mejor dicho) y ha sido un placer para mi espalda y mi trasero.

Creo que no me dejo nada sobre mi experiencia hasta ahora. Estoy abierta a dudas y consejos de cualquier tipo; también estoy en el foro enfemenino hablando con decenas de mujeres operadas y no operadas.

Por último añadiré que, realmente, esto no es moco de pavo. Recomiendo encarecidamente que lo hagáis única y exclusivamente si es necesario. No seáis avariciosas en este aspecto. Si estáis bien, no merece la pena pasar por ello. Y, si no están acordes con vuestro cuerpo, reflexionad sobre si es el pecho el problema o es el cuerpo. Os aseguro que es mejor y más barato sufrir un tiempecito en el gimnasio o haciendo ejercicio que pasando por el quirófano fastidiando el bolsillo.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...